COPA LIBERTADORES

"¿Cómo voy a querer jugar en una cancha donde sé que puedo llegar a morir?

Pablo Pérez, capitán de Boca Juniors, contó las razones por las cuales el equipo xeneize no quiso jugar el sábado luego de haber sido agredido en su llegada al Monumental. Además, dijo que los vidrios explotaron hasta el ingreso al vestuario y que ningún médico de la Conmebol lo vio.

Pablo Pérez
MIRÁ EL VIDEO: Pablo Pérez a la salida del hospital Otamendi

Pablo Pérez volvió al hospital Otamendi. El capitán de Boca Juniors tuvo que regresar este lunes para ser revisado del ojo izquierdo en el que recibió esquirlas de vidrio el sábado al llegar al Monumental. Y deberá retornar, pero aclaró que su vista está "mucho mejor".

El mediocampista xeneize contó los motivos por los que el plantel no quiso jugar el sábado y tampoco el domingo, y empezó por esto último: "¿Cómo vamos a ir a una cancha donde no nos brindan seguridad? ¿Qué pasaba si nosotros jugábamos y ganábamos? ¿Quién me saca de ahí?". Y  reflexionó: "Si la gente estaba loca antes de entrar, imaginate si nosotros vamos, ganamos y le damos la vuelta en su cancha. ¿Qué pasa? Me matan. Y yo tengo tres hijas, mi señora... Mi hija mayor, cuando entré a mi casa, me abrazó y estaba llorando. Es una vergüenza. ¿Cómo voy a querer jugar en una cancha donde sé que puedo llegar a morir?".

• “Fue un episodio lamentable, porque los vidrios volaban por todas las partes. Antes de pasar el puente hacia la cancha de River no había mucha gente, pero fue cruzarlo y aparecieron muchas personas tirando piedras. No sé qué pasó, pero fue muy raro. Estaba toda la gente acumulada en un solo lugar”.

• “Fue un estallido de vidrios constante y fue bastante cerca del estadio. ¿Qué va a ser hasta tres cuadras antes? Hasta la puerta del vestuario. Luego, cuando salgo en la ambulancia, apenas salí del portón del estadio nos volvieron a tirar piedras”.

• “Estoy muy triste también por la gente de River, porque muchos no tienen nada que ver. Esto no puede pasar más, porque si me sacan el ojo no me lo paga nadie”.

• “Yo estaba en el hospital, me llama el técnico y me dijo venite porque por ahora el partido se juega igual. Tenía el ojo irritado, inflamado y no veía nada, pero iba a jugar porque me estaban obligando, porque no podía hacerlo”.

• “No lo conozco al médico de la Conmebol porque no me vino a ver nunca. Ni fue al vestuario y firmó un papel diciendo que yo estaba en condiciones de jugar, cuando yo no veía nada y tenía que estar cerrando el ojo porque si lo abría me lagrimeaba. Es una vergüenza”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)