copa libertadores

Un operativo de primer nivel

En el partido de Copa Libertadores entre Boca Juniors y Wanderers, los hinchas bohemios fueron en todo momento custodiados de muy buena forma por los policías argentinos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Boca

El jueves por la noche, Wanderers enfrentó a Boca Juniors en La Bombonera y cayó 2-1 en un partido que fue intenso y entretenido. En el encuentro, más de 500 hinchas bohemios cruzaron el charco para observar a su equipo en uno de los estadios más reconocidos que tiene el continente. Además, los fanáticos bohemios estuvieron acompañados por 100 hinchas de Estudiantes de Buenos Aires, equipo con el que los albinegros tiene una amistad histórica desde las raíces.

Tres horas antes del partido, muchos de esos hinchas de Wanderers se juntaron cerca del Obelisco para partir juntos a La Bombonera. A esa altura, ya el tráfico de la ciudad estaba muy trancado, es que además del trajín diario de la capital argentina, jugaba Boca y eso hizo que muchas calles estuvieran cortadas desde temprano y que los ómnibus estuvieron repletos de fanáticos xeneinzes.

Desde el punto de encuentro, los cuatro ómnibus que trasladaban a los hinchas de Wanderers fueron custodiados fuertemente por dos camiones de policías adelante, abriendo paso, y otros dos atrás del último bus. Además, varias motos con inspectores de tránsito fueron cortando las avenidas para que los ómnibus ni siquiera se detuvieran cuando los semáforos estuvieran en rojo. Fue así que los hinchas bohemios llegaron a La Bombonera sin problemas, más allá de algunos gritos, lógicos, de los fanáticos de Boca.

Ya en el entretiempo, la Policía que estaba en la tribuna de Wanderers —en una parte de la última bandeja de lo que sería la tribuna Ámsterdam en el Estadio Centenario, junto a la América— recibió la orden de que los hinchas visitantes saldrían primero, teniendo en cuenta que Boca estaba arriba en el marcador.

A la salida, el protocolo de seguridad fue tan ordenado como en la entrada. Por el mismo pasaje que se había colocado para la entrada de los hinchas visitantes, y a sólo dos cuadras del escenario, los cuatro ómnibus estaban ya prontos para partir, nuevamente custodiados por un centenar de efectivos policiales, ubicados a los costados, en la parte delantera y trasera de los buses. Por la demora en la salida, fue que los primeros hinchas de Boca pudieron alcanzar a los ómnibus de Wanderers cuando recién emprendieron la marcha y el impecable protocolo sólo se vio empañado por una pedrada que lanzó un hincha de Boca y que pegó —sin causar daños— al último ómnibus, en la parte inferior del mismo.

No tuvo tanta suerte el ómnibus de los jugadores bohemios, que recibió alguna pedrada más cuando partió rumbo al alojamiento.

Entre los hinchas destacados que estuvieron en La Bombonera cabe señalar la presencia, entre otros, del senador Pedro Bordaberry.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)