NACIONAL

Pastorini ya dejó atrás los nervios

“No es una revancha, lo tomo como una oportunidad. Esta es una gran oportunidad por el momento de la carrera en que me llega”, dijo el delantero quien estuvo en Peñarol

Rodrigo Pastorini, jugador de Nacional, en el Gran Parque Central
Refuerzo. El delantero Rodrigo Pastorini ayer por la tarde en el Gran Parque Central. Foto: Gerardo Pérez.

Llegó al Gran Parque Central muy abrigado. Se sacó el gorro gris para saludar a Iván Alonso. Enseguida se encontró con la amplia sonrisa de Jorge Giordano. Es que el hoy secretario técnico de fútbol de Nacional, floridense como él, tuvo mucho que ver con su llegada al club. El propio Decurnex le contó lo bien que había hablado Giordano de él.

“Estoy muy contento, ya dejé el nerviosismo y el estrés de lado. Es que como salió todo a último momento había que conversar con Wanderers y arreglar la rescisión del contrato. Y tenía que hacerse todo el viernes. Pasar de estar totalmente tranquilo a todo eso, fue una locura”, dijo Rodrigo Pastorini quien terminaba su contrato con los bohemios a fin de mes y era casi seguro que no seguiría en el club.

“Yo me quería ir para mejorar económicamente y lo entendieron, por eso no renovamos el contrato. Estaba hablando con algunos equipos, sobre todo de afuera, reconozco fue raro que dos días antes del torneo Intermedio me fuera a Nacional, un equipo del medio local. Yo ya estaba mentalizado para jugar con Wanderers contra Plaza”, explicó el delantero quien se reencontró con Kevin Ramírez y con Matías Zunino con quien estuvo en las divisiones juveniles de Danubio.

Ayer por la mañana ya entrenó temprano con los futbolistas que no estaban convocados para jugar con Defensor Sporting en Los Céspedes, un lugar que no conocía. “Me llevé una muy buena impresión, el complejo está hermoso. Y el entrenamiento estuvo muy lindo, muy bueno. Cuando terminó todo, volví casa a almorzar con mi familia y mi novia y me quedé un rato tranquilo. Algo que no conseguía desde antes de ayer de noche y que necesitaba”, admitió.

Tras una breve siesta llegó al estadio tricolor y fue al vestuario a saludar y a conocer a muchos de sus nuevos compañeros.

OBJETIVOS. Pastorini es consciente que Nacional tiene cosas muy importantes por delante: como cortar el tricampeonato de Peñarol y jugar, ya en unos días, los cuartos de final de la Copa Libertadores frente a Inter.

“Hay muchas cosas importantes por jugar, pero lo primero que quiero es integrarme lo más rápido posible al grupo. Estar a la orden, estar disponible para que el entrenador me de una oportunidad, ya sea para jugar o como alternativa”, aseguró.

“Con respecto a la Copa Libertadores sé que Inter es un rival muy difícil y va a estar muy complicado, pero me imagino que el objetivo del grupo es ir a pelear y pasar. Y otro objetivo principal debe ser cortar esa sucesión de títulos de Peñarol. Digo debe, porque todavía no lo he hablado con nadie”.

Rodrigo estuvo en Peñarol donde no tuvo muchas oportunidades. Pero no toma su llegada a Nacional como una revancha. “Eran momentos y edades distintas. Esto lo veo como una oportunidad. Para mí es una gran oportunidad por el momento en que llega en mi carrera”, enfatizó quien pasó por el Petrolul Ploiestişde Rumania, el Murciélagos de México y Santiago Wanderers de Chile. Estas tres experiencias en el exterior fueron tras su primera época en Wanderers, donde fue figura en el equipo campeón del torneo Clausura 2014 dirigido por Alfredo Arias. Allí fue compañero de Gastón Rodríguez y de Guzmán Pereira, ambos hoy en Peñarol.

“Siempre tuvimos la mejor relación ya fuera estando juntos en Wanderers o en otros equipos y no creo que ahora se vaya a distorsionar porque estoy en Nacional”.

MENSAJES. El delantero, de 29 años, no niega que va a extrañar a los bohemios. “Voy a extrañar porque en Wanderers hay un gran grupo y un gran entorno. Gente que conozco hace mucho tiempo como la flaca Ivonne y Cani (los utileros). Toda esa gente y mucha más que me ha escrito a pesar de que dejo el club y en estas condiciones que no son las que me hubiese imaginado. Me reconforta que me hayan escrito deseándome lo mejor. No lo esperaba y me pone muy contento”.

Seguramente, fue él con su forma de actuar quien generó todas esas demostraciones de cariño. “La mayoría de los mensajes me sorprendieron. Quizás sea así y lo generé yo, pero uno cuando actúa o es como es en la vida no lo hace para que en determinadas situaciones la gente lo reconozca. Te sale normal. Sinceramente, no me esperaba tantos mensajes, pero me llenan de orgullo”.

Rodrigo está haciendo el curso de entrenador en la ACJ. Le falta un año para recibirse y considera que eso es un plus para cualquier futbolista. “Se ven las cosas desde otro punto de vista y no sólo dentro de la cancha. También en los entrenamientos, en la planificación. Obviamente, que no me meto en nada, pero ahora veo una cantidad de cosas de las que antes no me daba cuenta o las pasaba por alto”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos