LIVERPOOL

Palma pagó su deuda con los hinchas de Liverpool

El técnico Paulo Pezzolano se emocionó y resaltó el estilo con el que consiguieron el título; el argentino Oscar Ustari terminó con lágrimas en los ojos.

Palma
Titular. José Luis Palma se abraza con el goleador del Campeonato Uruguayo: Juan Ignacio Ramírez. Foto: Leonardo Maine. 

"Que quede una marquita mía en algún rincón de la sede de Liverpool es un gran orgullo”, dijo Paulo Pezzolano aún en la cancha y con la copa en la mano. “Liverpool es un equipo dentro y fuera de la cancha. Y esa fue la clave. Hay mucha gente que suma para lograr estas cosas. Liverpool cambió y yo estoy contento por el estilo con el que se logró. Creo que el estilo de Liverpool cambió y quedó marcado. Se hizo un click”, agregó el entrenador.

“Estoy muy contento por la institución y por el presidente que hace todo para que se den estas cosas, a su manera pero las hace. Y por la familia que es la que me banca cuando no estoy en casa. Y a veces no nos damos cuenta que nosotros no estamos sólo los 90 minutos estamos muchas horas”. Y no pudo contener las lágrimas. Un rato antes había salido a la cancha con sus dos hijas, Paulina y Pilar, en brazos. Su mujer, Gabriela, con el embarazo del varón a término también lo acompañó en el Franzini.

Al arquero Oscar Ustari también se le llenaron los ojos de lágrimas al referirse al título. “Yo lo pasé muy mal durante mucho tiempo. Ser campeón siempre es diferente. Hay que preguntarle a los hinchas de Liverpool lo que sienten en este momento. Las experiencias están para vivirlas. Este es el mejor título porque para mí significaba mucho. Liverpool confió en mí aunque venía de una inactividad muy grande, por eso quiero festejar con su gente”, explicó.

“No llegué para ser campeón, yo vine a aportar mi granito de arena de donde me tocara. Y si hoy estoy acá los máximos responsables son Pezzolano y su cuerpo técnico y el presidente por confiar en mí. Soy un jugador más”, insistió con humildad quien terminó siendo el héroe de la noche en el Parque Rodó.

“Se dio la atajada en el último penal, es lo que tienen los penales. Hoy la historia fue para Liverpool. Siempre estuvimos en partido y buscamos el resultado, pero nos tocó esperar hasta el final para festejar”, culminó el argentino.

EL ABRAZO. “La contratación de Pezzolano marca un antes y un después en la historia de Liverpool. A pesar de que el resultado se complicaba en algunos momentos, el equipo nunca perdió el estilo y la línea de juego. Y si nos hubiera tocado retirarnos derrotados la frente estaría alta y la confianza en el plantel y en el entrenador, intacta. Este es el comienzo como nos dijimos con Pezzolano recién al abrazarnos en la intimidad”, dijo el presidente José Luis Palma, quien reconoció que había esperado mucho por este momento. “Si bien nunca me reproché el camino transitado, la gente demandaba una alegría. Estaba esa deuda con los hinchas y hoy se pudo cumplir. El Franzini nos quedó chico, más de 500 personas se quedaron afuera. Liverpool es, a nuestra manera, un grande del fútbol uruguayo”, afirmó emocionado el titular.

“Hace 64 años que sigo a Liverpool y siempre tuve que esperar un poco más para poder brindar con una copa y un campeonato. Pero al final ese día llegó. Me siento muy feliz por los que vinieron y hoy por los que están allá arriba que seguramente también están disfrutando”, dijo mientras tanto Máximo Greisas, el vice presidente del club.

Emocion
Emoción. La del técnico Paulo Pezzolano al saludar a su preparador físico, el profesor Pablo Balbi. Foto. Leonardo Mainé.

MÉRITOS. “Por suerte se nos dio el título que tanto deseábamos. Se nos hizo cuesta arriba el partido, pero por suerte pudimos ganar en los penales con la tajada de Oscar (Ustari)”, afirmó el goleador del Uruguayo, Juan Ignacio Ramírez. “Casi me muero cuando el penal dio en el palo. Son circunstancias que se dan, lo más importante era ganar y por suerte se nos dio”, añadió el “Colo”.

“Yo aporté lo mío, pero clave fue el equipo”, dijo Federico Martínez, el mejor jugador de la cancha en la final. “Esto significa muchísimo para nosotros y para Liverpool. Es el primer campeonato del club en Primera División. Soy consciente de lo que conseguimos porque es lo que queríamos y lo empezamos a trabajar el primer día del año”.

“Estaba un poquito en el debe con los goles, pero hoy se pudo dar en este partido tan importante para la historia del club”, afirmó por su parte Bryan Olivera que anotó el segundo gol negriazul cuando apenas llevaba unos minutos en la cancha. “Sabía que se nos tenía que dar porque habíamos hecho los méritos”.

“Fue una final muy emocionante a la que vino la familia del fútbol. River hizo lo suyo y nos complicó muchísimo”, admitió mientras tanto Pablo Caballero. “La clave de esta campaña es el trabajo. Hay que seguir convencidos”, finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)