ClÁSICO

Otros amores: Beatriz Argimón y Javier García en distintas veredas

Para la Vicepresidenta de la República Fernando Morena fue el hermano que no tuvo; mientras que al Ministro de Defensa los reyes siempre le dejaban la camiseta de Artime.

Beatriz Argimón y Javier García, fanáticos de los grandes. FOTO: El País.
Beatriz Argimón y Javier García, fanáticos de Peñarol y Nacional respectivamente . FOTO: El País.

A la Vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, y al Ministro de Defensa, Javier García, los une la misma divisa política. Pero cuando de fútbol se trata están en veredas opuestas. Ella es muy hincha de Peñarol y él es fanático de Nacional.

Ambos recibieron el amor por los colores como herencia familiar. Al padre de García, un madrileño que cruzó el océano por una mujer a la que había visto solo una vez, lo llevaron a un clásico para hacerlo hincha de Peñarol, pero a él le gustó la blusa blanca.

Argimón, por su parte, trabajó como cobrador del club de sus amores cuando, siendo aún muy joven, no quiso seguir estudiando y sus padres, como penitencia lo mandaron a trabajar. Su pasión por la aurinegra creció aún más y no tardó en transmitírsela a sus dos hijas. Tanto se idolatraba a Morena en el hogar de los Argimón que las dos muchachas lo sentían casi como un hermano.

“Peñarol es parte de mi familia. Era el proyecto del fin de semana, era saber qué pasaba con jugadores, los conflictos que generaban los cambios de técnico. Y las elecciones, por eso estos días he tenido muy presente la figura de mi papá”, contó Argimón. “Con mi hermana siempre decíamos que Fernando Morena era el hermano que no tuvimos. Porque para papá era casi un hijo. Hasta lo tomábamos para la broma. Nadie podía hablar nada de Morena que pudiera ofender a papá”. Las dos hermanas lo acompañaban al estadio, y su madre, la única hincha de Nacional de la familia, estaba en absoluta minoría.

“Soy hincha de Nacional de toda la vida. Empecé a ir con mi viejo a ir a ver a Nacional a los 5 años. A la Amsterdam, cuando las tribunas se compartían. Arrancábamos temprano porque íbamos a ver la Tercera Especial. Llevábamos unos refuerzos y veíamos los dos partidos, que eran partidazos”, contó por su parte el Ministro de Defensa, Javier García.

MADRID. “Mi viejo, que falleció hace unos años con 95, era madrileño. Era hincha de Atlético de Madrid y cuando vino al Uruguay como le gustaba mucho el fútbol, mi tío Osvaldo, muy de Peñarol, lo llevó a un clásico para hacerlo hincha. Pero entre las dos camisetas y a pesar que era colchonero, le gustó más la de Nacional. Era lo más parecido a Madrid y le dijo que le gustaban los de las camiseta blanca”, explicó García. Y relató la razón por la que su padre se vino a Uruguay.

“Es una historia lindísima. Mi madre había ido a Europa con sus padres y su hermana en aquellos viajes largos que se hacían. Y el último día, un 25 de agosto, iban por la Gran Vía y vieron en una óptica, la óptica García, una banderita de Uruguay en la vidriera. Es que mi padre tenía el hobby de saber las fechas patrias de los países. Entraron y fue amor a primera vista. A la semana se vino para Montevideo a pedirle la mano de mi madre a mi abuelo. Nunca había salido de Madrid y se trajo todo. Estuvieron casados 60 años”.

MORENA. “No lo dudo, mi jugador preferido fue Fernando Morena. Disfruté mucho de verlo jugar, tuve esa suerte. Tengo bien grabadas muchas imágenes. Como la campaña por la vuelta de Fernando al club. Lo de ‘a Morena lo traemos todos’, aquello de sentirnos parte. El sentir la responsabilidad de traerlo”, afirmó la Vicepresidenta, que años después le pidió un favor a su ídolo futbolístico.

“Cuando era directora del INAU, teníamos un hogar de varones, el hogar Salterain, donde Elbio, el director, era fanático de Peñarol y todos los chicos también. Recuerdo haber hablado con Morena porque íbamos a llevar a los chicos al estadio para que se pudieran sacar una foto con él. Aún tengo la foto en la tribuna América con Morena, la guardo con mucho cariño. Estaba también mi amigo del alma Fito Galli, que me había acompañado”, relató.

Años después sus hijos y sus sobrinos siguieron con el fanatismo familiar por Peñarol, pero su referente ya no era Morena sino Bengoechea. “Era una cuestión generacional, pero Peñarol siguió formando parte a través de sus liderazgos o de sus campeonatos de generaciones y generaciones de la familia. Peñarol siempre estuvo presente en la familia”.

