TRICOLORES

La nueva función del “Chory” Castro en el Nacional de Munúa

El entrenador tricolor no lo quiere tanto por las bandas, sino armando juego por el centro como lo hizo en el pasado amistoso contra River Plate.

Gustavo Munúa y Gonzalo Castro en la primera práctica de Nacional en 2020. Foto: @nacional
Gustavo Munúa y Gonzalo Castro en la primera práctica de Nacional en 2020. Foto: @nacional

Rodrigo Amaral es la gran apuesta de Nacional para traducir ofensivamente el fútbol que pretende desplegar Gustavo Munúa en su regreso a la institución. Desde la interna tricolor se dice que el talentoso mediocampista es la “principal incorporación” que se hizo para este 2020, teniendo en cuenta que prácticamente no pudo jugar el año pasado al romperse los ligamentos cruzados en mayo.

Sin embargo, Amaral (que ya trabaja a la par de sus compañeros) todavía tiene un tiempo más de recuperación. Su figura fina presagia un gran año del volante ofensivo, a quien se lo ve suelto y rápido en las prácticas. Todavía no es tiempo de verlo en acción (no tuvo minutos en Maldonado ante River Plate) porque solo se lo utilizará cuando esté en plenitud. El margen de riesgo es cero en pretemporada.

Hasta que Amaral vuelva, el fútbol de Nacional pasa por el vértigo de sus bandas y sobre todo por la conducción que le da al equipo Gonzalo Castro, quien jugó un muy buen partido el sábado pasado en el triunfo por penales sobre River, luego del 4-4 en 90’.

Rodrigo Amaral es la gran apuesta de Nacional
Foto: Gerardo Pérez

“Tiene experiencia y visión de juego, lo utilicé de medio punta, se adaptó a esa posición y lo vi cómodo”, dijo Munúa ayer al programa Último Al Arco (Sport 890). Efectivamente, “Chory” tuvo un gran desempeño, con buena distribución del balón, movilidad para mostrarse como opción de pase, toque de primera, inteligencia para jugar de espaldas al arco e inteligencia para saber cuándo se debía hacer la pausa y cuando meter la estocada profunda para poner en carrera al área rival a un compañero.

Castro demostró idoneidad para jugar en esa posición, en la que además tiene más libertad al no estar limitado por la línea de banda. Sin embargo, cuando regrese Amaral seguramente deberá retornar a la izquierda, aunque Munúa dejó abierta la puerta para que cumpla alguna otra función en el equipo: “Dependiendo del rival y qué sistema utilicemos, puede jugar en otra posición, incluso como volante interior”. Esto significa que el 4-2-3-1 presentado ante River Plate no es definitivo y que en un eventual 4-4-2 o 4-1-4-1 podría ocupar un lugar en el doble cinco para asegurar salida limpia con la pelota.

Por ahora “Chory” continuará como falso 9 por detrás de Gonzalo Bergessio. Hoy, cuando Nacional enfrente a Florida en el Campeones Olímpicos desde las 20, se podrá seguir acostumbrando al puesto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)