ARGENTINA

"El país quería que atajara Armani"

Willy Caballero rompió el silencio luego de aquel error ante Croacia que le costó el puesto en el Mundial y que en cierta forma marcó el derrotero de Argentina.

Willy Caballero frente a la selección de Croacia. Foto: AFP
Willy Caballero frente a la selección de Croacia. Foto: AFP

Nadie olvida aquella jugada y mucho menos los argentinos. La selección albiceleste igualaba sin goles ante Croacia en Niznhy Nóvgorod, luego de haber igualado 1-1 en el debut con Islandia. No la pasaba bien el equipo de Sampaoli, pero la debacle ocurrió cuando Willy Caballero, arquero de Argentina, quiso salir jugando con el pie y se la dejó servida a Rebic para que marcara el 1-0 de un definitivo 3-0.

Esa jugada marcó el desarrollo del partido y, por qué no, el futuro de Argentina en la Copa del Mundo. El camino llegó solo hasta octavos de final, instancia en la que Francia (a la postre campeón del mundo) la eliminó.

Pasados casi tres meses de aquella fatídica noche, Caballero rompió el silencio. "Cometí un error jugando al fútbol. Nos pasa a los jugadores. A mí y a varios arqueros en el Mundial. Terminó en gol y como no habíamos sumado de a tres se convirtió en una catástrofe", dijo el arquero de Chelsea al programa Sportia (TyC Sports).

Otras frases de Willy

"Asumo el error con toda la responsabilidad. No se puede cambiar; hay que convivir con lo que pasó".

"Fue duro para todos y llegó en el peor momento. No tuve la oportunidad de la revancha. Uno cuando comete esos errores quiere sacarse la espina y no pude. Traté de sumar desde otro lado. Respeté la decisión del entrenador y la sigo respetando. Sabía que lo podía hacer bien".

"Sampaoli me lo manifestó antes del partido. Yo ya intuía por los entrenamientos y la prensa, pero tuvo la valentía de decírmelo. Quedó entre nosotros lo que nos dijimos el día antes y desde el primer momento que supe intenté acompañar a Franco".

"No entendí mucho por qué me criticaron tanto. Era bastante desmedido, no irrespetuoso, pero desmedido. Después se tornó irrespetuoso cuando cometí el error. La gente, el país quería que atajara Armani, que era entendible, pero el que tomaba la decisión era el entrenador. Fue duro para mí, pero más para mi familia, con malos deseos, muy irrespetuoso. Convivimos con ello, pero se cruzó el límite".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º