Peñarol

Pacheco incide aún sin estar en el club

La relación entre Bengoechea y los directivos no es la misma tras las declaraciones del técnico en las que admitió que estuvo a punto de irse con el “Tony”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pablo Bengoechea

Ayer el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, llamó al técnico Pablo Bengoechea para respaldarlo. Para darle para adelante, como se dice vulgarmente.

"Ahora hay que aguantar el chaparrón y respaldar a Pablo. No queda otra", le confió una fuente carbonera a Ovación. Y esa es, a grandes rasgos, la idea de la mayoría de los directivos. Aunque estén preocupados por el juego del equipo y el bajo rendimiento de algunos futbolistas.

"Está todo tranquilo". Esas tres palabras fueron la escueta respuesta del presidente Damiani por Whatsapp tras ser consultado sobre la situación del entrenador.

Sin embargo, si Peñarol no gana el fin de semana que viene, a los dirigentes les va a resultar difícil seguir respaldando al "Profesor". Por más ídolo que haya sido en el club, por más quinquenio que haya ganado y por más estatua que tenga en Los Aromos.

En estos tiempos que corren, los dirigentes suelen tener muy en cuenta la opinión de la hinchada. Y los parciales no tienen reparos para hacer conocer su descontento en las redes sociales. El entorno influye y cuando la gente se les viene arriba, lo directivos pueden llegar a cambiar de opinión. Ha sucedido, sucede y sucederá.

Y el domingo, en el Franzini, Bengoechea sintió por primera vez a la gente en contra. "Es normal que el hincha se impaciente. Hubo muchos gritos, aunque no sé si eran para mí. Pero alguno debe haber sido para mí y es normal. El hincha siempre se va a impacientar con los jugadores y con el técnico de turno. Yo ya no juego, ahora soy el técnico y Peñarol de 9 puntos hizo sólo cuatro. Es muy poco. Un triunfo, un empate y una derrota es muy malo para Peñarol", reconocía el domingo por la noche el propio Bengoechea después de la derrota ante los violetas.

Y es cierto que cuatro puntos en tres fechas es muy poco para Peñarol, pero hay un antecedente que prueba que los cinco puntos perdidos en las tres primeras fechas pueden no ser tan negativos.

CAMPEÓN. En el Apertura 2013, el Peñarol de Jorge Da Silva, también arrancó perdiendo cinco puntos y fue campeón. Aquel equipo fue campeón con 36 puntos de 45 (11 triunfos, tres empates y una derrota). Pero tuvo el mismo comienzo que este Peñarol consiguiendo cuatro puntos sobre nueve en las tres primeras fechas. Luego, el equipo del "Polilla", derrotó a Defensor Sporting en la definición y se quedó con el título uruguayo.

Pero hay otro asunto: hoy la relación entre el "Profesor" y los directivos ya no es la misma. Cuando Bengoechea llegó al club, pocos días antes de la Navidad pasada, deslumbró a los consejeros. Y durante el Clausura los directivos se llenaban la boca hablando loas del entrenador. De su inteligencia, de sus ideas, del proyecto de club que compartían, de su forma de trabajar. Todos estaban locos de la vida con el riverense. Pero algo cambió y tiene que ver con la salida de Antonio Pacheco. El excapitán parece seguir influyendo, aún sin estar.

"Tony" terminaba su contrato y los directivos tenían todo el derecho de no renovárselo, pero las declaraciones de Bengoechea el día del primer entrenamiento de la temporada 2015-2016 molestaron a los consejeros. Aquel 1° de julio, consultado por Ovación sobre si no era extraño que los dirigentes no hubieran cumplido con su pedido de mantener a Pacheco en el plantel, Bengoechea respondió. "Pensé en irme con el Tony, lo pensé mucho. Era una posibilidad. Y se lo dije a los dirigentes. Lo que me hizo quedarme fueron las conversaciones con Tony, somos amigos y los dos sabemos ponernos en el lugar del otro".

Lo cierto es que las palabras del entrenador no cayeron bien entre los directivos, quienes interpretaron que con esos dichos se había lavado las manos públicamente. Y a partir de ese momento, la relación no fue la misma. No siguió como antes. Todo quedó muy frágil, como un cristal. Y con cualquier cosita puede romperse.

Si el equipo gana, todo eso queda en segundo plano, pero cuando no se consiguen los resultados, las diferencias vuelven a la superficie y aparecen. El tema estará sobre la mesa en la reunión que tendrá lugar hoy en el Consejo Directivo.

El partido del próximo fin de semana, que se jugará en el estadio Franzini, es clave. Los aurinegros volverán a jugar fuera del estadio y sin público cumpliendo con la segunda jornada de sanción impuesta por la Comisión de Disciplina. Lo que a esta altura puede ser mejor, al menos para el entrenador. El domingo en el Franzini Bengoechea y sus colaboradores no la pasaron bien en el banco de suplentes de los visitantes. Les golpearon el acrílico que cubre la zona, insultándolo, y recriminándole por el defensa Macaluso entre muchas otras cosas.

Ruglio bancó al "profe" directamente desde el pueblo de pinerolo.

El consejero aurinegro Ignacio Ruglio está de viaje por Europa, donde visitó varios clubes de fútbol, entre ellos Real Madrid y Atlético de Madrid. Y ayer vivió una jornada muy especial. Cumplió uno de los sueños de su vida: visitó Pinerolo, el pueblo que le dio el nombre al club de sus amores. Se trata de un lugar ubicado en el noroeste de Italia, muy cerca de la frontera con Francia, a 40 kilómetros de Turín. De camino a Roma, el dirigente de "Sentimiento 1891" brindó su opinión sobre la situación del técnico Pablo Bengoechea. "Lo que voy a decir seguramente no va a resultar simpático políticamente, sobre todo en este momento en que hay mucha gente a la que no le gusta como juega el equipo. No creemos en los volantazos para cambiar técnicos. Es algo que a Peñarol no le ha dado resultado. En nueve años tuvimos doce técnicos y no dio resultado. Algún día hay que cambiar y creo que este es el momento. Hay que seguir apostando al proyecto que tiene el club. Haríamos muy mal en cambiar al técnico. Y esto va más allá de que el entrenador sea Bengoechea que es un ídolo de la institución. Pensaría lo mismo si el técnico fuera otro. El mensaje que tenemos que darle a los hinchas es que Pablo va a dirigir el resto del torneo, que no hay otra posibilidad. No hay otro técnico. Hay un proyecto que hay que respetar. Insisto en esto aunque sea contraproducente desde el punto de vista político", enfatizó Ruglio.

El consejero no pudo evitar referirse al Pinerolo y contó que era un lugar muy hermoso desde el punto de vista de la naturaleza y que había vivido una jornada inolvidable. "Es un lugar con una energía impresionante, al menos para nosotros", afirmó. Y contó que mientras estaban sentados en un bar tomando un café vieron venir a una persona con la camiseta de Peñarol. "¡No lo podíamos creer! Se trataba obviamente de un uruguayo. Un surfista del Chuy que estaba en Europa y como nosotros no pudo dejar de ir a Pinerolo. Compartimos el resto del día con él", relató Ruglio emocionado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)