AUF

El ojo de Conmebol es clave: el sillón espera

Podrían esperar resultado del test de idoneidad para votar.

Fotos: Archivo El País
Fotos: Archivo El País

Es sensato, muy sensato lo que planteó Jorge Barrera”, dijo a Ovación un importante directivo del fútbol uruguayo al considerar que lo mejor que podría pasar es que no haya elección de nuevas autoridades hasta tanto no se sepa si los actuales candidatos al sillón presidencial superan el test de idoneidad que la Comisión de Gobernanza realiza para que los presidentes de las asociaciones y federaciones miembro de la Conmebol puedan actuar como dirigentes internacionales.

El presidente de Peñarol fue bien directo y preciso, dejando en claro que llegó el momento de que “de la crisis solamente se sale aprovechando las oportunidades para mejorar”.

De acuerdo con lo que indicó Barrera a Ovación, el fútbol uruguayo no se puede permitir “tener un presidente que no apruebe el examen de idoneidad y ni siquiera debería, dadas las circunstancias actuales, ser elegido a la espera de lo que diga ese test”.

Para Barrera el primer paso debe ser el de “llevar adelante una elección donde no haya ninguna duda y se cumpla con la reglamentación de la AUF y la internacional. El fútbol uruguayo tiene que generar certeza y es claro que ellas no se crean con el clima actual”.

Estos conceptos son los que Barrera defiende para sostener de manera contundente que el 21 de agosto lo que debe ocurrir en la AUF es que se levante el cuarto intermedio para cerrar esa asamblea que decidió postergar la elección, para fijar una nueva. La espera al mes de septiembre permitiría tener los resultados de los exámenes que aceptaron cumplir Arturo Del Campo y Eduardo Abulafia.

Esto, por otra parte, solamente podría llevarse a cabo si en el comienzo de esta semana no se producen alteraciones al panorama político.

Ayer, por ejemplo, algunos directivos manejaban la posibilidad de que tanto Del Campo como Abulafia desistan de su intención de convertirse en presidente de la AUF.

Si bien las situaciones de ambos son diferentes, hay varios clubes que entienden que las últimas horas se dieron hechos graves que desdibujaron la imagen de ambos dirigentes.

Lo principal es que en cuestión de horas se comprobó que ambos tuvieron contradicciones muy grandes. Por ejemplo, Del Campo dijo en principio que desconocía el tenor de los audios y después tuvo que admitir que fue él quien se los hizo escuchar al expresidente Wilmar Valdez. Abulafia, por su parte, primero negó tener inconvenientes económicos y 24 horas más tarde circularon infinidad de documentos que comprobaron sus embargos vigentes con el Estado, y los admitió en declaraciones al programa Tirando Paredes (1010 AM).

Este último aspecto no es para nada menor, sobre todo por el gran objetivo que persiguen aquellos clubes más complicados en materia económica.

Vale recordar, en tal sentido, que muchos equipos de Primera división estaban cuestionando de manera constante a Valdez por su falta de fuerza en el diálogo con el Gobierno para que el fútbol recibiera un trato especial, debido a su enorme colaboración con la sociedad.

En consecuencia, esos mismos dirigentes hoy se preguntan de qué manera podría negociar Abulafia con el Estado descuentos del IRPF o beneficios del BPS u otras ayudas estatales cuando él mismo tiene incumplimientos grandes con la DGI, del BPS y del Banco República.

El marco actual -en ese caso- es complicado, porque es muy difícil que se generen vínculos positivos. Entonces, la candidatura de Abulafia ya no solamente estaría jaqueada por el resultado de un análisis que hagan los miembros de la Comisión de Gobernanza.

Y este hecho es tan determinante. Como el que hoy condena el futuro de Del Campo en la dirigencia del fútbol.

Hay directivos que opinaron que al expresidente de Danubio ya no le quedan ni siquiera los cuatro votos con los que llegó el martes 31 de julio a la Asamblea. No son pocos los que creen que Del Campo sería el primero de los dos que se bajaría de las elecciones. Incluso se especulaba que lo hiciera en las próximas horas.

Sin Del Campo y sin Abulafia, de los siete u ocho clubes, que ya estarían dispuestos a respaldar con firmeza la candidatura de Ignacio Alonso a la presidencia de la AUF, se crecería en gran forma.

Nadie desconoce que una nueva asamblea permitiría agregar nuevos nombres a las elecciones, pero no parece que alguno de ellos hoy opaque a “Nacho” Alonso.

Eso sí, en principio a Alonso habría que convencerlo de que es el hombre indicado, porque hasta el momento no se ha mostrado afín a liderar el Ejecutivo. Con todo hay una buena señal, si revirtió la acción de bajarse de la AUF para sumarse al equipo que iba a formar Abulafia fue porque los clubes se lo pidieron.

Alonso hace el test

De acuerdo con lo que indicaron a Ovación fuentes de la AUF, Ignacio Alonso, fuerte candidato de los clubes en desarrollo, y Edgar Welker, actual presidente, están en camino de realizar los trámites para cumplir con las exigencias de FIFA. Esto significa que harán el “test de idoneidad” que, en caso de aprobarlo, les permitirá cumplir con funciones como dirigentes internacionales tanto en Conmebol como el FIFA. Tampoco puede desconocerse que, en el caso del primero de los neutrales mencionados, puede convertirse en el paso inicial del proceso de elección que varias instituciones quieren impulsar para llevar adelante recién en mes de septiembre. Si Alonso, como se espera, aprueba el examen atrapará mayor cantidad de adhesiones.

Atención: Van a juntar firmas para que Eduardo Ache sea candidato en Nacional

Las modificaciones políticas que se están dando en las últimas horas podrían tener, también, una movida especial en filas de Nacional. De acuerdo con lo que supo Ovación, hay importantes socios tricolores que están dispuestos a comenzar a juntar firmas para que Eduardo Ache tome la decisión de presentarse como candidato a la presidencia del club en las elecciones de diciembre próximo.

La postura de estos socios comenzó a germinar cuando el nombre de Ache se manejó como posible integrante del Consejo Ejecutivo de la AUF. Un importante socio del club, que supo ser dirigente y de una corriente diferente a la de Ache, dijo: “Eduardo es el hombre que puede sacar a Nacional de esta crisis económica”.

Los contactos entre importantes personalidades ya comenzaron, al punto de estar dispuestos a convencer a Ache que más que impulsar la candidatura de José Decurnex lo que debe hacer es liderar otra vez la transformación de los tricolores y con el respaldo amplio de un grupo muy útil de dirigentes, incluso de algunos que en su momento no compartían sus sectores políticos. Lo que no podrá ser posible es la fórmula Ache-Alejandro Balbi, porque el representante que los tricolores quieren seguir teniendo dentro de la AUF es Balbi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)