AURINEGROS

Y ahora ojo con Peñarol, que reaccionó en el momento justo: el cierre de la temporada

Por primera vez en lo que va de 2021 y desde la asunción de Mauricio Larriera, el carbonero ganó dos partidos seguidos y alcanzó una buena cantidad de partidos sin derrotas.

Peñarol
El grito de Juan Acosta luego del gol de Terans. Foto: Leonardo Mainé

Peñarol no brilla, pero sí ilusiona. Y no solo porque ha hilvanado una serie de resultados positivos que le han permitido quedar segundo tanto en el Clausura como en la Anual, sino porque de a poco el fútbol que pregona el entrenador Mauricio Larriera comienza a aparecer.

Lo primero es la regularidad en los resultados. De los últimos 15 partidos que disputó el aurinegro solo perdió uno y fue el 27 de enero ante Defensor Sporting en el Campeón del Siglo. Desde entonces Peñarol lleva 10 encuentros sin conocer la derrota y, lo más importante, justo en el cierre de la temporada —el momento más caliente del año— ganó por primera vez dos partidos seguidos bajo la batuta de Larriera, quien asumió a inicios de este 2021.

La racha de peñarol

Los 10 partidos que lleva sin perder

- 31 de enero: Danubio 0-Peñarol 1
- 3 de febrero: Peñarol 0-Nacional 0
- 6 de febrero: Boston River 1-Peñarol 2
- 11 de febrero: Peñarol 1-Deportivo Maldonado 1
- 14 de febrero: Rentistas 0-Peñarol 1
- 17 de febrero: Cerro Largo 1-Peñarol 1
- 20 de febrero: Wanderers 0-Peñarol 1
- 26 de febrero: Liverpool 1-Peñarol 1
- 6 de marzo: Peñarol 2-River Plate 0
- 14 de marzo: MC Torque 1-Peñarol 2

¿Por qué ilusiona Peñarol? Porque demostró que está entero. El carácter que tuvo para dar vuelta el marcador y ganarle a Montevideo City Torque por 2-1 fue un adosado a lo que ya venía mostrando en juegos anteriores en cuanto a la mejoría futbolistica.

El problema que ha tenido hasta ahora Larriera es que no ha podido consolidar una oncena por diferentes motivos. Por ejemplo: Walter Gargano jugó un gran partido ante Wanderers, pero no pudo jugar el siguiente por acumulación de amarillas. El domingo a la noche realizó otra gran demostración (especialmente en el segundo tiempo), pero no tuvo a su lado a Jesús Trindade por una dolencia muscular.

Algo parecido ocurrió en la banda derecha, donde el técnico acertó al pasar a Giovanni González a la zona de volantes para darle cabida a Juan Acosta en el lateral, logrando un muy buen circuito futbolístico. Pero ante MC Torque faltó Gio por sanción.

Facundo Torres
Facundo Torres avanza ante la marca de Andrew Teuten. Foto: Leonardo Mainé

Otro acierto de Larriera fue consolidar en ofensiva a Agustín Álvarez Martínez como centrodelantero. Le dio minutos primero y confianza luego, al punto que el autor del tanto de la victoria ante MC Torque convirtió siete de sus ocho goles en Primera bajo la conducción del actual técnico mirasol.

Y todo esto en definitiva corrobora algo que todo el mundo sabe, pero que no todo el mundo aplica por la urgencia de resultados: hay que darle tiempo a los profesionales para que trabajen y desarrollen su idea. Diego Forlán, por ejemplo, no lo tuvo o —mejor dicho— no se lo dieron.

Agustín Álvarez Martínez
Agustín Álvarez Martínez. Foto: Leonardo Mainé

Peñarol no es una máquina futbolística, pero con el paso de los partidos comienza a mostrar una idea que siempre fue interesante (movilidad, dinámica, velocidad con y sin pelota, jugar a un toque, ataque por las bandas) pero que costó desarrollar.

El reto para Larriera y sus futbolistas es que esos minutos sean cada vez más. El domingo no fueron los primeros 45', sino los segundos. Difícilmente a Peñarol le alcance para cerrar la temporada definiendo el título, pero cuidado, porque el gigante dormido despertó en el momento justo: el cierre del campeonato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados