UEFA CHAMPIONS LEAGUE

Klopp reabrió “The Boot Room”: Liverpool campeón de la Champions

Orgullo de Anfield: el alemán, con su sello, le devolvió a Liverpool el éxito, que ya había alcanzado con grandes técnicos.

Jürgen Klopp al ganar la Champions League en Liverpool
Los alumnos mirando al maestro. Finalmente Klopp, en su tercera final de Champions League dirigida, levanta la deseada 'orejona'. Foto: AFP

Tres temporadas atrás, un 17 de octubre de 2015, Jürgen Klopp hacía su debut en el banco de Liverpool de visitante. El entrenador local le dio la bienvenida a la Premier League. Se trataba de Mauricio Pochettino, que se aprontaba para presenciar por primera vez el duelo entre Tottenham y Liverpool que ayer protagonizaron una apasionante final inglesa de la UEFA Champions League en la que los Reds ganaron 2-0 y se coronaron como el nuevo campeón del certamen.

Desde ese momento, Klopp fue adaptando al equipo a su medida. De los 18 jugadores -entre titulares y suplentes- de ese día solo James Milner y Divock Origi repitieron (cinco de ellos estaban lesionados). Distinto era lo de “Poch”, que ya por ese entonces contaba con ocho de sus actuales titulares.

Pero el alemán no es solo responsable de haber traído al club a Mané, Wijnaldum, Matip, Salah, Oxlade-Chamberlain, Robertson, Van Dijk, Alisson, Fabinho, Keita y Shaqiri, y de haber apostado por el joven Alexander Arnold, sino también por darle a esos talentosos, pero no estrellas, un estilo de juego definido y reflejo de la ideología del alemán.

“Si el Barcelona de los últimos cuatro años hubiera sido el primer equipo en ver jugar cuando tenía cuatro años, me hubiera dedicado a jugar al tenis. Lo siento, pero eso es no es suficiente para mí”, declaraba en 2013 Klopp cuando era entrenador del Borussia Dortmund.

“Es como la música de orquesta pero yo prefiero el ‘heavy metal’. Es fútbol de serenidad y yo quiero fútbol de lucha. Lo que llamamos en Alemania ‘fútbol inglés’”.

Jürgen Klopp al ganar la Champions League en Liverpool
Foto: AFP

Dos años después llegó a su ansiado “fútbol inglés”. Klopp logró un equipo con sello de autor, con un ritmo característico y sin contratar a una estrella mundial, todo a base de convencer al vestuario con su ideología. Uno de los aspectos fundamentales, tener un balance entre la teoría y la práctica; por un lado todo lo que refiere a estrategia, técnica y táctica con lo demás que requiere su cargo: gestión de vestuario (logró una conexión única), de la hinchada y redes sociales y, además, de la prensa.

Así explicó José Mourinho la remontada al Barcelona. “Esta remontada tiene un solo nombre: Jürgen. Yo creo que esto no es sobre táctica, no es sobre filosofía, esto es sobre corazón y alma, generó una fantástica empatía con este grupo de jugadores”.

Fabinho contó en entrevista con Esporte Interativo que tras perder 3-0 con el Barça en el Camp Nou, Klopp llegó al vestuario y los felicitó “porque jugamos muy bien e hicimos todo lo que practicamos durante la semana”. “El mejor mediapunta del mundo es la presión tras pérdida”, dijo a una audiencia de entrenadores y estudiantes universitarios. “El Barcelona dio un pase atrás y mis chicos saltaron como lobos a la presión. Fue un buen comienzo”, aseguró.

No es nada menos que un reflejo de cómo es Klopp. Del heavy metal que prefiere como música y estilo de juego a esa efusividad que hacer ganar el derby de Merseyside en tiempo de descuento y correr hasta el medio de la cancha para abrazarse con su arquero.

Klopp es, más allá de todo, el heredero de un linaje de entrenadores que marcaron los mejores años de Liverpool. Bill Shankly -a quien cualquiera que se acerque a Anfield lo ve en una estatua de tres metros- fundó hace 60 años lo que después se conocería como “The Boot Room” (el cuarto de los botines) que no era más que el lugar donde guardaban en Anfield el calzado de los jugadores. En ese lugar fue donde el mítico técnico “red” inició un rito: charlas informales con sus asistentes con alguna bebida de por medio, donde toda la estrategia del equipo sería pensada.

Jürgen Klopp al ganar la Champions League en Liverpool
Foto: AFP

En “The Boot Room” se juntaron, aparte de Shankly (lo ascendió a Primera y ganó nueve títulos), quienes posteriormente serían sus sucesores: Bob Paisley (20 títulos, incluidos tres Copa de Europa), Joe Fagan (tres títulos, una Copa de Europa), Roy Evans (un título). También es considerado parte, por ser heredero, Kenny Dalglish (diez títulos).

Desde la desaparición del cuarto de los botines y la salida de sus integrantes, Liverpool no había consolidado una era estable en la cual pelear títulos importantes sea recurrente. Klopp tomó a un Liverpool arañando puestos de Europa League, y le devolvió el sueño de la Premier y la hazaña de ser campeón de Europa ayer, tras vencer 2-0 a Tottenham.

final

Salah y Origi en un duelo especial

Mohamed Salah se tomó revancha de la final de 2018 y esta vez pudo levantar el trofeo. Cabe recordar que el egipcio debió salir en el primer tiempo de aquella definición luego de sufrir una lesión en su hombro tras una acción ante Sergio Ramos. El lamento para el egipcio fue completa esa vez ya que además de retirarse, los merengues se quedaron con el triunfo. En 2019 la historia cambió por completo. Salah llegaba muy bien físicamente y no sufrió ninguna lesión durante el encuentro. Anotó un gol y se sacó las ganas de levantar la Orejona. Para Divock Origi también fue un partido especial teniendo en cuenta que nadie se lo podía imaginar como el héroe de Liverpool en la Champions League. Luego de anotar dos goles ante Barcelona que le valieron parte de la clasificación a la final, también se dio el gusto de marcar en la gran definición ante los Spurs demostrando que no fue suerte y que si se trata de aprovechar las chances, ahí esta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)