JORGE SAVIA - EL ANÁLISIS

La película: los buenos y los malos

Un dirigente de un club que no corre en el pelotón de deudores de Tenfield y votó por Nike.

Lo que sería la causa -lógica- por la que no tiene más copias gratis de los videos de sus partidos para que el entrenador trabaje, dijo al apuntar a cómo se vive un tema de corte netamente comercial en el fútbol uruguayo: “Tengo miedo de que volvamos a la película de los buenos y los malos; y acá no hay buenos y malos”.

El dirigente se refirió al sangrado mortal que sufrió la selección al inicio de los 90 por el choque de Luis Cubilla con los repatriados, que en su origen, incluso, se potenció por una diferencia de intereses, también comerciales, entre el DT y un periodista: válidos para ambos, pero externos a un proceso de deterioro que culminó con la no ida de Uruguay al Mundial 94.

Hoy se corre el riesgo de volver a aquella nefasta etapa y prueba de ello es que en las últimas horas generó más expectativa saber si Diego Godín quiso o no reunirse con Nelson Gutiérrez, que si el capitán celeste, baluarte de una defensa diezmada, se recupera de un esguince de tobillo y puede estar o no ante los venezolanos y los colombianos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)