DESDE EL ARCO

Paciencia, el antídoto del veneno

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Nacional cambió todo. La directiva, el plantel, el cuerpo técnico y la gerencia deportiva. Hizo borrón y cuenta nueva en un abrir y cerrar de ojos. Sus hinchas lo sabían. Y lo saben. Las decisiones de los presididos por José Decurnex fueron profundas, pero necesarias. Sacudieron en todos los estamentos, porque hubo que emplear el bisturí a fondo para bajar costos y equilibrar (de alguna manera) el presupuesto. Quedaron libres jugadores de peso, referentes, y hubo aumento de cuota social, entre varias medidas.

Se apostó a Eduardo Domínguez, un entrenador argentino con perfil de buen juego, inteligente, y con trayectoria. Todos sabían que no iba a ser fácil el inicio de temporda, sin embargo, con poco trabajo y en pleno conocimiento del plantel, obtuvo la Supercopa ante Peñarol, por penales.

Hoy la realidad es otra. Nacional no pudo ganar y las críticas son como dardos venenosos que apuntan desde todos lados.

Nacional está en pleno proceso de recambio, y solo la espalda de los dirigentes dirá si se banca el proceso elegido o no.

Los resultados mandan, eso está claro, pero a veces, un poco de paciencia termina siendo el mejor antídoto para los dardos y las críticas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)