peñarol

El oficialismo prepara su fórmula

Walter Pereyra sería el elegido como presidenciable, el dos Jorge Barrera y el tres Rodolfo Catino.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fórmula ganadora. Con Walter Pereyra, su futuro vice.

Juan Pedro Damiani sigue afirmando en sus círculos más íntimos que no tiene entre sus planes inmediatos volver a ser candidato en las elecciones de Peñarol, lo que obliga al oficialismo empezar a trabajar para armar una nueva fórmula.

Y en eso están desde hace un buen tiempo, aunque siempre se procure bajarle la intensidad al tema político porque nadie quiere afectar la actual vida deportiva del club.

Lo que está claro es que están obligados a encontrar una alternativa potente, que sea capaz de vencer ante la oposición que presentarán Ignacio Ruglio con Sentimiento 1891 y Marcelo Areco con el Movimiento 2809, en principio los rivales políticos más fuertes que tienen por delante los actuales integrantes del oficialismo.

Aunque algunos creen que Damiani terminará modificando su postura, porque todavía mucha agua va a correr bajo el puente, los más cercanos al presidente establecen que el cansancio acumulado al cabo de un extenso período en el mundo Peñarol, la alta exposición a la que se ha visto expuesto por cumplir esa función y la recomendación familiar de tomar distancia por un tiempo son algunos de los argumentos que sustentarán la determinación de poner un alto en el camino.

Ahora bien, sin Damiani en la lista cuál es la fórmula que ayude a lograr el éxito en las elecciones. Por ahora el nombre que aparece en todas las opciones es el de Walter Pereyra, y siempre lo hace en el primer lugar. El reconocido éxito del actual vicepresidente en las negociaciones emprendidas con los fichajes de jugadores, muchos de los cuales fueron pugnados con Nacional, así como su capacidad de liderazgo en la dirección general del Hospital Británico lo catapultan a la condición de presidenciable de peso.

Para sostener a Pereyra, se evalúa, preferentemente, rodearlo con Jorge Barrera, uno de los directivos más hábil en las oratorias, inteligente en los debates y muy capaz en las defensas legales del club. El tercer lugar, en principio, lo llevaría Rodolfo Catino. Es notoria la capacidad que ha tenido en el manejo de todas las funciones que el club le fue concediendo y, sobre todo, en el radical cambio que tuvieron las divisiones formativas de Peñarol.

Catino fue, por otra parte, el hombre que eligió Damiani para negociar con Barcelona el acuerdo con La Masía, lo que avala su ascenso político. Obviamente ganado por ser muy ejecutivo.

No es descabellado pensar, además, que el ingeniero Alejandro Ruibal también tenga un lugar importante en la lista. De la misma manera que se ve con buenos ojos que Juan Salgado, presidente de la empresa Cutcsa y asesor del presidente Tabaré Vázquez, aparezca en una posición de privilegio si alguno de los candidatos que se manejan para los primeros lugares no están en condiciones de quedarse en la institución.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)