EUROPA LEAGUE

Once días no son nada

Diego Godín volvió a ser titular después de que perdió tres dientes e hizo dupla en la zaga con José María Giménez. Atlético Madrid derrotó a Copenhague 4-1.

Diego godín
Diego Godín en el partido de este jueves. FOTO: AFP. 

Atlético Madrid goleó al Copenhague por 4 a 1 y quedó cerca de sentenciar la eliminatoria de dieciseisavos de la Europa League, en un partido en el que fue muy superior, aunque tuvo que remontar un gol del conjunto local al cuarto de hora.

El partido marcó el regreso de Diego Godín, once días después de que sufrió el fuerte golpe que le sacó tres dientes en la disputa de la pelota con el arquero Neto del Valencia. El capitán de la selección uruguaya jugó los 90 minutos e hizo dupla en la zaga con José María Giménez, que también disputó todo el encuentro.

Tanto Simeone como sus jugadores habían recalcado que se tomaban muy en serio la Liga Europa, con la que se reencontraban cinco años después, y que estaba olvidada la decepcionante eliminación en Liga de Campeones. Y no dejaron dudas.

Salió mandón el Atlético, que en el primer cuarto de hora tuvo cuatro ocasiones claras para liquidar el trámite.

No habían pasado dos minutos cuando Olsen salvaba un mano a mano esquinado con Griezmann y Saúl mandaba alto luego un tiro junto al borde del área pequeña.

El Atlético, con seis novedades respecto al encuentro de Málaga —incluida la baja a última hora por gripe de Oblak—, presionaba, robaba y circulaba, evidenciando los problemas atrás del Copenhague.

De una pérdida de Kvist salió un pase atrás que Griezmann tocó con sutileza con la derecha, pero el disparo salió rozando el palo. Y, poco después, tras un resbalón del central Lüftner, el francés se quedó solo, pero Olsen aguantó muy bien y despejó su flojo tiro.

El Copenhague apenas había olido la pelota, pero en su mejor y casi única jugada hasta entonces, Ankersen lanzó dentro del área y su disparo lo desvió de tacón con mucha clase Fischer.

El Atlético no se inmutó, siguió a lo suyo y empató pronto de jugada tras un córner. Griezmann se dejó caer a una esquina del área y sacó un centro medido que Saúl, de cabeza, mandó a la red.

El equipo de Simeone levantó un poco el pie y el partido se igualó a la media hora, aunque el peligro seguía siendo rojiblanco. A una gran combinación entre Lucas y Griezmann siguió un gran pase atrás del lateral que Gameiro culminó en el área pequeña.

Gameiro pudo cerrar el partido antes del descanso, pero se entretuvo en una contra clara. Antes, Moyá había detenido sin apuros un tiro centrado de Sotiriou, el segundo entre los tres palos del Copenhague en la primera parte.

El partido bajó de revoluciones en la segunda parte, aunque tuvo un inicio similar, con el Atlético avisando en los primeros minutos con dos tiros de Correa y Griezmann, mientras la nieve arreciaba sobre el estadio Parken.

El Atlético seguía llegando, pero menos, y amenazaba con dos disparos alejados de Gameiro y Carrasco.

El Copenhague dio un paso adelante, sobre todo con la entrada en punta del paraguayo Santander, desplazando al interior a Fischer, de lejos el hombre más peligroso del equipo danés. Simeone respondió metiendo a Vitolo y dejando solo en punta a Griezmann.

Carrasco firmó entonces un buen pase para dejar solo a Griezmann, que esta vez no perdonó y definió de forma delicada ante la media salida de Olsen.

El Copenhague se la jugó con tres delanteros, pero fue el equipo español el que volvió a marcar en una jugada de Vitolo, que cerró una actuación notable de un equipo que suma cuatro triunfos seguidos y deja sentenciado el pase a octavos de un torneo que ya ganó en 2010 y 2012 y para el que hoy reafirmó su candidatura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)