COPA LIBERTADORES

Obsesión: ganar... y gustar

Peñarol recibe a Atlético Tucumán con la necesidad de sumar de a tres para no comprometer la clasificación.

Foto: Nicolás Pereyra.
Foto: Nicolás Pereyra.

Mejor momento que este para dar una prueba de carácter, imposible. Después de los dos cachetazos a nivel local ante Danubio y Torque, que lo privaron en dos oportunidades de quedarse con la punta del Apertura, el aurinegro tiene esta noche su revancha a nivel internacional. Con la obligación de ganar para no comprometer la clasificación recibirá a Atlético Tucumán.

El plantel ya hizo una autocrítica luego de los flojos rendimientos y quedó establecido el compromiso de todos para revertir esta situación. Los jugadores son conscientes que aún dependen de sí mismos en ambas competiciones y ahí radica lo importante.

Leonardo Ramos mete mano en el equipo con el objetivo de desactivar los cortocircuitos que se generaron tras la baja de Walter Gargano por la lesión en su rodilla. El aurinegro necesita cuanto antes volver a consolidar un 11 que se recite de memoria.

Hoy recibirá a un equipo que, a diferencia del mirasol, viene en levantada (en los últimos dos partidos empató con Boca, un cotejo que se le escapó en la última pelota, y superó a Independiente), pero que hasta hace diez días no venía nada bien: tres derrotas, tres empates y apenas dos victorias en 2018.

Ricardo Zielinski tomará recaudos sabiendo que si bien Peñarol no llega en su mejor momento, posee un poderío ofensivo importante. Por ese motivo, cambiará de sistema táctico y pasará de jugar con un 4-3-3 a un 4-4-2.

Como habitualmente sucede con los equipos de “Leo” Ramos, y más hoy siendo local, Peñarol saldrá a tener la iniciativa del partido. Sin embargo, tampoco se puede esperar un elenco tucumano replegado atrás, ya que necesita llevarse algo de Uruguay luego de haber debutado con derrota en su casa ante Libertad de Paraguay. El aurinegro también arrancó con el pie izquierdo, pero en la altura La Paz, el partido presumiblemente “perdible” del grupo.

La obsesión por ser nuevamente protagonista del certamen continental se hará sentir en el CDS con el calor del público aunque hoy también la obsesión pasa por volver a ganar y, si se puede, jugar bien para recuperar la confianza.

El rival llega “agrandado”

El último año y medio le dio muchas alegrías a los hinchas de Atlético Tucumán. El año pasado, por ejemplo, en fase previa de la Copa Libertadores, eliminó a El Nacional en Quito y a Junior de Barranquilla en su primera experiencia internacional. Luego, en la fase de grupos, dejó afuera al propio Peñarol y se ganó una plaza para la Copa Sudamericana. El año pasado también, en otro hecho histórico para el club, alcanzó la final de la Copa Argentina que luego perdió a manos de River Plate. Este año, si bien marcha en mitad de tabla, ya cumplió el objetivo de salvarse del descenso y pelea ahora por acceder a un cupo para las copas. El “Decano”, como lo reconocen en su provincia, se acostumbró a jugar partidos importantes y también a sacar buenos resultados. Esta temporada, de hecho, se la hizo muy complicada a los cinco equipos denominados grandes. Cosechó un empate y una derrota contra River. Dos igualdades ante Boca. Ante Racing, ganó en Tucumán, pero perdió en Avellaneda. A Independiente le ganó tanto en casa como de visitante. Contra San Lorenzo fue el único que no pudo sumar.

La ficha

Peñarol - Atlético Tucumán

Copa Libertadores - Grupo C

Hora: 19.15.

Estadio: Campeón del Siglo.

Árbitro: Wilton Sampaio (Brasil). Asistentes: Rodrigo Correa y Bruno Pires. Cuarto árbitro: Dewson Freitas.

Peñarol: K. Dawson; G. Varela, F. Formiliano, R. Arias, R. Rojo; M. Corujo, G. Pereira, C. Rodríguez, A. Canobbio; M. Rodríguez y G. Fernández o C. Palacios. DT: L. Ramos.

Atlético Tucumán: A. Batalla; C. Villagra, R. García, M. Osores, G. Risso; G. Acosta, N. Leyes, R. Aliendro, G. Núñez; L. Rodríguez y J. Toledo o L. Díaz. DT: R. Zielinski.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)