VEA EL VIDEO

El nuevo Suárez

Lleva ya dos años en Burdeos, los primeros seis meses fueron duros y pensó en volverse; hoy es ídolo. Diego Rolan, el delantero que llega a la Copa América cargado de goles para compartir ataque con Edinson Cavani, en un mano a mano con Ovación desde Francia.

Diego Rolan y su mensaje a los sub 20.
VEA EL VIDEO

"¡¡¡Qué voy a ser el futuro Suárez!!!”, exclama Diego Rolan. “¡Ojalá!”, agrega y muestra su enorme y contagiosa sonrisa. El gesto había sido repetido más de una vez, mientras caminaba junto a Ovación por Sainte Catherine, la peatonal principal de Burdeos, donde el futbolista celeste vive hace ya dos años. Rolan se toma su tiempo para sacarse fotos con sus fans y responde sinceramente a sus requerimientos. Levanta el pulgar, y sonríe.

El ex Defensor Sporting lleva 14 goles anotados para Girondins de Bordeaux en la temporada. Y llegará a la Copa América, donde seguramente, compartirá la ofensiva junto a Edinson Cavani, con la pólvora bien seca. “Gracias a Dios me está yendo bien. Espero poder seguir haciendo goles en la Copa, ya falta muy poco”.

Rolan debe ser el único uruguayo que no se amarga por la falta de Luis Suárez, pues eso le dará la posibilidad de ser titular en la Copa. “Es verdad que me ayuda un poco la ausencia de Suárez, pero a mí me hubiera gustado que él estuviera y jugar los tres adelante, je. Obviamente para aprender de ellos que son jugadores de elite. En esta ocasión Suárez no va a poder estar y yo voy a tratar de dar lo mejor. Y tratar de hacer goles, como los hacía él”.

A los 22 años sus dos espejos son los delanteros uruguayos. Los elige entre los muchos que se destacan a nivel mundial. “Me gustan Cavani y Suárez. Cavani hace muchas diagonales, y en el momento justo. Y Suárez es un goleador, que físicamente es muy fuerte. Ellos son los modelos para mí”.

Rolan y Cavani se enfrentaron por la Liga francesa. El exvioleta anotó en la hora el gol que le dio la victoria al Bordeaux por 3 a 2. El salteño, que en ese momento era reservado para la Champions, entró en el segundo tiempo y no pudo cambiar el rumbo del partido. En el último amistoso celeste, frente a Marruecos, el técnico Tabárez optó por un 4-3-3. Los tres delanteros fueron Cavani, Rolan y Jonathan Rodríguez. “Me entiendo bien con Cavani. Como dije, es un delantero que hace muchas diagonales y las hace muy bien y eso para un futbolista que juega por afuera es muy importante porque siempre tiene una opción de pase. Cavani siempre busca la profundidad y eso es muy bueno para mí”.

Tabárez ha repetido hasta el cansancio que no hay un jugador que pueda sustituir a Suárez, y que por lo tanto Uruguay deberá jugar de otra forma. “Suárez es único y capaz que el maestro plantea otra cosa. Es nuestra responsabilidad adaptarnos y poder llevarlo a cabo”.

Tras el vicecampeonato con la selección sub 20 en el Mundial de Turquía, Rolan fue convocado por primera vez a la mayor en agosto de 2014. La confianza de Tabárez fue fundamental para el delantero. “Sentirse respaldado por el entrenador es muy importante. Al maestro lo conozco desde hace tiempo, porque siempre está con las selecciones juveniles. Me pide que haga lo mismo que en el club. En los últimos amistosos jugué por afuera”.

CAMPEÓN. Uruguay no aparece como favorito para ganar la Copa América, a pesar de que es el vigente campeón. Rolan prefiere no ponerse ese traje. “Siempre ha sido así y a mí me gusta. Prefiero que no sea favorito y que después sorprenda. Eso es lo más lindo. De mi parte, no siento esa responsabilidad por ser los campeones, pero estaría bueno poder repetir lo que Uruguay hizo en la Copa América pasada”.

El grupo de los celestes, no asusta al futbolista. “Es un grupo muy difícil, está Argentina, que tiene grandes jugadores. Pero Uruguay está preparado y puede hacer las cosas bien. También está Jamaica, pero los partidos hay que jugarlos y no se puede subestimar a nadie”. Rolan es consciente que Brasil y Argentina son los grandes favoritos, pero también considera a otros rivales. “Colombia ha mejorado muchísimo últimamente. Tiene futbolistas que están jugando a gran nivel como James Rodríguez. También me gusta mucho la selección chilena, que es local y va a ser muy dura”.

Hoy está totalmente adaptado a Burdeos, una ciudad que le gusta mucho. Pero el principio no fue sencillo. “Los primeros seis meses fueron durísimos, estaba solo y estuve lesionado. No podía jugar y no entendía nada. Fue muy difícil. Pero me sirvió para madurar como persona y como jugador. Soy de los que piensan que de las cosas malas se pueden sacar cosas buenas. Hubo un momento en que lo único que quería era irme. Hubo mucha gente que me habló. Me aconsejó que me quedara, que tenía las condiciones para jugar acá. Esas charlas me ayudaron y por suerte me quedé. Incluso tuve una conversación con el presidente del club, que me respaldó. Todo eso me hizo cambiar de idea”.
El fútbol francés también le costó. “Es diferente. Muy físico y táctico”. Pero se adaptó, lo demuestran sus 14 goles.

SABER MÁS

Un buen anfitrión en la tierra del vino

Durante su primer semestre en Burdeos, Rolan iba a comer al restaurante “Grand Cafe”. Allí es como de la casa, saluda a los mozos con un beso y les explica en perfecto francés que sus acompañantes son uruguayos y recomienda los platos. “El foie gras (paté de hígado de pato o ganso) es exquisito. Cuando recién había llegado lo comía todos los días”, cuenta. Y le pide al mozo que sugiera un vino para los visitantes. “En Burdeos están los mejores vinos franceses. Tienen que probarlos”, insiste como un buen anfitrión.

Bordeaux practica siempre por la mañana. El uruguayo vive en el centro y el trayecto hasta el complejo le lleva unos 30 o 40 minutos. Al mediodía almuerza allí mismo, salvo que su familia esté de visita. En este momento están sus padres, Ángel y María y entonces prefiere la comida de mamá. Por la tarde, si está solo sale a dar una vuelta por la ciudad con sus amigos brasileños. Van al karting o a jugar al bowling. Muchas veces ni saca el auto y se toma el trencito que recorre la ciudad.

Cuando llegan uruguayos los lleva a recorrer la rambla sobre el río Garona, con sus bellos restaurantes bordeando la costa. Allí hay que estar siempre atentos porque todo el mundo anda en bicicleta y a buena velocidad.

“Mi sueño es seguir progresando, seguir haciendo goles y pasar a otro equipo con más nivel. Y seguir siempre mejorando porque todavía soy muy joven”, dice al despedirse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)