SELECCIÓN

¡Qué despedida! Es el amor de un pueblo

La selección partió hacia Rusia en medio de la ilusión y euforia de su gente

La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour
La despedida de la selección uruguaya. Foto: Marcelo Bonjour

Nunca como está vez. La multitud que se hizo presente en el aeropuerto de Carrasco para despedir a la selección fue impresionante. Y en la AUF se lo veían venir, por eso esta vez, la partida fue diferente. Los celestes no ingresaron por el sector de partidas como hacen habitualmente, sino que lo hicieron por la sala Vip del sector de arribos. Allí se había previsto una zona vallada y delimitada para que estacionara el ómnibus que trasladó a la delegación desde el Complejo Celeste, al aeropuerto.

Mientras no llegaban los futbolistas, los hinchas calentaban la previa al son de una cuerda de tambores que también se hizo presente en Carrasco. Y con las típicas canciones celestes que sonaban desde los altoparlantes colocados en las afueras de la terminal aérea para la ocasión.

Por fin se escucharon las sirenas que anunciaban que el ómnibus de los celestes se acercaba. Los hinchas deliraban. Los más pequeños, en los hombros de sus padres agitaban banderitas uruguayas. Los que estaban ubicados en primera fila habían llegado muy temprano y soportado el intenso frío, con tal de ver de cerca a Godín, Suárez, Cavani y compañía.

Finalmente, las motos policiales que escoltaban al bus abrieron paso y el ómnibus estacionó en la puerta de la sala Vip. El primer celeste en descender fue el preparador físico, profesor José Herrera, quien antes de ingresar a la terminal aérea, alzó su brazo con el puño cerrado hacia la gente en claro gesto de unidad y fortaleza. Detrás de él bajó el técnico Tabárez quien saludó a los hinchas y repitió el gesto del “profe”.

Las puertas del ómnibus quedaron de cara al ingreso pero el ómnibus impedía que la gente viera a los jugadores. Por eso, Diego Godin, que fue el primer futbolista en descender, y todos sus compañeros, dieron la vuelta al rodado para saludar a la gente que les brindaba tan cariñosa despedida. “Lo que sentimos es un enorme agradecimiento hacia la gente por tanto cariño, por esta despedida y por lo que nos han demostrado en los días en que llevamos acá en Uruguay. Lo menos que podíamos hacer era acercarnos a saludarlos”, explicó Diego Godín.

“Sabemos la responsabilidad que tenemos y la ilusión que llevamos que es la de todo el Uruguay y que es también la nuestra. Ellos nos agradecen a nosotros pero somos nosotros que tenemos que agradecerles por el cariño y el apoyo que nos dan en las buenas y en las malas”, agregó el capitán quien reconoció, a su vez, que la despedida de la víspera había superado a las dos anteriores que vivió, al salir para los mundiales de Sudáfrica y Brasil respectivamente.

“No me acuerdo que ninguna haya sido tan grande y tan eufórica como está, con tanta ilusión y tanta expectativa. Y emociona. Es como dice el maestro (Tabárez), esto es algo que hemos generado con el paso de los años y que se ha construido poco a poco. Es algo que nos enorgullece y que hay que cuidarlo porque es algo hermoso que se ha conseguido”, continuó Godín quien sin embargo, dijo no sentir mayor presión por la gente.

“La presión la sentimos cada vez que entramos a la cancha y nos ponemos la camiseta celeste. Nos vamos a entregar como siempre y la ilusión no nos la quita nadie, pero ahora solo pensamos en Egipto y en pasar la fase de grupo que es nuestro primer objetivo”, finalizó el capitán.

“Esto es hermoso y nos transmite mucha energía positiva y mucha esperanza”, dijo por su parte Matías Vecino, quien contrariamente al capitán vivirá su primer Campeonato del Mundo.

“La gente siempre acompaña, siempre respalda y es hermoso, vamos a tratar de defender al máximo esa ilusión en Rusia”, agregó el volante. “La responsabilidad está siempre porque sabemos que representamos a mucha gente y por eso tenemos que dar lo mejor. Dar lo máximo”, finalizó.

Exactamente a las 20 horas, tal cual estaba previsto, el vuelo charter de la empresa Crystal, con la bandera uruguaya en su parte delantera, levantó vuelo. La nave, que llevó a los celestes sin escalas hasta Rusia llevaba equipaje extra: la enorme ilusión de más de tres millones de orientales.

VIDEO

Así es el avión por dentro:

Los celestes en el avión que los lleva a Rusia. Foto: @diegogodin
Así es el avión por dentro, después del despegue
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º