EN RIVERA

No pasó la frontera

Peñarol empató 1-1 ante Tacuarembó, dejó dos puntos y la sensación de no haber jugado bien ante el último equipo de la tabla del descenso. Incluso puede perder el liderato.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peñarol - Tacuarembó en Rivera. Foto: Marcelo Bonjour

Cuando a los 9’ Urretaviscaya le cambió el palo con la cabeza al centro que le mandó Zalayeta, pareció que lo de Peñarol iba a ser un paseo. Más aún: una excursión a Rivera para que Bengoechea se encontrara con su madre y el equipo con un estadio casi lleno que lo alentó con fuerza pero, salvo el de la cabecera que vendría a ser la tribuna Amsterdam del Centenario, desbordante de un público diferente, que a medida que los rojos del Norte fueron emparejando el trámite, empataron y hasta pudieron pasar al frente, porque terminaron el primer tiempo llegando con algo más de riesgo que los aurinegros, empezó a entrar en una fase de contemplación y de…silencio.

No hubo excursión, ni paseo. Al contrario. En los 45’ iniciales, Peñarol se mostró inconexo, sobre todo porque –pese al ingreso de Aguiar, que aún no está fino al 100%, algo que se le nota más que cuando maneja la pelota por la manera que reniega- sus jugadores gravitantes, funcionan en dos tiempos diferentes: Urretaviscaya y el “Japo” a uno, más rápido, y Pacheco, Zalayeta, y el propio Aguiar, a uno más lento.

De esa manera, cuando quiere atacar, Peñarol no plantea sociedades, termina dividiendo la pelota casi siempre; y, para peor recayó en un viejo mal que no es patrimonio de este equipo de Bengoechea: al defender su área en el juego de alto, le hicieron un gol de cabeza, y otro no fue porque el travesaño, en un corner rival, evitó la caída del arco aurinegro.

Como Bengoechea ya venía advirtiendo que la amplitud de los resultados favorables ante Cerro y Juventud no condecía con el volumen de juego del equipo aurinegro, no se quedó quieto; y en la media hora final puso al “Japo” de lateral izquierdo, para salir con más prolijidsd desde la defensa, y a Piriz con Aguiar de doble 5”, mientras “Urreta” jugó de volante ofensivo central para dinamizar un poco más a Zalayeta.

Así, Peñarol atacó más que en el primer tiempo, pero a la hora de llegar, fue desparejo, lo hizo a impulsos individuales, sobre todo de Urretaviscaya y Píriz, más que colectivamente.

No solo en el complemento, ya durante los 45’ iniciales bastaba seguir a Bengoechea para darse cuenta que Peñarol no caminaba ante un rival dinámico, pujante, que lo complicó esperándolo con dos líneas de cuatro, y defendiendo ordenadamente, aunque contragolpeándolo con modestia.
Esto es, el técnico gesticulaba y se mostraba inquieto como nunca, incluso dejando escapar algún ademán de lógico descontento. Era lógico, al fin de cuentas: él había avisado, de alguna manera, que la de anoche podía no ser una excursión; y menos un paseo.

En la frontera, Peñarol llegó al límite divisorio entre su arranque triunfal del Torneo Clausura, que ahora se ve distinto ante un rival explosivo como Defensor Sporting, que lo espera el domingo que viene.

TACUAREMBÓ 1-1 PEÑAROL

Estadio: Atilio Paiva Olivera

Árbitro: Andrés Cunha. Asistentes: Nicolás Tarán y Marcelo Alonso

Tacuarembó: Jonathan Deniz; Carlos Dutra, Oscar Castro, Felipe Carvalho, Marcos González; Esteban González, Sebastián Assis, Cristian Maciel, Nicolás Fagúndez (76' Emilio Ferreira); Aldo Díaz (66' Octavio Siqueira) y Pablo Porcile (55' Fernando Lima). DT: Jorge Castelli.

Peñarol: Pablo Migliore; Andrés Rodales (83' Juan Manuel Olivera), Carlos Valdez, Emilio MacEachen, Diogo Silvestre (60' Facundo Rodríguez); Jonathan Sandoval (60' Sebastián Píriz), Luis Aguiar; Jonathan Urretaviscaya, Jorge Rodríguez; Antonio Pacheco y Marcelo Zalayeta. DT: Pablo Bengoechea.

Goles: 9' Urretaviscaya (P) y 16' Díaz (T)

Amarillas: Dutra (T). Pacheco y Mac Eachen (P)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)