CLÁSICO

La Olímpica estará vacía y sin hinchas

El fútbol espera que el Dr. Tabaré Vázquez ordene al Ministerio del Interior que ingresen policías a la tribuna.

Dirigentes del fútbol uruguayo esperan un gesto del presidente de la República, Tabaré Vázquez y que éste ordene al Ministerio del Interior que los policías ingresen a la Tribuna Olímpica del Estadio Centenario durante el encuentro entre Peñarol y Nacional. De esta forma, se podría armar "un pulmón", apoyado por una treintena de policías, que separaría a ambas hinchadas durante el partido clásico. En caso de que el presidente Vázquez no adopte ninguna decisión, el clásico se jugará de una manera inédita: sin parciales en la Tribuna Olímpica.

Días atrás, se analizó la posibilidad de que guardias privados brindaran seguridad en la Tribuna Olímpica. Sin embargo, las directivas de Nacional y Peñarol se opusieron. Por ello, la seguridad del clásico estará a cargo de la empresa de seguridad Keeper, contratada por la Asociación Uruguaya de Fútbol. Habrá 65 guardias privados en el estadio durante el clásico.

En la reunión de la Comisión de Seguridad de ayer, realizada en la sede de la AUF, funcionarios del Ministerio del Interior trasmitieron que la Policía no ingresará más a las tribunas porque el clásico es un evento organizado por un privado. En la reunión no participó ningún jerarca político de dicha cartera.

La opinión de los clubes es totalmente opuesta. En caso de que ocurra un robo o un incidente grave faltando minutos para terminar el encuentro, ¿quién será el responsable?, se preguntan. "Nosotros no seremos responsables de lo que pueda pasar en una tribuna durante el partido", indicaron dirigentes de fútbol en la reunión.

El operativo

Los jerarcas policiales señalaron ayer en la Comisión de Seguridad que, en el operativo para el clásico, se desplegarán 1.000 policías en el Área Metropolitana para realizar controles de hinchadas antes y después del partido. También habrá "piquetes" de la Policía Caminera y la Guardia Republicana en puntos considerados "calientes" donde se juntan o se cruzan las distintas hinchadas.

Fuentes de la Asociación Uruguaya de Fútbol señalaron a El País que sí habrá policías en la cancha para brindar seguridad a los árbitros. Otros efectivos se encargarán de la custodia del personal de recaudación. En las afueras del estadio, se instalarán una "serie de controles" que harán cacheos a parciales antes de que se acerquen a las puertas de entrada.

La intención de la Policía es evitar las avalanchas ocurridas a menudo minutos antes del inicio del encuentro, lo cual afecta los cacheos con paletas electrónicas realizados por guardias privados.

En las puertas del Estadio Centenario, se dispondrá un doble control: guardias de la empresa Keeper y policías.

A las 10 de la mañana del día del partido, efectivos policiales apoyados por perros y sistemas electrónicos harán un registro total del estadio. Posteriormente, la Guardia Republicana cubrirá todos los accesos del Centenario y revisará a toda persona que ingrese al mismo. A diferencia de lo ocurrido en otros clásicos, los barrabravas no podrán circular libremente por debajo de la Tribuna Amsterdam. El operativo policial incluye un control debajo de dichas gradas, con el apoyo de personal de la empresa de seguridad Keeper. Es decir, nadie podrá pasar por debajo de la tribuna.

Otro detalle del operativo de seguridad es que habrá un "pulmón" enorme afuera de la Tribuna Olímpica. Su objetivo es evitar que ambas hinchadas tengan contacto visual

En caso de que haya entradas remanentes, se instalarán dos puestos de ventas: uno funcionará en el Parque Central (entradas para hinchas tricolores) y otro en el Velódromo (para parciales aurinegros).

Errónea.

El vicepresidente de la Comisión de Seguridad de la AUF, Edgar Ten-Hoever dijo, en rueda de prensa, que el presidente de la Asociación, Wilmar Valdez, había solicitado el miércoles 16 al Ministerio del Interior que la Policía ingresara a las tribunas.

"Los clubes ya habían manifestado que la Olímpica no iba a ser compartida y que la tribuna estaría vacía cuando se jugara el clásico. Eso es lo que va a suceder el próximo domingo", afirmó Ten-Hoever.

El presidente de Nacional, José Luis Rodríguez ya había adelantado que no aceptaría que ambas hinchadas compartieran la Olímpica. Poco después, una decisión similar adoptó Peñarol.

Ten-Hoever recordó que en las últimas reuniones mantenidas entre el Ministerio del Interior y la AUF se analizó la seguridad de los partidos que restan del Campeonato Uruguayo Especial. "Pero en ningún momento el Ministerio del Interior se comprometió a ingresar a las tribunas ni en los partidos comunes ni en los clásicos. Teníamos la idea de que en esas reuniones en el Ministerio se había resuelto que en los partidos clásicos los policías ingresarían a las tribunas. Pero esa fue una información errónea nuestra", dijo el dirigente de la Asociación.

Ten-Hoever expresó que este clásico será diferente. "En la reunión estuvimos hablando sobre la seguridad en las tribunas Colombes, América y Amsterdam. No habrá plateas habilitadas. Sí se refuerza de una manera importante la Policía en la parte externa del Centenario", dijo.

Unanimidad.

En rueda de prensa, el dirigente de Peñarol, Jorge Barrera recordó ayer que el Consejo Directivo aurinegro resolvió, por unanimidad, que el clásico se jugara con la Tribuna Olímpica inhabilitada en caso de que la Policía no ingresara a la misma.

"También hemos rechazado una sugerencia (del Ministerio del Interior) de que solamente dirigentes entren a la Tribuna Olímpica. Pensamos que si no puede entrar la gente tampoco los dirigentes. Somos expresiones de la gente", advirtió. Agregó que si los hinchas de Peñarol o Nacional no pueden ingresar a la Olímpica, "no nos parece un buen mensaje" que lo hagan los dirigentes de los clubes.

Dijo que a Peñarol le importa la seguridad de los aficionados al fútbol y que éstos disfruten de una fiesta. "Pero no están dadas las condiciones si la Policía no ingresa a la Olímpica", insistió.

"Los grandes estamos juntos."

"Eso ya lo teniamos resuelto. Los grandes estamos juntos. Sin policías, no hay Olímpica", dijo José Luis Rodríguez, presidente de Nacional.

"Es un pésimo mensaje".

"Es un pésimo mensaje que no se habilite la Olímpica. Celebro que los dos presidentes estén de acuerdo". Ignacio Ruglio, directivo de Peñarol.

"Teníamos una idea errónea".

"Teníamos la idea errónea de que en los partidos clásicos los policías ingresarían a las tribunas del Centenario". Edgar Ten-Hoever, directivo de AUF.

"Sin plateas ni preliminar."

"Ya no se puede más... sin plateas América ni Olímpica y sin preliminar. ¿Qué queda?", se preguntó Fernando Errico, dirigente aurinegro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados