TORQUE

El objetivo es la alta competencia

Torque forma parte desde este año de la escudería mundial del City Football Group.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Torque 2017. Una de las formaciones del club en el certamen de Segunda División. Los objetivos son ambiciosos. En la otra página aparece Luis Bruno, su director general.

Torque, que desde este año forma parte de la escudería del City Football Group —holding con base en Emiratos Árabes, propietario del Manchester City y el New York City entre otros—, aspira a convertirse en un equipo de "alta competencia", con participación en las copas internacionales y formación permanente de juveniles, afirmó Luis Bruno, director general de la sociedad anónima deportiva Torque.

El caso del club más nuevo de la vieja "B" (fue fundado en 2007) es la demostración más reciente de cómo se ha globalizado el fútbol. Justamente, Bruno participó esta semana en Manchester, y por primera vez, de una de las reuniones semestrales de los clubes que forman el grupo, que abarcan varios continentes, entre clubes que son de su propiedad y los que mantienen algún tipo de asociación.

El acuerdo fue el resultado final de dos años de gestiones, nacidas del interés de un fondo de inversiones europeo, especializado en entretenimiento, que quería entrar en el fútbol y para ello decidió empezar por América del Sur. A mediados de 2015 el fondo se contactó con Bruno debido a su experiencia como dirigente en Nacional.

Originalmente se pensó en un club del interior: pudo ser Wanderers de Santa Lucía, Lobos de Punta del Este o un club de Minas con el cual no llegó a conversarse. Sin embargo, los inversores consideraron insuficientes las facilidades por parte de la AUF para una institución del interior, por lo que la búsqueda se orientó a Montevideo. Se habló con varios clubes, incluso de primera división, pero se llegó a la conclusión de que era preferible un equipo del ascenso antes que uno de primera en riesgo de bajar.

Además de las características deportivas, con un plan estratégico para el club, se trabajó detalladamente en los aspectos jurídicos con importantes estudios locales e internacionales, entre ellos el estudio González Mullin, Kasprzky & Asociados, especializado en temas deportivos.

El club elegido fue finalmente Torque, el más nuevo entre los que compiten actualmente en la AUF, fundado en 2007 por la familia Aquino Reinoso, que por entonces pensaba en su regreso al país desde México, donde vivían. Cuando las negociaciones estaban avanzadas, el City Football Group manifestó su interés por contar con un equipo en América del Sur. Entonces, el City llegó a un entendimiento con el fondo e ingresó en su lugar. A fines de 2016 concretó el acuerdo de asociación con Torque. En abril pasado se anunció formalmente y este año compite por primera vez bajo esta asociación.

"Hubo un análisis de varios países sudamericanos: Uruguay, Chile y Colombia. Y al final se eligió a Uruguay. Desde mi punto de vista, que un grupo de esta magnitud se haya fijado en el fútbol uruguayo habla bien de nuestro fútbol, aunque los uruguayos seamos reacios e incrédulos en estos temas. En todo el proceso se desarrolló con participación de estudios jurídicos importantes y de gran prestigio", comentó Bruno.

El Club Atlético Torque sigue siendo una sociedad civil, pero la actividad futbolística la maneja una sociedad anónima deportiva, que asume la responsabilidad económica, financiera, deportiva y social.

"No es un gerenciamiento deportivo. Es un acuerdo a largo plazo, bajo confidencialidad jurídica", indicó Bruno, quien no quiso hablar de cifras. El presupuesto del equipo es aportado enteramente por el City Group. "Ojo, la plata no entra por la ventana. Es un presupuesto vinculado a la realidad del fútbol uruguayo. Debe ser el más alto de la B, pero tampoco es de locos y tenemos que manejarnos estrictamente dentro del mismo, no nos podemos desviar", aseguró.

Metas.

El objetivo de Torque es ser "un equipo de alta competencia", indicó el dirigente. "Para ello, la primera meta es subir a Primera, porque eso dará mayor difusión a su actividad. El segundo desafío será mantenerse, para después participar en las copas internacionales. Y también trabajar desde ya y de la mejor manera en las formativas", comentó. En ese sentido, existe la intención de que Torque pueda formar jugadores, "para jugar en nuestro primer equipo o para los otros equipos del City Group o extranjeros, aunque esto es fútbol y los resultados son siempre los jueces de las aspiraciones", dijo.

Para respaldar sus ambiciones, Torque cuenta con dos centros de entrenamiento. Uno es el complejo "Daniel Marsicano" (bautizado así en homenaje y agradecimiento de la familia Aquino hacia el fallecido dirigente de Progreso), en el Paso de la Arena. Una de las condiciones del club para aceptar el acuerdo con el grupo fue mantener esas instalaciones. Allí se mueve el plantel principal, que dispone de cuatro canchas, dos de ellas nuevas; vestuarios, sanidad, comedor y utilería. También cuenta con espacio para construir un pequeño estadio (hoy juega en el Parque Viera).

También existe un centro para inferiores en un predio que alquila en la ruta Interbalnearia, con dos canchas y una tercera en construcción. Desde esta temporada, Torque compite en todas las categorías juveniles.

Además de su cuerpo médico y de sanidad, Torque se maneja con un equipo administrativo "formado por gente joven", indicó Bruno. Además, funcionarios del City Group especializados en los temas deportivos, jurídicos y financieros "están en contacto permanente y apoyando la gestión con Montevideo". No tiene sede social y la administración funciona en un business center de Pocitos.

"No tener hinchas puede ser una desventaja. Nosotros lo tomamos con tranquilidad, porque podría ser un diferencial para el club. Está en nuestra capacidad lograr captar gente que se identifique con la propuesta. Esperamos que los resultados y alguna acción estratégica nos permitan ir formando una masa de seguidores importante", aseguró.

Bruno admitió que al comienzo no fue fácil contratar jugadores para Torque. En ese sentido, recordó el apoyo de Carlos Ferragut, exgerente de Liverpool, quien colaboró en la tarea y fue decisivo para que se sumara al proyecto Paulo Pezzolano, exjugador negriazul, primero como jugador y ahora en su nueva función como técnico.

"Esta nueva figura que se desarrolla en el futbol uruguayo —sostuvo— no solo apunta al fútbol profesional y formativo, también es un compromiso de responsabilidad social. No es mejor ni peor a lo actual, es distinto. Es una tendencia que se viene dando en el mundo, y personalmente no descarto que otros clubes de relevancia internacional sigan los pasos del City y puedan llegar al país".

Un imperio con base en Emiratos Árabes.

El City Football Group es una empresa fundada en 2013, propiedad del Abu Dhabi United Group for Development and Investment. El titular del holding es el jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan, miembro de la familia real de ese emirato y ministro de Asuntos Presidenciales de Emiratos Árabes Unidos. El City Group es propietario del 100% del Manchester City y el Melbourne City, del 40% del Yokohama Marinos y el 80% del New York City.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)