PEÑAROL

Un paso adelante...dos atrás

Llegó Dibble, no viene Menosse y a Thyere, brasileño que Peñarol tiene en carpeta, Gremio le hizo contrato.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Zaguero. Rafael Thyere, tiene 23 años, mide 1,90, pesa 86 kilos y en 2016 jugó 16 partidos. Foto: Gremio.net

A las 8:21 del sábado, después que su pase a Peñarol se hiciera esperar bastante, Nicolás Dibble llegó a donde había dicho públicamente que quería ir: entró a Los Aromos en el auto conducido por Gustavo Nikitiuk, su representante.

Era tan temprano que Juan Ahuntchain, el gerente de fútbol, aún no había arribado, por lo que fue Jorge Villar — "Bomba", el intendente del lugar— quien salió a recibir formalmente al delantero y el empresario.

Minutos después, ya con Ahuntchain presente, Dibble estrechó la mano de Jorge Da Silva, enseguida pasó la revisación médica y, antes de desayunar en forma rápida, tuvo una reacción con la que a Villar se le iluminó la mirada cuando la contó un rato más tarde: "¡Tiene cara bien de gurí…! Había que verlo cuando le dieron la camiseta y se la puso; dijo: ¡Qué linda está! ¡Y qué bien me queda!; igual pasó con (Maximiliano) Perg la semana pasada".

Después de eso, que para la gente de Peñarol —incluidos varios consejeros que estaban en Los Aromos— fue como una caricia al alma, Dibble se marchó, para integrarse plenamente al plantel hoy por la tarde, cuando los aurinegros se reúnan en su lugar de entrenamiento y concentración habitual para partir a Solanas, donde cumplirán la segunda etapa del trabajo previsto para la pretemporada.

Mientras el coloniense se iba, y más puntualmente a las 9:13, Ahuntchain se reunió en el comedor de Los Aromos con integrantes de la comisión de contrataciones: los consejeros Ricardo Rachetti, Andrés Sanguinetti y Marcelo Areco, y Sergio Perrone y Fernando Errico, pues el vicepresidente Walter Pereyra estaba en Salto.

El encuentro se extendió hasta poco antes del mediodía y el eje del mismo giró, básicamente, en torno a la necesidad de cubrir dos puestos: un zaguero y un lateral derecho; aunque, en realidad, la charla se centró en torno al primero, porque lo del segundo ya es sabido: Da Silva insiste con Aguirregaray y todo depende de que el "Vasquito" convenza a Estudiantes de que, si el DT no lo va a tener en cuenta, al club le sirve cederlo de nuevo, aunque esta vez sin cargo, porque así se saca el peso de tener que pagarle el salario.

Con respecto al zaguero, podría decirse que el saldo de la reunión no fue positivo, porque en la misma se supo que Rosario Central se llevó a Hernán Menosse, y se confirmó que la situación del zaguero brasileño que Peñarol tenía "en carpeta" hizo un giro de 180 grados: Rafael Thyere Alburquerque Marques, que mide 1,90, pesa 86 kilos y nació en Joao Pessoa —Paraíba— hace 23 años, hasta abril era suplente en Gremio, pero entró a jugar ininterrumpidamente desde que su club venció 2-0 al Coritiba el 29 de mayo pasado, para peor fue figura el último domingo cuando el tricolor "gaúcho" le ganó el clásico al Inter de visitante y, al parecer, hasta estaban renovando el contrato, lo que cerraría las posibilidades de que Peñarol pueda incorporarlo.

En ese sentido, entonces, Peñarol dio dos pasos… hacia atrás en su intento de reforzar la zaga, pues Rosario Central se llevó a Menosse del Once Caldas donde ganaba 28.000 dólares mensuales, y se complicó la contratación del brasileño que está "en agenda" desde hace tres semanas; por más que no se le descarta.

La situación no deja de ser una encrucijada, como hizo notar Sanguinetti al decir que "lo de (Maximiliano) Perg se hizo porque Walter (Pereyra) y yo metimos para adelante", y Areco recordó que "yo hasta fui a los clásicos de inferiores y ahí convencí al representante de Menosse para conseguir el préstamo ¡sin cargo! de un tipo que es hincha, alto y jugó 46 partidos en el año".

Mientras, a "Polilla" no le importa que, al no irse Murillo y venir Ávalos —única alta junto a la de Boselli que no pasó por la comisión de contrataciones— llegue un cuarto extranjero cuando en el ámbito local sólo pueden jugar tres, porque "está la (Copa) Sudamericana"; los dirigentes no quieren que con Alex Silva —lateral derecho de Wanderers— pase lo mismo que con Menosse y Thyere en caso de que el "Vasquito" no convenza a Estudiantes; y unos y otros susurran que en la semana Damiani dará un campanazo: pero... adelante, no en la zaga.

Operación - Tomála vos, dámela a mí.

Si Peñarol negocia con Gremio por el pase de Rafael Thyere, seguramente en préstamo, tiene algo a favor: hay antecedentes cercanos de gestiones con el club "gaúcho" ya que al inicio del año logró la cesión de "Maxi" Rodríguez, que ayer entrenó en forma normal, pero luego de hacerlo en el gimnasio de Los Aromos fue hasta el Complejo de de Solymar con una llamativa aplicación de hielo sobre su pierna izquierda. No se operó del problema de tibia y peroné que padece, pues Gremio dijo que lo hiciera Peñarol y los aurinegros que lo interviniera el club brasileño; dijo el consejero Andrés Sanguinetti: "¡Qué vivos! Si lo operaban ellos, no lo teníamos más, pues cuando se recuperara, ya se venció el préstamo; así, al menos, lo podemos utilizar mientras lo tenemos".

Ah, ¿querían un rápido? vino y se fue.

Nicolás Dibble llegó a Los Aromos en el auto de su representante, Gustavo Nikitiuk, pasó la revisación médica, habló con el DT, desayunó, y se fue; hoy va a la pretemporada con el plantel y lo presentan en Solanas.

Café, mate y tostadas; ¿refuerzos...?

Ahuntchain con Rachetti, Perrone, Sanguinetti, Errico y Areco en el comedor de Los Aromos; el gerente de fútbol y los miembros de la comisión de contrataciones hablaron de las 9:13 a las 11:28, con café, mate y tostadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)