Marcelo Tabárez

El partido de su vida

La del martes fue otra noche en vela para Marcelo Tabárez este año. La ansiedad y el nerviosismo lo mantuvieron la noche entera mirando al techo e intentando evadir lo único que había en su mente: el partido del día siguiente.

Tras superar un cáncer testicular y luego de siete meses, volvió a jugar oficialmente en el empate 1-1 entre Danubio y Nacional en Tercera División. Su equipo empató, pero Tabárez tuvo su triunfo personal.

Tras una noche con poco sueño y mucho pensamiento, Tabárez se despertó a las siete, desayunó y partió rumbo a Jardínes del Hipódromo. "Que sea de Tercera le sacaba trascendencia al partido pero yo lo iba a jugar como si fuera el último de mi vida", contó a Ovación.

La expectativa había comenzado días atrás, cuando Tabárez se enteró que estaba la chance de volver en este encuentro. Para eso se necesitaba una autorización de su oncólogo, sacarse la ficha médica y firmar un consentimiento en el que aceptaba los riesgos que corría. " El riesgo es que cualquier traumatismo podría generar un problema en cuanto a tener hijos u otros. Firmé sin dudas y con ganas", afirma entre risas.

Es que desde el momento en que se enteró de su enfermedad, tuvo entre ceja y ceja la superación y su vuelta a las canchas. Por esta razón, en el vestuario, previo al partido se emocionó.

En la arenga final antes de salir a la cancha el entrenador pidió salir a ganar por él, que había dejado una gran enseñanza a todos. Tabárez, en una nebulosa de recuerdos y esas palabras, comenzó a llorar. "Las lagrimas no se disimulan, por todo lo que me pasó era muy probable", afirmó.

Ambos equipos salieron a la cancha y Tabárez debió esperar en el túnel, sólo. Cuando todos estaban en la cancha salió y ambos equipos, sumado a los hinchas entre los que estaban su familia y compañeros de primera, lo recibieron entre aplausos.

Jugó 75, dio una asistencia y estuvo cerca de marcar de tiro libre. Le tocó salir y lo hizo con una gran sonrisa. "Quedé conforme. Técnicamente pensé que iba a andar muy mal pero me sorprendí", afirmó.

Tabárez volvió a ponerse la 11 de Danubio y patear la pelota. Como un niño no quiso sacársela más y se la llevó a casa. "Esta va a estar cuando haga mi museito", dijo y guardó otro recuerdo de un día especial.

OBJETIVOS.

Mirar hacia adelante.

"Ahora quiero sumar unos minutitos ante Plaza en la última de Primera", dijo Tabárez. El delantero cumplió otro objetivo y ya trazó el siguiente. "Es la ley de la vida, no tener un limite, siempre intentar ir a más", afirmó. "¿Y después de Plaza?", preguntó el periodista. "¡Vacaciones! Las necesito. Después vemos", sorprendió.

Marcelo Tabárez volvió a  jugar. Foto: @DanubioFC
Marcelo Tabárez volvió a jugar. Foto: @DanubioFC
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)