COPA SUDAMERICANA

¡“Pecho frío!”, ¡"Muerto de hambre!”: La mecha del lío de Fénix

El albivioleta volvió de Asunción sin problemas, destacando la actuación de la policía paraguaya, y revelando qué desató el lío tras el final del partido que perdió en el estadio “Defensores del Chaco”.

“¡Pecho frío!”, “¡muerto de hambre!”, les contó Matías Mirabaje a los dirigentes de Fénix que le gritó Gustavo Florentín, el técnico de Cerro Porteño, durante el partido jugado el miércoles pasado en el partido de vuelta por la Copa Sudamericana, y eso fue lo que encendió la mecha del polvorín que estalló enseguida de terminado el encuentro en la cancha del estadio “Defensores del Chaco”.

Es que, con la sangre caliente por la eliminación del equipo de Capurro consumada en los descuentos, el atacante no se contuvo y “lo tomó” al entrenador del campeón paraguayo, mientras -según destacaron varios integrantes de la delegación de Fénix- Álvaro “Palito” Pereira trataba de apaciguar los ánimos.

Según Álvaro Chijane, el presidente de Fénix, “el lío siguió en el túnel hacia los vestuarios”, en donde alguna mano de los visitantes también “atendió” al preparador físico del elenco guaraní, que también les había gritado a los jugadores del cuadro de Capurro durante el transcurso del segundo tiempo.

“Lo que pasó también es que habían puesto una reja y los jugadores no podían pasar para el vestuario, por eso la discusión demoró un rato; pero no pasó nada grave”, precisó Chijane, quien resaltó la actuación de la policía y los guardias privados en el “Defensores del Chaco”, que custodiaron al equipo visitante, incluso para salir del estadio, algo que también hicieron con el ómnibus que trasladaba a los hinchas de Fénix que fueron a la capital paraguaya.

“Estoy recaliente, no quiero ni hablar”, le comentó el presidente de Fénix a Ovación, comentando que ese estado de ánimo lo llevó a que “todavía no quise ver el video del partido, no sé decir si el juez estuvo bien o no, porque yo estaba en una pecera, allá arriba, encerrado en un palco”.

Igual, el dirigente lamentó que “cuando echaron a Rosario (Martínez), no lo dejaron quedarse afuera de la cancha, lo mandaron al vestuario”, y esa incomunicación pudo haber incidido para que el entrenador se haya visto impedido de realizar alguna indicación que quizá hubiera sido importante. “Si íbamos a los penales, la responsabilidad era toda de ellos, vaya a saber qué pasaba”, se lamentó Chijane.

La escaramuza luego del enfrentamiento entre Fénix y Cerro Porteño. Foto: Reuters
La escaramuza luego del enfrentamiento entre Fénix y Cerro Porteño. Foto: Reuters
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)