#OVACIONENLAFINAL

Pablo Pérez pasó del hospital a ser titular

El volante de Boca fue de los más afectados, debió ir a un sanatorio, pero a la vuelta estaba entre los once.

Foto: EFE
Foto: EFE

Situación extraña la que se dio con Pablo Pérez. Para darle una cronología y que sea más sencillo de explicar, el volante pisó el Monumental sin una aparente lesión. Ingresó al vestuario y poco más se supo de lo que pasó ahí dentro.

Con el paso de los minutos las noticias comenzaron a filtrarse. Eran dos los jugadores más complicados: Pablo Pérez y Gonzalo Lamardo. El juvenil tenía un corte en su rostro y Pablo Pérez tenía unos cortes leves en uno de sus brazos y astillas de vidrio dentro de su ojo.

Teniendo eso en cuenta es que Boca Juniors insistió una y otra vez con que el partido no se debía disputar. Para que el encuentro se terminara suspendiendo, los médicos de Conmebol debían constatar una lesión grave, cosa que no pudieron hacer.

En una carta firmada entre otros por el médico uruguayo Dr. José Veloso, Conmebol emitió un comunicado en el que se dejó expreso que ellos no podían asegurar las lesiones sufridas, principalmente porque querían que los jugadores sean atendidos por oftalmólogos.

“Sr. Presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol Alejandro Domínguez

Me dirijo a usted para informarle de los hechos ocurridos en la fecha en la cual los jugadores del club Boca Juniors sufrieron lesiones de piel superficiales en miembro superior, miembro inferior, facial y tronco, del mismo modo 2 jugadores refirieron lesiones en la córnea, la cual no se pudo confirmar por nuestro cuerpo médico. Debido a esta situación, consideramos que desde el punto de vista médico no existe una causal para la suspensión del encuentro”, expresa el comunicado oficial.

Pablo Pérez luego de ser atendido en el hospital. Foto: Instagram - jpbatista
Pablo Pérez luego de ser atendido en el hospital. Foto: Instagram - jpbatista

Analizando esta situación es que tanto Pérez como Lamardo debieron visitar el Hospital Otamendi, de Buenos Aires, donde estuvieron un rato y donde se le realizaron los estudios pertinentes por especialistas junto a Jorge Pablo Batista, el médico del conjunto xeneize.

Mientras se anunciaba que el partido se iba a disputar a las 19.15, arribó Pablo Pérez al Monumental con el parte médico que le brindaron en el hospital y fue lo que terminó cambiando la historia.

De todas maneras, la sorpresa fue mayúscula cuando desde el vestuario de Boca se confirmó que el volante y capitán xeneize iba a ser titular cuando hacía pocos minutos se encontraba en el hospital y que había arribado al vestuario con un parche en el ojo.

Pese a ello, el informe que llegó desde el hospital- que expresaba que Pérez tenía un ojo irritado y lesionado por astillas de vidrio- fue lo que hizo dar marcha atrás a Conmebol y luego de un “pacto de caballeros” -según confirmó Alejandro Domínguez- entre Boca y River, se terminó suspendiendo el juego que se terminó convirtiendo en una vergüenza.

Gonzalo Lamardo luego de ser atendido en el hospital. Foto: Instagram - jpbatista
Gonzalo Lamardo luego de ser atendido en el hospital. Foto: Instagram - jpbatista
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)