LAS FIRMAS. García es socio de Nacional, como era su padre. “Mi viejo tenía una pierna más corta que le otra, entonces cuando Nacional era locatario íbamos a la América para que no tuviera que subir las escaleras. Como llegábamos tan temprano yo, que era un gurí, me iba con el recibo del club y en la parte de atrás le pedía la firma a los jugadores, a Cubilla, al ‘Peta’ Ubiña, a Manga. Se lo pedía todos los fines de semana. Me impresionaba Manga que ya tenía las manos deformadas, se ponía una venda y alineaba los dedos para poder pasar el guante”.

El Ministro no duda al elegir un jugador. “Era Artime, y todas las que me dejaban los reyes era siempre con el 10. Un 10 cosido con lana que se desteñía todo. Y partidos me quedó con dos: la final de 88 con el PSV en Tokio y el del gol del ‘Chino’ Recoba el 9 de noviembre del 2014”.

Los años pasaron, el niño creció pero nunca abandonó la pasión por el tricolor. “Ahora no por razones obvias, pero pudiendo voy todos los fines de semana a ver a Nacional. Es un paseo con mis hijos”.

FEMENINO. Generalmente, salvo en estas épocas de pandemia, obvio, Argimón va a la cancha a ver a Peñarol. “Siempre que puedo voy, pero ahora me he propuesto que cuando se pueda volver con normalidad quiero seguir bien de cerca al fútbol femenino de Peñarol. Fui al Parque Central a ver el clásico que ganó Peñarol, estoy convencida que hay que hacer una gran apuesta al fútbol femenino. Y además, Peñarol está consiguiendo muy buenos resultados Voy a ir a ver al femenino cuando el tiempo me lo permita”.

Con respecto al partido de esta tarde, Beatriz se afilia al viejo dicho de que ‘clásicos son clásicos’ y no importa como llegue cada uno. “Esa es una premisa, no importa como venga el equipo, los clásicos son partidos diferentes. Es otra motivación y se vive distinto dentro y fuera de la cancha. Este es un momento especial, ojalá sea una fiesta que cada uno de nosotros lo viva responsablemente en su casa, teniendo en cuenta los protocolos sanitarios. En estos tiempos hay que tratar de disfrutar de las cosas que nos hacen bien y el fútbol nos hace bien”, dijo la vice, que tiene la esperanza puesta en los jugadores jóvenes. “Me gusta y me divierte cuando se le da la posibilidad a los jóvenes. Cuando empiezan a probar gente joven. Veo lo mejor en la camada joven Creo que ahí esta la respuesta de Peñarol”.

Para el Ministro es muy importante respetar siempre al rival. Y asegura que no hay favoritos. “A mí el fútbol me gusta mucho y siempre le digo a mis hijos que hay que aprender a defender sus colores y a respetar los del otro. Jorobar y hacer bromas sobre fútbol está bueno, pero respetando los límites de la otra persona. En estos días previos todos embromamos con la clasificación a cuartos de final de la Libertadores, pero el clásico es otra cosa. Son 22 jugadores y un juez en el medio. No hay pronóstico. No hay que explicar nada de los clásicos, hay que jugarlos. Además, es mucho mejor venir de abajo en un clásico”, afirmó y rememoró las veces en que sufrió a Morena.

“Tengo 57 años y hace 52 que veo clásicos. Si habré visto cuando jugaba Morena yo sabía que arrancábamos un gol abajo. Se lo dije a Morena un día, cuando coincidí con él en un aniversario del colegio Maturana, le di la mano y dije lo que había sufrido con él. Toda mi niñez y adolescencia sabiendo que en los clásicos había un gol de Fernando siempre” , contó el hombre criado en Jacinto Vera.

Ayer la Vicepresidenta de la República no fue a votar en las elecciones del club de sus amores. Toda su familia es socia de Peñarol, pero ella se borró cuando hace un tiempo no podían votar las mujeres. “Pero volveré”, aseguró.

El mundo de la política no es diferente al resto de la sociedad, y el fútbol se vive intensamente. “En el parlamento el fútbol es una gran pasión, desde siempre. Somos muchos, y podés no saber algunas cosas de los demás, pero si hay algo que se sabe es de que cuadro es cada uno. Y pudimos desmitificar eso de que los blancos son todos de Nacional. Hay una cantidad que somos de Peñarol, casi que hay un bancada aurinegra dentro del Partido Nacional. Se vive el fútbol intensamente, se da bien lo que se da en la sociedad. La política y el fútbol son pasión y en el parlamento está todo exacerbado, explicó Argimón.

“Las bromas están siempre entre nosotros, el otro día en el Consejo de Ministros con el ‘Lito’ Alfie, gran manya, estuvo bravo antes del clásico”, coincidió García.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados