ESPAÑA

La nueva vida del “Pajarito” Valverde

Unos días de pretemporada fueron suficientes para que el exaurinegro impresionara al técnico Julen Lopetegui, quien no le permitió volver a marcharse del Madrid

Federico Valverde
Federico Valverde

El 16 de julio, una fecha que no le es indiferente a los uruguayos, fue el día en que Federico Valverde comenzó a entrenar con el primer equipo del Real Madrid, bajo la atenta mirada del nuevo técnico, Julen Lopetegui. Lo hizo con toda la ilusión de quedarse en el equipo principal, pero lejos estaba de suponer que iba a deslumbrar al nuevo estratega merengue.

Tanto el “Pajarito” como su familia y sus representantes tenían la expectativa de que se quedara en el plantel del Madrid, pero siendo conscientes. a la vez, de que con 20 años recién cumplidos la posibilidad de que volviera a ser cedido a préstamo, era grande. Sobre todo teniendo en cuenta los excelentes volantes con que cuenta el Madrid, como Casemiro, Modric y Kroos.

Sin embargo, en el penúltimo entrenamiento antes de que se diera la lista definitiva del primer equipo, Lopetegui se acercó al uruguayo y le dijo: “Fede, te vas a quedar con nosotros. Te quiero aquí. Eres un jugador muy importante para nosotros, con mucha proyección y me he decidido por ti. Espero que colmes nuestras expectativas con esta confianza que te estamos brindando, tanto yo como el club”. El juvenil, loco de la vida, le aseguró que no se iba a arrepentir y que iba a poner el 101% de su parte.

La decisión de Lopetegui no sorprendió a los periodistas madrileños, que ya habían destacado en sus crónicas el “enamoramiento” de nuevo entrenador con Valverde. Asegurando, a su vez, que el juvenil superó las expectativas que su nuevo técnico tenía puestas en él.

Tanto Lopetegui como los integrantes de su plantel están asombrados con el talento de Valverde y sobre todo con su inteligencia táctica, algo que ya había destacado Pablo Bengoechea, el técnico que lo subió a la Primera División de Peñarol cuando el volante tenía solamente 16 años. “Nunca vi un jugador de esa edad que entienda tan bien el juego”, solía decir el “Profesor” en Los Aromos.

POSICIÓN.

Probablemente, que el préstamo del volante uruguayo al Deportivo La Coruña la temporada pasada no resultara como el Madrid esperaba también puede haber influido en la decisión de no volver a cederlo. Es que Valverde no tuvo en el club gallego la continuidad que se esperaba y la mala situación que vivió el Depor, que terminó descendiendo, tampoco lo favoreció.

Si bien Valverde jugó 25 partidos y sumó más de 1.300 minutos en el Deportivo, ninguno de los tres técnicos que tuvo, Pepe Mel, Parralo y Seedorf, lo colocaron donde lo hace Lopetegui. Todos lo utilizaban como un volante interior, seguramente para aprovechar su zancada, la que le permite incorporarse al ataque. Pero Lopetegui lo utiliza más como un volante defensivo. Ante el Manchester United lo colocó como número 5, incluso por detrás de Llorente, a quien el uruguayo ya le ha ganando la pulseada. El entrenador merengue piensa que la inteligencia táctica del joven mediocampista y su gran despliegue físico lo convierten en una opción muy interesante para jugar como 5.

Es que el “Pajarito” juega siempre sencillo, de primera. Y gira bien cuando recibe de espaldas. Hace buenas coberturas y colabora a la hora de salir con la pelota bien jugada.

Para que la felicidad del juvenil sea completa entrena a diario y ya ha jugado amistosos con quien siempre fue su gran ídolo: el alemán Toni Kroos. En realidad, con Valverde el técnico puede darle algo de aire a Casemiro, quien jugó más de 3.900 minutos en la temporada pasada. Pero por más que Lopetegui lo considera tácticamente parecido al brasileño, Valverde se esfuerza por asemejarse lo más posible a Kroos.

Federico Valverde entrenando junto a su ídolo Toni Kroos
Sueño. El que cumple el “Pajarito” al entrenar junto al futbolista que más admira: Toni Kroos. Lo ha cobijado y lo alienta, lo mismo que Sergio Ramos y Marcelo.

Es más, el germano lo ha cobijado y suele aconsejarlo. Pero siempre con una gran humildad, lo que ha sorprendido al “Pajarito”. Tanto Kroos como Sergio Ramos y Marcelo le hablan todo el tiempo y lo alientan. Lo único que le piden es que sea más vertical, que se anime y que remate al arco.

Valverde, que en principio no había sido convocado para el amistoso del viernes pasado frente a México, finalmente fue llamado por la lesión del “Cebolla” Rodríguez. Esto puede tener una doble lectura. Por un lado la satisfacción del volante por volver a la selección tras haber quedado afuera en el último corte antes del Mundial de Rusia. Pero por otro, si se hubiera quedado entrenando en el Madrid hubiera tenido la oportunidad de hacerlo mano a mano con Lopetegui. En grupos más reducidos, sin los 13 jugadores convocados por sus respectivas selecciones, y en estrecho contacto con el técnico, lo que bien podría ayudarlo a ganarse más minutos.

VALDEBEBAS.

El “Pajarito” vive en Valdebebas, a tres o cuatro minutos de la Ciudad Real Madrid donde entrena el primer equipo. En un piso con todo el confort, como cualquier jugador de uno de los clubes más importantes del mundo. Sus padres, mientras tanto, tienen una casa muy cómoda en Paracuellos de Jarama, una zona cercana al aeropuerto de Barajas, a unos 20 minutos de lo de Federico. Igual Doris, su madre, siempre está pendiente del menor de sus hijos.

Lejos quedó aquel niñito que tenía poco más de dos años, y de chupete y pañales, pateaba la pelota en la calle Dionisio López, donde fue reclutado por Estudiantes de la Unión. En ese club fue campeón por primera vez a los tres años y fue allí que Gabriel, uno de sus técnicos, le puso “Pajarito” el sobrenombre que le quedó para siempre. Lo hizo porque era chiquito y andaba volando.

Tan alto voló que se quedó con la camiseta número 15 del Real Madrid.

Federico Valverde y Edgardo Lasalvia
Valverde recibió en Madrid a uno de sus representantes, el “Chino” Lasalvia y su familia. Juntos vieron en el Bernabéu la goleada merengue sobre Leganés.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º