REGLAS DE JUEGO

En enero se pondrá a prueba un sistema que permitirá más cambios en partidos de fútbol

La International Board (IFAB), el organismo responsable de las reglas del fútbol, planea permitir cambios extra cuando se sospeche que un jugador sufrió una conmoción cerebral por un golpe. 

Karius ingresó en lugar de Becker. Foto: EFE
Karius, exarquero del Liverpool sufrió una conmoción en la final de Champions frente al Real Madrid en 2018. Foto: EFE

Los cambios suplementarios en caso de sospecha de un caso de conmoción tras un golpe en la cabeza se probarán en el fútbol a partir de enero de 2021, anunció el miércoles la International Board (IFAB), el organismo responsable de las reglas de este deporte.

En caso de una posible o real conmoción cerebral, el jugador en cuestión deberá ser retirado permanentemente del partido para proteger su bienestar, pero su equipo no deberá quedar en desventaja numérica. El objetivo es evitar al jugador afectado un segundo golpe en el cráneo en el mismo partido, que podría tener "graves consecuencias" y a la vez evitar que su equipo sufra perjuicio alguno, explica la IFAB en un comunicado.

Después de meses de consultas, este sistema de reemplazos permanentes fue elegido frente a las sustituciones temporales, que habrían mantenido "una presión sobre el jugador para volver al partido", explicó en una conferencia telefónica David Elleray, director técnico de la IFAB.

Una sustitución definitiva en el partido permite tener el tiempo necesario "para evaluar bien" el estado de salud del jugador, señaló Elleray, ya que una conmoción cerebral puede producir efectos con retraso y ser inicialmente subestimada.

La idea es fijar una regla "aplicable a todos los niveles del fútbol" profesional o 'amateur', teniendo en cuenta que la mayoría de partidos "se disputan sin médico o personal formado médicamente", precisa la IFAB.

Este protocolo debía inicialmente ser probado durante el torneo olímpico de fútbol de los Juegos Olímpicos de Tokio, pero su aplazamiento por un año, de 2020 a 2021, ha obligado a replantear la situación. A partir de ahora, las confederaciones, federaciones y organizadores de las competiciones que opten por probarlo "deberán manifestarlo" ante la FIFA y la IFAB.

Las sustituciones temporales o definitivas se introdujeron ya en el rugby, pero las voces se multiplicaban para que estuvieran también en el fútbol, donde el impacto de las conmociones cerebrales es cada vez más comentado.

El martes, el exdefensa del Tottenham Jan Vertonghen reveló al medio belga Sporza que sufrió durante nueve meses secuelas de una conmoción que sufrió en la semifinales de la Liga de Campeones contra el Ajax Ámsterdam en 2019.

Loris Karius se lamenta después de haber perdido la final de Champions. Foto: EFE
Loris Karius se lamenta después de haber perdido la final de Champions. Foto: EFE

El año precedente, el arquero del Liverpool Loris Karius había recibido un codazo en la cabeza durante la final de la Champions League perdida ante el Real Madrid. Cometió dos fallos importantes poco habituales en ese partido y después los médicos diagnosticaron el efecto sufrido en su cerebro por el golpe.

Las conmociones cerebrales pueden provocar síntomas a corto plazo (vértigos, dolor de cabeza, confusión, náuseas), pero también pueden estar detrás de enfermedades neurológicas precoces que han sido detectadas en exfutbolistas o exrugbiers después de su retirada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados