TORNEO CLAUSURA

Tiene el patrimonio

Peñarol ganó todos los puntos que disputó en el Clausura.

Fabricio Formiliano
Formiliano convirtió su primer tanto con la camiseta aurinegra. Foto: Gerardo Pérez

Este Peñarol que venció 3-0 a Fénix es otro, muy distinto a la versión del primer semestre de 2017. Tiene una solidez envidiable en defensa, contundencia en ataque (promedio de 2,3 tantos por partido), velocidad y dinámica en todas sus líneas. Pero por sobre todo, uno de los aspectos que mayormente mejoró esta versión mirasol es el anímico.

Todo parte desde la confianza y eso quedó claro ayer desde el primer instante. Lucas Viatri, el argentino que Peñarol trajo para hacer los goles en el área, llevaba cinco encuentros oficiales con la casaca aurinegra y aún no había anotado. El panorama se le presentó absolutamente favorable a los 2’, cuando dispuso de un penal por clara mano de Raúl Ferro en el área. Ejecutó a Darío Denis, pero no lo pudo liquidar. El arquero le adivinó el disparo potente al medio y se lo atajó con las piernas.

¿Cómo afectaría esta incidencia en el ánimo de Viatri y del equipo? Rápidamente quedó demostrado que poco, porque Peñarol siguió yendo al frente, monopolizó el juego, generó chances y finalmente llegó al gol precisamente a través de un cabezazo de Viatri.

Con las armas que han caracterizado al aurinegro en este Clausura (amplitud de campo, velocidad por las bandas, pases filtrados, centros bien enviados y dominio en el juego aéreo), el equipo de Leonardo Ramos liquidó el partido antes de la media hora, porque a los 27’ Fabricio Formiliano puso el 2-0. Los zagueros no solo impusieron su juego en defensa, sino también en ataque, porque la pelota le cayó al autor del gol luego de un cabezazo del “Cachila” Arias que dio en el palo.

Fénix ni siquiera había inquietado en la primera mitad. Mucho puede haber pesado que Maximiliano Pérez jugó sentido desde los primeros minutos y finalmente no salió a jugar la segunda mitad producto de un esguince de rodilla. Pero también fue porque Peñarol le cortó todos los caminos. El mirasol fue una muy buena versión colectiva, jugando en un bloque compacto que raramente perdió las formas, siendo un equipo corto que ocupó muy bien los espacios, tanto en defensa como en ataque.

Rossi jugó un muy buen partido, no solo desequilibrando con velocidad, sino con su inteligencia para meter pases filtrados, todo lo cual coronó con un gol, el tercero, que cerró el partido.

Peñarol se perdió la chance de haber goleado, por defectos en la definición y, por qué no, en algunos casos por egoísmo, porque Gastón Rodríguez (también jugó bien) y Cristian Palacios tuvieron para pasar el balón y prefirieron rematar.

En el Día del Patrimonio, el aurinegro demostró que tiene el de los puntos, porque suma 18 de 18 disputados y es el único líder del Clausura. ¿Quién lo para?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados