NACIONAL

El partido más difícil

José David Velásquez terminó en el CTI por un golpe en la cabeza.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Velásquez llegó a Nacional en 2014. Foto: Archivo El País

Su novia estuvo un tiempo con él y hace poco más de un mes regresó a Honduras, porque comenzaba los estudios nuevamente. Su padre está embarcado en un pesquero en aguas colombianas, donde trabaja; mientras que su madre se enteró en su casa, de que su hijo fue internado en un CTI en Montevideo tras sufrir un golpe en la cabeza en una práctica. José David Velásquez (25), que está solo en Uruguay, vive un momento difícil, con la única compañía de su representante Mario Barilko.

>El defensa hondureño de Nacional jugó ayer el partido amistoso frente a Boston River. Fue a disputar una pelota y chocó su cabeza con la de un rival. En principio tuvo un corte en su ceja, y pensaron que era solo eso. Una hora después, luego de ducharse y cuando estaba terminando de almorzar en el comedor de Los Céspedes, comenzó a transpirar exageradamente y se mareó. Rápidamente Alejandro Lembo lo trasladó hasta la Asociación Española, donde se encontraron con Barilko y los médicos Carlos Suero y José Luis Luvizio. Velásquez no reconoció a nadie y asustó a quienes lo acompañaron. La contusión le provocó una excitación preocupante.

Lo sedaron, lo entubaron, le hicieron una tomografía y lo dejaron en el CTI neuroquirúrgico con un coma farmacológico. "La evolución ha sido muy favorable. Los exámenes dieron normales, pero mientras esté en un CTI está grave", señaló Luvizio a Ovación, y agregó: "En las próximas horas van a empezar a sacarle la sedación para ver su evolución. Si reacciona favorablemente y respira bien le sacan el tubo".

Barilko, que conoció a Velásquez en los Juegos Olímpicos de Londres, cuando el lateral defendía a su selección, lo empezó a representar desde ese momento. "Es un pibe que se hace querer enseguida, con perfil bajo pero muy carismático, es un tipo entrador", dijo, y se refirió a su compleja situación: "Uno que estuvo mucho tiempo afuera, sabe que es jodido estar solo y que te pase algo así; es muy complicado. Pero por suerte tiene unos amigos del fútbol que son de fierro y que lo están apoyando mucho".

El hondureño vive solo en un apartamento en Pocitos, más allá de que pasa mucho tiempo con la familia de Barilko. "Es como mi hijo mayor", señala el exjugador.

Cuerpo técnico, dirigentes, jugadores y allegados a Nacional estuvieron ayer en el sanatorio, entre ellos Jorge Bava, con quien David tiene una gran relación; de hecho, el arquero es el que lo lleva regularmente a Los Céspedes.

"Aún no ganamos el partido. Vamos ganando, pero de ahí a ganarlo falta mucho", concluyó Luvizio, con optimismo de cara a la evolución del futbolista tricolor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)