Nacional

La obra de la discordia

Los socios exigen más información sobre el Parque Central, y la tendrán.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Visita. Los dirigentes Mario Menéndez y Claudio Puig al frente de la recorrida por el Gran Parque Central, meses atrás. Foto: Archivo El País

El próximo jueves 29 de octubre, desde la hora 19:00, se llevará a cabo en la cancha de básquetbol de Nacional una asamblea de socios extraordinaria de los albos ya que un grupo de asociados, reunidos bajo el lema "Por un GPC para todos", juntó las firmas necesarias para llevar adelante dicho acontecimiento con el propósito de discutir y reconsiderar varios puntos del actual proyecto de obra del Gran Parque Central.

Según lo expuesto por el grupo de socios, los temas a tratar en la asamblea son tres: 1) consultar a la Comisión de Estatutos y a la Comisión Fiscal sobre hechos irregulares ocurridos en la asamblea general extraordinaria del 10 de febrero. 2) consultar sobre la potestad de la Comisión Directiva en avanzar en el endeudamiento de Nacional sin autorización expresa de la asamblea, y 3) solicitar ampliación de los estudios de viabilidad económica del anteproyecto presentado y que dicho proyecto sea sometido en su totalidad a un análisis de factibilidad por una empresa consultora externa.

Impulsores.

Nicolás Caputi, de 28 años, con tres de antigüedad como socio de Nacional, radicado en Maldonado e integrante del grupo "Por un GPC para todos" fue uno de los cuatro hinchas que impulsaron la iniciativa. "Es una movida auténtica y espontánea del socio que quiere sacarse dudas", dijo Caputi, quien agregó que "teníamos que juntar un 3% de los socios activos y se juntaron cerca de 700 firmas. Hubo gente que no tenía la antigüedad necesaria pero que quiso apoyar y se juntaron 1.000 firmas más".

Caputi se refirió al porqué de la iniciativa para llevar adelante una nueva asamblea (recordar que en febrero ya se realizó una asamblea de socios en la que se aprobó el proyecto del GPC): "Todos los socios tienen distintos cuestionamientos. A algunos no les gusta el diseño, a otros por un tema económico ya que no quieren que el club se endeude y otros que firmaron por un tema de impacto social que genera hacer un estadio vip; un socio que no tiene tantos recursos no sé si se puede identificar con un estadio que no representa el sentimiento de Nacional, que tiene hinchas de todas las clases sociales".

El hincha albo concluyó que "este proyecto dividió al club. Una de las cosas que nos molestó es que firmaron un contrato con la empresa constructora cuando sabían que nosotros estábamos llegando a las firmas. Pasaron por arriba el petitorio de los socios".

La voz oficial.

Pablo Martínez, integrante de la Comisión de Patrimonio y Obras de Nacional, dio su punto de vista.

"Nosotros pensamos que la asamblea es una oportunidad muy importante para poder aclararle a aquellos socios que tienen alguna duda acerca de aspectos del proyecto, las cuales ya habían sido debidamente comunicados", dijo.

"El proyecto está aprobado y esta asamblea no pide parar con el proyecto, pide que se aumente la información que se da del mismo. De más está decir que con los asociados que convocan esta asamblea nos hemos reunidos más de una decena de veces", agregó.

Martínez fue aún más lejos en su concepto: "Ellos pretenden que se pare la obra pero juntaron firmas para otra cosa. La razón de fondo es que ellos no comparten el diseño del proyecto; no quieren los palcos en las cabeceras, quieren más tribuna y menos palcos, pero tampoco quieren endeudarse, entonces entramos en una paradoja. A mí tampoco me gustan tantos palcos, pero hay que elegir. Peñarol hizo un estadio con mucha deuda y pocos palcos. ¿Qué hicimos nosotros? Para no endeudarnos pusimos muchos palcos y poca deuda, más bien nada de deuda. Ellos están asustando con el endeudamiento al asociado, cuando justamente el proyecto lo que predica es no endeudar al club".

Por último, Martínez sostuvo que "el proyecto es autofinanciado y todo lo que se comprometió se va a ejecutar. Con los palcos que ya se vendieron tenemos US$ 11 millones en caja, cuando la primera etapa nos cuesta US$ 17,18 millones. Quedan aún por vender palcos por US$ 6,7 millones, que se van a ir vendiendo cuando la gente vea que es realidad".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)