PARAGUAY

"Ya pasó lo peor", dijo Hernán Novick, quien cayó con dengue en Paraguay

El volante llegó a Sol de América en los primeros días de enero, jugó un partido y contrajo la enfermedad que azota tierra guaraní.

Hernán
Hernán Novick en Sol de América. Foto: prensa Sol de América.

Paraguay está siendo azotado por una epidemia de dengue. Los mosquitos Aedes aegypi están haciendo de las suyas y ya son casi 2.000 los casos de la enfermedad detectados. Además, dos personas han fallecido en el primer mes del año y se sospecha que unas 10.000 más pueden haber contraído el mal.

Es más, el propio presidente de la nación, Mario Abdo Benítez, contrajo la enfermedad. El jueves pasado Benítez tuvo que retirarse de manera intempestiva de un acto público en Alto Paraná, al este del país, porque se sentía mal. Y al regresar a Asunción se le diagnosticó el dengue.

Obviamente, los futbolistas no son la excepción y el uruguayo Hernán Novick es uno de los afectados por el mal.

El volante cuyo regreso a Peñarol se había manejado en los primeros días del año como una posibilidad certera, pasó finalmente a Sol de América. Es el tercer equipo del ex-Fénix y Peñarol en tierra paraguaya, a donde llegó tras salir de Peñarol en 2017 para defender a Guaraní. Seis meses después fue contratado por Cerro Porteño, uno de los equipos grandes de Paraguay, y allí jugó dos temporadas.

Acababa de llegar a Sol de América, donde debutó en la primera fecha del torneo Apertura en la visita a River Plate. Jugó los 90 minutos y vio amarilla al final. Luego contrajo la enfermedad.

Sol no comenzó bien el torneo, dado que cayó por 3 a 0 ante River Plate y luego la cosa se complicó aún más. El entrenador del equipo, Pablo Escobar y Hernán Novick, a quien la prensa guaraní define como el mejor jugador del equipo, cayeron con dengue. Es más, Novick se perdió el segundo partido frente a Sportivo Luqueño donde su equipo venció por la mínima diferencia.

Y Novick y el entrenador pueden no ser los únicos dado que hay varios futbolistas del equipo que presentan los síntomas de la enfermedad.

Los síntomas y el miedo por los hijos

Hernán Novick. Archivo El País.
"Mucho repelente por toda la casa""Al otro día de jugar me desperté con mucha fiebre y dolor de cabeza. Los médicos dijeron que esperara 48 horas para hacerme el estudio, pero me dolían mucho los ojos y ese es uno de los síntomas del dengue. No tuve miedo por mí, pero sí por mis hijos. Tomamos muchos cuidados para que ellos no se agarraran la enfermedad. Mucho repelente por toda la casa porque la forma de contagio es que un mosquito me picara a mi y luego a uno de ellos".

“Los primeros días costó bastante, pero ya pasó lo peor”, contó Hernán desde Asunción. “Nosotros jugamos el viernes de noche contra River y al otro día ya me desperté con mucha fiebre y dolor de cabeza. Los médicos me dijeron que esperara 48 horas para hacerme el estudio, pero me dolían mucho los ojos y ese es uno de los síntomas del dengue. Y como ha habido muchos casos acá los médicos ya saben qué hacer. A las 48 horas me hice el estudio y me dio que tenía dengue”, agregó el volante.

Tras una semana haciendo reposo, el domingo Novick salió por primera vez de su casa para ir a ver el partido de su equipo, Sol de América, contra Luqueño. Y allí se enteró que uno de sus compañeros había tenido que abandonar la concentración con sus mismos síntomas. Es que el club está ubicado en la Municipalidad de Villa Elisa, a nueve kilómetros del centro de Asunción, y es una de las zonas más afectadas por el dengue.

Es más, tras cumplir con diez días de reposo, Novick fue ayer a entrenar por primera vez. “Solo troté y cumplí con un regenerativo, nada más. Y me volví a hacer estudios, porque me los estoy haciendo cada 48 horas. En el último, de hace dos días, me había dado que todavía tenía algunas cosas mal; las plaquetas y los glóbulos blancos bajos”, contó y reconoció que estuvo bastante asustado no por él, sino por su tres hijos: Dominique de once años, Luca de siete y la pequeña Lexa, de dos.

“Tuve miedo por ellos, por mí no. Tuve mucha fiebre un par de días nomás, después aflojó. Me seguía sintiendo medio decaído, pero los síntomas graves ya habían pasado. Por ese lado estuve tranquilo, pero sí muy cuidadoso para que los chicos no se agarraran la enfermedad. Tenían que ponerse mucho repelente. Hay repelente por toda la casa porque la forma de contagiarse es que un mosquito me picara a mí y luego a ellos. Y toda la familia durmiendo con mosquiteros también”.

peñarol

Le hubiera gustado volver pero no se dio

“Hubo una posibilidad de regresar a Peñarol sí, y me hubiera gustado, como siempre, pero al final no se dio”, admitió Novick quien llegó a Peñarol en 2013 tras pasar por El Tanque, Villa Española y Fénix. Estuvo cuatro años y fue Campeón Uruguayo.

GUARANÍ. “Este sería mi cuarto año en Paraguay. Terminé contrato con Cerro y me quedé por acá. Me gustó la propuesta de Sol de América que juega Copa Sudamericana y es un lindo equipo, ordenado. Entonces nos quedamos. La verdad es que estamos bien acá, la familia está contenta y a mí me está yendo bien”, relató quien a pesar de lo que dicen los diarios paraguayos no se considera la figura del equipo. “Soy uno más, pero llegué con muchas ganas de hacer las cosas bien. Sol de América es un equipo que suele ubicarse quinto en la tabla. Están los dos grandes, Olimpia y Cerro Porteño, después Libertad y Guaraní y después vendríamos nosotros. La idea es terminar lo más arriba posible”, explicó. “El fútbol paraguayo ya no es tan aguerrido como se cree, últimamente hay varios equipos que apuestan a jugar más”, agregó Novick, cuyo club visitará el 12 de febrero a Goias en Brasil por la Sudamericana.

dupla
Charrúas. Mathías Corujo y Hernán Novick entrenando juntos en Sol de América. Foto:versus.com.py
con corujo

Dos exaurinegros reforzando al equipo auriazul

Hernán Novick tiene suerte, porque en los tres equipos donde jugó en Paraguay siempre encontró compañeros uruguayos. Sol de América no es la excepción dado que llegó al club al mismo tiempo que Mathías Corujo. “Es un gran jugador y una muy buena persona que había sido compañero de Marcel en Peñarol. Nos llevamos muy bien”, dijo Hernán sobre el “Chiche”.
Corujo terminó su contrato con Peñarol el último día de julio del año pasado. Y en el equipo, dirigido entonces por Diego López, decidieron no renovárselo. Venía de hacer la pretemporada en Miami con el resto del plantel pero finalmente Peñarol decidió no extender el vínculo.
Cabe recordar que el polifuncional había sufrido una doble rotura de ligamentos cruzados en mayo de 2018 en un partido frente a Atlético Tucumán por la Copa Libertadores, y estuvo un año lejos de las canchas. Recién volvió a jugar en mayo de 2019 ante Progreso.
Al “Chiche” le costó recuperar su nivel tras la lesión y la larga inactividad y tuvo pocas oportunidades. Además, el técnico aurinegro contaba con Giovanni González y Ezequiel Busquets en su puesto.
Fue así que recaló en el fútbol paraguayo donde ya había jugado entre el 2012 y el 2014 defendiendo a Cerro Porteño.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados