NACIONAL

Oliva, la apuesta del “Cacique”: un gran acierto

El juvenil de 21 años se ganó un lugar en el equipo de Nacional: marca, pasa y juega.

Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

En el partido de ida frente a Chapecoense en Brasil, Alexander Medina sorprendió con la inclusión de Christian Oliva en la mitad de la cancha.

El “Cacique” dejó en el banco a Luis Aguiar y al “Tata” Álvaro González y se la jugó por el “Totó”, a quien ya había dirigido en la Tercera División de los tricolores.

Y el pibe respondió. No le pesó la camiseta, ni el partido ni mucho menos el momento de un equipo que debutó en la Copa Libertadores de América luego de perder dos clásicos en el inicio del 2018.

Despliegue, clase, movilidad, garra y mucho afán de protagonismo en la mitad de la cancha dejaron en claro que Oliva estaba para darle una mano al equipo.

En Chapecó, el juvenil comenzó a mostrar sus cualidades en el doble cinco junto a Santiago Romero y el miércoles por la noche en Montevideo, se comió la cancha.

Cubrió los espacios, fue y vino, jugó, marcó, pasó bien la pelota y hasta se animó a utilizar uno de sus fuertes a la hora de atacar: el remate de media distancia.

Se robó la mayoría de los aplausos que bajaron desde las tribunas del Gran Parque Central y le terminó dando la derecha al “Cacique” con lo mostrado en la cancha.

Oliva fue la figura de un Nacional que el miércoles funcionó como equipo, que tuvo sintonía entre todas sus líneas y si hay algo a mejorar es el puntillazo final ya que los delanteros no consiguieron anotar en la serie de ida y vuelta por la segunda fase de la Copa Libertadores.

Pero el juvenil no estuvo solo a la hora de resaltar los puntos altos de los tricolores. Medina encontró solidez defensiva pese a la gran baja del capitán Diego Polenta y el arco está en cero en el certamen continental.

Esteban Conde respondió cuando fue exigido, la zaga central con Guzmán Corujo y Diego Arismendi, quien fue el capitán, tuvo un notable rendimiento y en la mitad de la cancha, Oliva se repartió el doble cinco con el “Colo” Romero, factor clave tanto en el juego como en el marcador ya que anotó los únicos dos goles de la serie.

En ataque, Tabaré Viudez es el más regular con un despliegue enorme, físico y futbolístico pero en el debe está la falta de gol de los delanteros.

Así y todo, Nacional sigue creciendo en el funcionamiento colectivo y el “Cacique” puede dormir tranquilo porque los resultados están llegando.

EL ARCO:
Como de costumbre, Conde respondió notable
Foto: Gerardo Pérez

Chapecoense no fue un aluvión ofensivamente, pero en las pocas oportunidades que tuvo sobre el arco de Nacional, Esteban Conde respondió de muy buena manera demostrando que es el dueño del arco tricolor siendo pieza clave en la columna vertebral del equipo de Alexander Medina.

DEFENSA:
Arismendi, el capitán que se bancó todo
Foto: Gerardo Pérez

Una de las grandes preocupación del “Cacique” en el inicio de la pretemporada era suplir la ausencia de Diego Polenta, el capitán de Nacional que aún debe cumplir un partido más de suspensión a nivel internacional, pero Diego Arismendi pasó a la zaga, se puso la cinta y fue pieza fundamental en el equipo.

MEDIOCAMPO:
El "Colo" y Oliva, una dupla que creció
Foto: Gerardo Pérez

Alexander Medina hizo una apuesta con nombre y apellido: Christian Oliva. El juvenil de 21 años jugó los dos partidos de Copa Libertadores demostrando un gran potencial y junto a él en el doble cinco se sumó Santiago Romero, jugador clave y autor de los dos goles para ganar la serie ante Chapecoense.

ATAQUE:
Viudez está encendido y suma sacrificio al potencial
Foto: Gerardo Pérez

La versión 2018 de Tabaré Viudez viene viento en popa. El atacante tricolor ha sido uno de los más regulares en todo lo que va del año (clásicos incluidos) y eso es fundamental para Nacional. Está encendido y contagia con su fútbol, pero además, hace un gran desgaste en la presión alta del equipo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º