POLÉMICA

La novela de Rosario

El DT fue detenido y luego lo “soltaron” para que dirigiera el partido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Partido. Llamativamente, y pese a jugar con 10 por 45’, Martínez no realizó variantes. Foto: Ariel Colmegna.

Faltaban unos 45 minutos para el comienzo del partido entre Nacional y Fénix, estipulado para las 19, y el ingreso al vestuario albivioleta era un caos.

El problema surgió porque por una decisión de la Policía de Tránsito (o, al menos, de un efectivo), el bus que trasladaba al plantel de Fénix paró a mitad de cuadra de la calle Jaime Cibils, detrás de la tribuna Héctor Scarone, cuando normalmente lo hace en el portón de entrada que va directo a los vestuarios, sobre la esquina con la tribuna Delgado.

El motivo de esa decisión nadie lo supo confirmar, ni desde la Policía (que se excusó de hablar) ni desde el plantel albivioleta. Este hecho provocó el descontento del DT Rosario Martínez, que discutió fuertemente con un efectivo policial: “Tras un cruce de palabras, el Policía procede de la manera que no puede proceder: lo detiene y lo esposa y lo empuja para adentro de la camioneta como si fuera un animal”, dijo el presidente de Fénix, Álvaro Chijane, que muy enojado por la situación en primera instancia dijo que su equipo no iba a jugar (textual: “me los llevo a todos”), aunque después reflexionó y cambió de opinión.

El jefe de seguridad de Nacional -Wilson Miraballes- dijo al respecto que “aparentemente el oficial de tránsito hizo parar el ómnibus más adelante porque había algún móvil policial parado; no sé bien qué fue lo que pasó porque nosotros de esa parte no nos encargamos, de eso se encarga la Policía, y si la Policía hizo que se pararan un poquito más adelante, a nosotros no nos corresponde intervenir. Lo que pasó fue que le faltó el respeto (Martínez) a un Policía y el Policía lo detuvo.

Después los jugadores de Fénix se fueron contra la Policía, nosotros salimos rápidamente y los separamos. Luego la jueza autorizó a que se liberara al detenido para que se jugara el partido y después seguirá la causa”.

Tres jugadores de Fénix -Cecilio Waterman, Maxi Pérez y Roberto Fernández- recibieron golpes por parte de la Policía. Juan Álvez narró que “nos mataron a palazos”.

Al final, Martínez regresó, dirigentes de la Mutual fueron al Parque y hablaron con los jugadores de Fénix (así como con futbolistas de Nacional) y a pesar de la decisión de la Mutual de aconsejar que no se jugara el partido, los futbolistas de Fénix insistieron en jugar -principalmente por la preocupación de suspender el partido y los problemas que podría traer al desalojar el estadio- y el partido empezó con 75’ de atraso, a las 20.15.

Las palabras de Chijane:

El regreso de Rosario al Parque tras ser liberado:

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Por las redes sociales está circulando este video de la detención de Rosario:

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)