TORNEO APERTURA 2020

Un objetivo de la mitad de la cancha de Peñarol para el clásico: destruir y construir 

El medio campo es una zona clave en el equipo de Diego Forlán con dos roles definidos que deberá saber cumplir en el clásico frente a Nacional.

Jesús Trindade y Matías De los Santos. Foto: Francisco Flores.
Jesús Trindade y Matías De los Santos. Foto: Francisco Flores.

Ganar es lo más importante para Peñarol. No hay otra lectura. Pero para eso, hay formas de conseguirlo y Diego Forlán debe empezar a dejar plasmada su idea en un partido clave.

El clásico frente a Nacional le dirá al equipo dónde está parado y qué armas tiene como para seguir el camino que pretende el entrenador.

Pero no hay espacio para errores ni fallas. Hay presión y es la de ganar ese partido que todos quieren jugar.

En tal sentido, la mitad de la cancha será una zona clave para el aurinegro y por lo visto en los primeros cinco partidos oficiales que jugó al mando de “Cachavacha”, hay una clara intención de trasladar la pelota con intensidad y generar opciones en el ataque.

LA FIGURA
Krisztián Vadócz. Foto: Francisco Flores.
Krisztián Vadócz
Edad:35 años.
Posición: Volante central.
Apunte:Sólido en la marca, apuesta al desdoble ofensivo.

El húngaro se afianzó en la mitad de la cancha de Peñarol y a la faceta defensiva con marca y orden, le quiere sumar su aporte en la ofensiva sumándose a los ataques del equipo.

Con un doble cinco que por lo mostrado en los amistosos de preparación todo indica que será integrado por Krisztián Vadócz y Jesús Trindade, la idea de colocar dos volantes por afuera, dependiendo los nombres, le puede permitir a Forlán cambiar su sistema en pleno partido.

Es que a Facundo Pellistri no lo mueve nadie del equipo por la derecha y por la izquierda, todo hace indicar que el titular será Matías De los Santos, un jugador que bien puede sumarse a la mitad de la cancha en un 1-4-3-3 junto a Trindade y Vadócz en el caso de que el técnico decida soltar o adelantar a Pellistri como extremo.

Lo cierto es que con Vadócz como volante central teniendo a un lado a Trindade y a otro a De los Santos, Peñarol gana solidez con el húngaro que desde que debutó frente a Cerro el 15 de febrero no salió más del equipo aportando buen juego pero, sobre todo, orden en una mitad de la cancha en la que la pelota pasará mucho el domingo.

Pero a esa solidez defensiva, el desafío para este Peñarol de Diego Forlán es el desdoble de los volantes a la ofensiva generando fútbol para que los atacantes puedan tener sus chances ante el arco rival.

AL DETALLE

Calificación a tener en cuenta

7
Grado de peligro

​La mitad de la cancha de Peñarol tiene jugadores de buen pie que saben cómo actuar con la pelota, pero por lo mostrado en los cinco primeros partidos oficiales, falta generación de fútbol para abastecer a los delanteros y ese será el gran desafío clásico.

6
Grado de debilidad

No ha sido a lo largo de los partidos oficiales una zona vulnerada por los rivales. El medio campo de Peñarol tiene jugadores firmes que no suelen dejar espacios para la generación de juego de los rivales y esa ha sido una de las grandes virtudes de los volantes.

​8
Grado de exigencia

​El equipo sabe que debe mejorar y en un partido como el del domingo no hay lugar a las especulaciones ni errores. En una zona clave, las fallas pueden costar muy caro y la tabla de posiciones juega su papel: Peñarol debe salir a ganar para no perder pisada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados