LA FIGURA CLÁSICA

Pal pago

El mejor del clásico se fue para “El Chichongo” su campo en Juan Lacaze, el lugar donde es más feliz.

Cristian Rodríguez besa el escudo mirasol tras su gol clásico. Foto: Gerardo Pérez
Cristian Rodríguez besa el escudo mirasol tras su gol clásico. Foto: Gerardo Pérez

Unas horas después del clásico, ese que Peñarol ganó tras una racha de tres años y medio sin sumar de a tres ante el tradicional adversario, el “Cebolla” recorrió una vez más los 149 kilómetros por la ruta 1 que separan Montevideo de su Juan Lacaze natal.

Tras la victoria clásica, los aurinegros tienen libre hasta el martes por la tarde. Y el mejor jugador del partido pensaba aprovechar el tiempo en su pueblo, el lugar donde es más feliz en el mundo. Rodeado de naturaleza y de caballos. Esos a los que imitó en el festejo del penal que convirtió ayer en gol.

“En este momento lo que más quiero es descansar e irme para Juan Lacaze con mis hijas. Voy a disfrutar con ellas, que les gusta mucho darle de comer a los animales, a los caballos, a las gallinas. Ese es mi fin de semana”, contó sobre sus dos niñas Lola y Juana, quienes dignas hijas de su papá, la pasan muy bien en el campo. Concretamente en su establecimiento llamado “El Chichongo” en honor al perro que tuvo en su niñez, y que lo esperaba cada tarde a la salida de la escuela.

En “El Chichongo” ubicado a cinco kilómetros de Juan Lacaze, los caballos se mueren de viejos. “Mis caballos no van al matadero. Se mueren de viejos nomás”, suele contar con orgullo el “Cebolla”.

Pero anoche contó otra cosa: cómo tiró el penal cuando iban 76’ del clásico y le dio una enorme alegría a la hinchada aurinegra. “Conde es un buen arquero, atajador de penales. Y cuando le quise pegar hacia donde lo hago siempre, él estaba en ese lugar. Entonces le pegué fuerte y la pelota fue donde tenía que ir”, relató.

“Capaz que el penal fue algo dudoso, pero no nos había cobrado uno en el primer tiempo. Entonces está bien, fue un empate en ese sentido. Fue un partido parejo”, reconoció.

“En ese momento pensé muchas cosas. Primero en mis dos hijas y en su mamá. En la familia que siempre está, en mis amigos, y en todos los hinchas de Peñarol. Y en mi abuela que ya no está con nosotros”, continuó.

El volante regresó a Peñarol en enero de este año, cumpliendo una promesa que se había hecho a sí mismo muchas veces. Es que sabía que la forma en que se había ido del club no era la mejor y quería volver para cambiar la imagen con la que se podían haber quedado muchos hinchas aurinegros. “Volví porque es mi casa. Lo dije siempre, que quería venir a esta edad. Y lo hice. Y estoy muy feliz. Conozco el entorno, conozco todo porque llegué al club para jugar en octava división. La gente me da una alegría enorme todos los días. Y fue muy lindo ver a toda la hinchada, que esperaba tanto este triunfo, festejar. Durante la semana se habló mucho, el hincha estaba muy ansioso, me daba cuenta cada vez que iba al supermercado o a cargar nafta. Y nosotros también estábamos muy ansiosos, pero el plantel está muy unido y sabíamos que podíamos terminar con un resultado positivo. Se lo dedico a todos ellos”, insitió.

“Ahora apuntamos a ser campeones porque el club te lo exige. Hay que seguir trabajando con humildad todos los días. Y seguir sumando”.
Ayer jugó en otro puesto, pero poco le importó. Era un clásico y había que terminar con la mala racha. “Ya había jugado ahí algunos partidos y conocía el sector. Lo más importante es que conseguimos el objetivo de ganar el clásico”.

Esta mañana se despertó en Juan Lacaze, en “El Chichongo”, su lugar del mundo. Donde los caballos se mueren de viejos.

Walter Pereyra
Pereyra: "Jerarquía para llevarnos a mejores destinos"“Cuando el ‘Cebolla’ agarró la pelota para tirar el penal sentí tranquilidad porque era él, y al mismo tiempo esa adrenalina que me recorría el cuerpo. Me gustó que lo rematara él, de alguna forma el “Cebolla” es un histórico del club y volvió para conseguir estas cosas. Tiene la jerarquía para llevarnos a mejores destinos”, afirmó el vicepresidente carbonero, Walter Pereyra.
Areco
Areco: “Hizo su mejor partido desde que volvió a peñarol”El ‘Cebolla’ hizo su mejor partido desde que volvió a Peñarol. Además de hacer el gol, la quiso siempre. En los últimos minutos, cuando ya ganábamos 2 a 0, siempre buscó la pelota y la puso contra el piso. Lo que fuimos a buscar lo teníamos acá, y esto no va en detrimento de los argentinos que llegaron”, dijo el directivo Marcelo Areco, candidato a la presidencia por el Movimiento 2809.
Larriera
Larriera: “Lo tenía que tirar él porque es un referente”“Le tenía mucha fe al ‘Cebolla’ para tirar el penal, pero Nacional tiene un buen arquero y veníamos de una mala racha en los clásicos. Lo tenía que tirar él, porque es un referente del club y conoce muy bien la casa. Para los argentinos capaz que era una mochila muy pesada, por más experiencia que tengan”, dijo “Pepe” Larriera, el histórico hincha aurinegro.

Morena en sus mejores tiempos

El vestuario de Peñarol fue una locura tras la victoria clásica a la que retornaron después de una larga racha sin triunfos. Gastón Guruceaga festejaba como si hubiera estado en el arco. Fernando Morena regresó corriendo desde el palco, como en sus mejores épocas de goleador. Los futbolistas volvieron de la cancha saltando, bailando y cantando enloquecidos. En los parlantes que ya estaba listos para la conferencia de prensa, sonaban las clásicas canciones aurinegras.

“Maxi” Rodríguez accedía a las fotos que le pedían. Y los abrazos eran interminables entre directivos, hinchas y allegados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos