PARAGUAY

"Palito" de roble

Álvaro Pereira y su regreso luego de seis meses. 

Foto: CCP Prensa
Foto: CCP Prensa

S i algo le sobra a Álvaro Pereira es coraje. Por eso no bajó los brazos jamás. Primero, cuando en marzo sufrió una fractura en la tibia de su pierna izquierda y después, cuando en el mes de junio hubo que operarlo otra vez tras constatarse que no era buena la evolución de su fractura. Ese coraje de “Palito” logró mantenerlo a flote y con el espíritu indomable.

La nueva intervención quirúrgica en su pierna izquierda fue un éxito, pero le sumó dos meses más a su recuperación. “Hasta diciembre sigo en Cerro Porteño. Mi familia y yo estamos muy contentos en el club”, dijo el uruguayo. 

Ayer tuvo su premio. Fue convocado por Leonel Álvarez para el plantel de Cerro Porteño que enfrentó a Junior de Barranquilla por la Copa Sudamericana. Después de seis meses de inactividad, volverá a estar a la orden del cuerpo técnico, una alegría para el lateral-volante que tuvo que pasar por dos operaciones, pero ya está en condiciones de volver as jugar, una buena noticia también para el maestro Tabárez y la selección de cara a la próxima doble jornada por Eliminatorias frente a Venezuela y Bolivia.

La frase

"Siempre tuve confianza"“Quiero salir campeón con Cerro, ese es mi desafío; lo quiero intentar de nuevo”, dijo Álvaro Pereira y agregó: "Siempre tuve confianza, y en los momentos más difíciles, no bajé los brazos. Trabajé para poder recuperarme”.

Fueron seis meses muy duros, de recuperación y de puesta a punto. Pero con el coraje y el amor propio -el mismo que lo hizo jugar inconsciente ante Inglaterra en la Copa del Mundo de Brasil 2014- “Palito” pegó la vuelta.

Se sumó al plantel, pero no aparecerá en la integración titular. El uruguayo que sí formó parte de la oncena inicial de Leonel Álvarez fue Ignacio Pallas, una de las últimas incorporaciones de los paraguayos.

Después de seis meses, “Palito” volvió a estar a la orden, listo para sumar, para aportar su granito de arena.

Cerro Porteño ya lo recuperó, ahora espera por el llamado de la Celeste para poder terminar el año con una sonrisa de lado a lado.

Una práctica fatídica

El 16 de marzo salió del entrenamiento con un fuerte golpe. Minutos después, se constató que había sufrido fractura.

Volvía, pero no pudo

En junio debió ser intervenido quirúrgicamente para “corregir” la fractura. La recuperación se estiró más de la cuenta: fueron seis meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º