MARACANÁ

Pagaron por asientos vitalicios en 1950 y ahora deberán indemnizarlos

Son 4968 butacas que se heredan y que gracias al aporte económico de sus propietarios, ayudaron a construir el estadio hace más de 60 años; como no pudieron asistir al Mundial, el gobierno tendrá que abonarles 3200 dólares.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Nicolás Pereyra

Condenado a pagar indemnizaciones por "daños materiales" a los casi 5000 propietarios de asientos vitalicios del estadio Maracaná, que fueron impedidos de asistir a partidos de la Copa del Mundo en Brasil, el gobierno de Rio deberá desembolsar ahora nuevas compensaciones financieras por "daños morales".

Un tribunal judicial de Rio de Janeiro condenó al gobierno estatal a pagar indemnizaciones a cinco propietarios de estos asientos vitalicios por 10.000 reales (3200 dólares) cada uno, porque no pudieron asistir al partido amistoso Brasil-Inglaterra tras la modernización del estadio en 2013, ni a las disputas de la Copa de Confederaciones en junio de 2013, para que la FIFA pudiera vender más entradas.

El fallo podría eventualmente beneficiar a los demás propietarios de asientos vitalicios. "En su voto, el relator del proceso, el juez Marco Aurélio Bezerra de Melo, concluyó que el daño moral fue innegable. Según el magistrado, el Estado violó el acuerdo con los autores (de la demanda), que le habían sido útiles cuando se construyó el estadio, poniendo fin a la legítima expectativa de que participarían de unos de los mayores eventos acogidos por el país", dijo el tribunal al resumir el fallo en su sitio web.

En un fallo previo, la justicia había condenado ya al gobierno estatal de Rio a pagar 4480 reales (1432 dólares) a cada uno de los casi 5000 propietarios por no haber podido usar sus asientos para la Copa del Mundo, el monto equivalente a siete entradas para ver los juegos del Mundial de 2014 en el Maracaná. Pero como ninguno ha recibido aún dinero, el juez de Melo sentenció asimismo que el gobierno debe cumplir este fallo anterior. Los 4968 asientos vitalicios del Maracaná ayudaron a financiar la construcción del mítico estadio inaugurado para la Copa de 1950, y pasan de generación en generación.

Este estadio legendario, que recibió las finales de las Copas del Mundo de 1950 y 2014, acogerá también las ceremonias de apertura y cierre de los Juegos Olímpicos de Rio en 2016. Su renovación para el Mundial 2014 costó cerca de 500 millones de dólares.Hoy en día, el Maracaná recibe los partidos de clubes de primera división como el Fluminense, el Flamengo y el Botafogo, que disputan el campeonato carioca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)