SELECCIÓN

Nueva táctica contra viejo rival

Uruguay sigue otra teoría para jugar en la altura, pues ahora debe volver a hacerlo enseguida en el llano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
José Herrera

Hace tiempo que estamos jugando estos partidos", reflexiona el Prof. José Herrera al referirse a la planificación que hicieron los cuerpos técnico y médico de la selección para el arranque de Uruguay en la doble fecha inicial de las Eliminatorias del Mundial 2018: el jueves 8 de octubre con Bolivia en La Paz y el martes 13 ante Colombia en el Centenario.

No hay nada de nuevo en que el grupo que está en el comando de "la Celeste" trabaje de esa forma; pero sí en lo que plantea el fixture respecto a las anteriores ediciones, incluidos los partidos de la primera y la tercera fecha ante Bolivia y Ecuador, que Uruguay debe jugar en La Paz y Quito, respectivamente, cuatro días antes de hacerlo por la segunda y la cuarta contra Colombia y Chile como locatario.

"Es una situación nueva, que no nos conviene, porque después de viajar para jugar de visitantes, vamos a viajar otra vez para jugar de locales... en cambio, los que juegan primero de locales, viajan sólo una vez, para ser visitantes; esos llevan una ventaja".

Exigidísimos.

Además, este calendario impone una realidad, que en lo que atañe a Uruguay hace que el preparador físico de la selección diga que "a la primera fecha llegaremos muy exigidos, exigidísimos, pues el primer entrenamiento con el plantel completo en Santa Cruz de la Sierra lo haremos el martes (ver nota aparte), el segundo el miércoles, y el jueves subimos a La Paz y jugamos".

El cambio de la geografía del fixture y de la disputa de las dos primeras fechas dobles en las próximas Eliminatorias, por el que Uruguay ahora debe jugar en la altura de La Paz en la primera y la de Quito en la tercera, y enseguida bajar al llano para la segunda y la cuarta, hizo que los cuerpos técnico y médico de la selección también innovaran.

En tal sentido el Prof. Herrera explicó que "como en las Eliminatorias anteriores, volvemos a ir a Santa Cruz, en el llano, y subimos a La Paz para el partido; pero esta vez los jugadores del exterior no vienen primero a Montevideo, con lo que les ahorramos un viaje cuando ya deben hacer tres en poco más de una semana antes de jugar de locales, y aunque vamos a La Paz el mismo día, no iremos a un hotel: la idea es volar a las 12:00, llegar a las 13:00 y a las 14:00 estar en el estadio. Jugamos a las 16:00 y, de igual forma, queremos salir de la altura rápido, para cenar sobre las 21:00 en Santa Cruz y luego volar a Montevideo, pensando que a las 2:30 o 3:00 del sábado estaremos en el Complejo descansando".

"No es lo ideal, pero asumimos el riesgo", dijo el preparador físico, ya que como en Eliminatorias anteriores Uruguay jugó en La Paz el segundo partido de una fecha doble y luego los futbolistas volvían a los países en los que jugaban, la delegación viajó desde Santa Cruz en la mañana del encuentro, pero no fue directo desde el aeropuerto al estadio, sino que descansó en un hotel de la capital boliviana.

"No es una estrategia, pero (el cuerpo técnico) no queremos hablar mucho de la altura, porque es una realidad, como lo es que incide en el aspecto deportivo y que los bolivianos saben capitalizarla; y, como tal, no queda otra que afrontarla", comentó Herrera al explicar que, con la planificación de esta vez "lo que pretendemos es que la exposición a la altura sea lo más corta posible; aun cuando de la otra manera los síntomas pudieran ser menores, si se pueden evitar y sacárselos al futbolista que debe volver a jugar cuatro días más tarde, al menos vamos a intentarlo".

El método, además, no tiene visos de centro "a la olla", ni de pelotazo largo, sino una base científica a la que alude el Dr. Edgardo Barbosa al decir que "se llama una zona blanca, en la que, teóricamente, se minimizan los efectos de la altura, ante los que el fútbol uruguayo ya hizo experiencias variadas, no siempre con buenos resultados".

El cardiólogo y deportólogo que se especializa en el tema de la competencia en la altura y ha trabajado en diferentes ciclos con la selección desde hace 18 años, se refirió así a lo que mencionó el Prof. Herrera al señalar que "hay una teoría de que la altura recién puede entrar a hacer efecto recién a partir de las cuatro o cinco horas de estar en ella; por eso esta vez la idea es ir directo desde el aeropuerto de La Paz al estadio, jugar el partido y salir de vuelta rápido".

Factura.

"Es para minimizar el tiempo de exposición a la altura, que siempre pasa factura al regresar al llano", señaló el médico, quien además aportó otro dato para nada desdeñable: "En una Eliminatoria ya nos tocó estar en la misma situación, cuando le ganamos a Colombia en Bogotá con un gol de Eguren, y después vinimos a jugar con Ecuador en el estadio y salimos 0 a 0, no pudimos ganarle".

La altura está ahí, pues, siempre es la misma, el viejo rival de siempre, y —según coinciden Herrera y Barbosa— "sus efectos dependen de las distintas reacciones individuales"; pero el calendario de las Eliminatorias cambió, y eso hace que ahora Uruguay deba enfrentarla en "otra cancha", y con una nueva "táctica": la "zona blanca".

"¡Acá son igual, discuten todo!"

El Prof. Herrera es abonado a dos televisoras, para poder ver fútbol de todo el mundo; pero, sobre todo, los partidos que juegan los futbolistas celestes en sus clubes. Según el preparador físico de la selección, "es parte de mi trabajo, pero también lo hago porque me gusta".

Vio, pues, los cruces entre Suárez y Godín en el último encuentro que Atlético de Madrid disputó con Barcelona. "Acá (en la selección) son iguales. ¡Sí, hacen lo mismo estando con nosotros. En los picados se pelean por un foul, se pelean por los goles, ninguno de los dos quiere perder a nada, ¡nunca! Son discutidores por naturaleza. ¡Discuten todo! Porque quieren ganar siempre. Yo los veía y pensaba: ¡Suerte que juegan con nosotros!"

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)