NACIONAL

Paso adelante: “Guti” ensaya un 4-2-3-1

Kevin Ramírez, figura y goleador en el amistoso del martes, es la apuesta

Kevin Ramírez ante Progreso. Foto: Marcelo Bonjour / El País
Kevin Ramírez ante Progreso. Foto: Marcelo Bonjour 

Una de las razones por la cual Álvaro Gutiérrez fue llamado para volver a Nacional luego del muy mal inicio de temporada (dos victorias en siete partidos, ambas por libertadores y ninguna por el Apertura) fue su pragmatismo. La institución necesitaba entonces un técnico con espalda ancha (es decir que tuviera pergaminos en el club) y que sacara resultados, porque era lo que se precisaba en ese momento.

“Guti” llegó y cumplió con las expectativas. Tomando solo el período en el que él estuvo (entre la fecha 6 y la 15 del Apertura), fue el técnico que más puntos sacó (24) y terminó invicto. Con esa producción condujo a Nacional hasta el tercer lugar y quedó a solo cuatro puntos de la punta, algo vital pensando en la Tabla Anual.

Logrado el objetivo inicial, ahora es tiempo de dar un paso más. A Gutiérrez se lo ha etiquetado como un técnico defensivo, pero él siempre dijo que lo importante era mantener el cero en el arco porque sabía que Nacional tenía gol. El tricolor necesita ganar el Clausura o en su defecto la Anual y para ello necesita puntos y convertir. Es por ello que el entrenador prueba en esta pretemporada con un sistema un tanto más ofensivo: un 4-2-3-1.

Durante el Apertura utilizó un 4-3-1-2 o un 4-4-2, pero en la primera muestra con vistas al segundo semestre utilizó cuatro futbolistas en ofensiva: Kevin Ramírez, Santiago Rodríguez (luego Gustavo Lorenzetti), Gonzalo Castro y Gonzalo Bergessio. Ellos estuvieron por delante del doble cinco formado por Rafael García y Gabriel Neves el martes frente a Red Force, un equipo amateur de la Florida, donde el tricolor hace la pretemporada.

Más allá de que el rival fue muy débil, hubo interesantes circuitos futbolísticos formados por los cuatro de ofensiva. El de mejor actuación fue Ramírez, no solo porque conquistó dos goles en la victoria 5-0, sino porque fue desequilibrante con sus corridas por la derecha y se complementó muy bien con Bergessio alternándose en el medio. Cuando uno entraba, otro salía para mover la defensa rival y generar espacios.

Hoy la confianza de Gutiérrez está puesta en Ramírez, quien jugó solo siete partidos por el Apertura (tres de ellos nada más como titular) y convirtió cuatro goles. El temor es que se vaya, porque Nacional recibió sondeos por el delantero y en la situación financiera que se encuentra la institución, si llega una oferta jugosa se aceptará.

Kevin puede jugar tanto por la banda como en el área y cuando juega por afuera y es bien habilitado, se transforma en un delantero completo. En el partido del martes bajó hasta el medio, cuando recibió tiró paredes con Santi Rodríguez o el lateral derecho Cotugno y metió diagonales para posicionarse en el área.

El 4-2-3-1 que está trabajando Gutiérrez tiende a favorecerlo por su ductilidad en las funciones, potencia a Bergessio al arrastrar marcas y complica a la defensa rival, que no tiene dos futbolistas estacionados en el área para marcar, sino a dos que están en constante movimiento.

Sin perder solidez atrás, Gutiérrez da un paso hacia adelante y confía en Ramírez.

Hoy es la Primera prueba exigente

La presencia de Sergio Rochet en el arco es lo único seguro en el amistoso que hoy, sobre las 22:15 de Uruguay, Nacional afrontará en Boca Ratón (Florida) ante Millonarios de Bogotá, el primer rival exigente que tendrá en la pretemporada. El juego será en el marco de la Copa Gigantes de América, de la que también participan Peñarol y América de Cali. Se jugará en el FAU Stadium y seguramente los que en la mente de Álvaro Gutiérrez conforman el equipo titular tendrán pocos minutos. El objetivo principal es que los principales futbolistas del plantel estén en buenas condiciones el sábado, cuando desde las 18:15 se dispute el clásico por esta copa de preparación. Para el choque ante los aurinegros en el arco estará Luis Mejía, ya incorporado al grupo luego de haber disputado la Copa de Oro de la Concacaf con Panamá. Sin embargo, hoy atajará Rochet, pues el cuerpo técnico tiene una muy buena impresión del arquero de 26 años pero aún no lo ha visto en acción, ya que disputó 50 minutos el martes frente a Red Force y no le patearon al arco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)