HACIENDO HISTORIA

Noticia de gol: breve crónica del periodismo deportivo

El hincha siempre quiso saber qué ocurría: ya en1902 circuló una revista deportiva y en 1922 se realizó la primera transmisión radial de fútbol en el mundo.

El interés del aficionado por saber qué está ocurriendo con su equipo, sea a través de la radio o la televisión. Foto: Archivo El País
El interés del aficionado por saber qué está ocurriendo con su equipo, sea a través de la radio o la televisión. Foto: Archivo El País

Cuando el ser humano conoció el fútbol, quiso jugarlo. Enseguida se hizo hincha, y pretendió estar al tanto de todas sus novedades. Por eso, el periodismo deportivo es casi tan viejo como el deporte. Y creció con él hasta presentar sus propios personajes, polémicas y estilos.

Recorrer su historia en Uruguay, aunque sea tan brevemente como en este espacio, implica llegar hasta los comienzos del fútbol. Y después, ingresar en un mundo ilustrado con las fotos de los goles, contado por las crónicas de los diarios, relatado por alguna radio o llevado a los hogares por la televisión, mientras las nuevas tecnologías ya anuncian nuevas formas para la noticia de un gol.

La primera crónica de un partido de fútbol en este país fue publicada en junio de 1881 por El Eco del Rowing, el órgano interno del Montevideo Rowing, sobre el triunfo de su equipo frente a Montevideo Cricket en La Blanqueada. “Todos nuestros consocios se portaron. Todos trabajaron con empeño para obtener el triunfo”, escribió un anónimo cronista.

A diferencia de lo ocurrido en Argentina, donde las informaciones deportivas se colocaban al principio casi disimuladas entre las policiales, los diarios uruguayos siempre le dieron destaque. Por ejemplo, el partido del combinado uruguayo encabezado por Albion frente a Argentina el 16 de mayo de 1901, primer antecedente de la Selección, fue consignado al otro día en primera plana por El Día, si bien es cierto que el enorme formato permitía colocar muchas notas en cada página. El periodista que hizo la cobertura firmó la nota como Referee.

Ya desde la segunda década del siglo XX los diarios dedicaban una página entera o más a los deportes, en especial fútbol, incluso con fotos. Además de noticias, se incluían crónicas detalladas de los partidos, prácticamente jugada por jugada. Eran raras las entrevistas y las notas ya no se firmaban, salvo las muy seguidas columnas de los especialistas.

Dos ediciones de El País de los Lunes de 1973: corresponden a las eliminatorias para Alemania ‘74.
Dos ediciones de El País de los Lunes de 1973: corresponden a las eliminatorias para Alemania ‘74.

Para que el hincha pudiera saber cómo habían sido los goles, pronto empezaron a incluirse esquemas y dibujos de las jugadas. Más adelante, se trazaban líneas punteadas sobre las fotos, para ilustrar sobre el recorrido de la pelota entre el pie o la cabeza del goleador y la red. Las caricaturas, a veces con chistes relativos a los acontecimientos de actualidad, se volvieron también muy populares.

A partir de la década de 1960, los diarios comenzaron a publicar suplementos deportivos de varias páginas, con grandes fotografías y por fin entrevistas. El País de los Lunes, antecesor de Ovación, presentaba su tapa en colores (a veces eran fotos en blanco y negro coloreadas). Otra innovación de El País fue colocar las páginas deportivas al final de la edición, entre martes y domingos, por lo cual la noticia más importante del fútbol iba en la contratapa. En 2006 Ovación, como suplemento, se convirtió en un diario deportivo.

El amplio espacio que los diarios destinaron siempre al deporte fue una de las razones por las cuales en Uruguay no hubo una revista de fútbol emblemática, como lo llegó a ser El Gráfico en Argentina o Placar en Brasil. También conspiraron la estrechez del mercado, la inexperiencia empresarial y la insuficiente publicidad. Sin embargo, más de 60 títulos diferentes alcanzaron alguna vez los quioscos, aunque pocos duraron más de algunas semanas. La cifra total es imposible de determinar, porque muchas de esas revistas no se encuentran en la Biblioteca Nacional y su existencia solo se puede probar porque figuran en el acervo de algún coleccionista.

La primera publicación deportiva sobre la cual existen indicios fue Sports, revista semanal ilustrada, en enero de 1902, aunque curiosamente en su editorial sugiere que continúa la senda trazada por periódicos anteriores. En abril de ese mismo año salió Uruguay Football, que se proclamó la primera revista dedicada al fútbol en América del Sur.

La mención de títulos puede abarcar: Carreras y football (1909), La Crónica Sportiva y Teatral (1910), Mundo Sportivo (1912), Sportsman (1916), El Deporte (1923), Stadium (1924), Olympia (1927), La Revista Olímpica Uruguaya (1928), Deportes (1930), Cancha (1935), Goool! (1943), Deporte Gráfico (1939), Deportes, Tangos y Tungos (1945), Deporte (1950), El Clarín (1950), La Celeste (1951), Selección Deportiva (1953), Cátedra (1958), Olimpíada (1964), Guía Deportiva (1963), Gool! (1966), Expreso Deportes (1967), Todofútbol (1977), Todo Deporte (1981), Orsai (1983), Podium (1984), Mediocampo (1989), De Celeste (1989), Uruguay Sports (1989), Uruguay Fútbol (1995), El Deportivo (1995), Señor Fútbol (2002), 17 Deportes (2008), entre otras, sin contar las revistas partidarias de clubes o las especializadas en deportes como automovilismo o básquet, que fueron numerosas.

Este cronista quiere destacar cuatro revistas: Rush (1933-34), con buena presentación gráfica y entrevistas acompañadas por ingeniosas producciones fotográficas; Fútbol Actualidad (década de 1950), con grandes firmas, encabezadas por Antonio García Pintos, cuyos anuarios son muy buscados hoy por los coleccionistas; Deportes (1968-1972), dirigida por Juan Ángel Miraglia, muy bien escrita y severa en la crítica, y Sport Ilustrado (1976-1978), que bajo la dirección de Enrique Rodríguez Mallada reunió un verdadero seleccionado uruguayo de periodistas y llegó a vender 10.000 ejemplares semanales.

Mundo Uruguayo, que se publicó entre 1919 y 1967, era una revista con amplia temática, pero invariablemente presentaba cada semana una cobertura fotográfica de los principales partidos locales.

Un siglo largo después de la revista Sports, las nuevas tecnologías ofrecen una cobertura muy diferente. La red social Twitter trae en cualquier momento la noticia, muchas veces difundida por el propio deportista o su club. Los sitios que comparten videos permiten repasar los goles de hoy o de hace años. Las páginas web combinan textos, fotos, audio, videos y hasta el comentario de los lectores. Como el propio deporte, el periodismo deportivo se transforma y sigue compitiendo.

Pioneros mundiales en la radio.

En el Uruguay no es posible concebir a la radio sin fútbol, ni al fútbol sin radio. De hecho, el deporte está estrechamente vinculado al desarrollo de la radiodifusión en el país. Y sigue siendo un medio esencial para que el hincha se informe sobre lo que ocurre en el deporte.

Resulta verosímil que la primera transmisión de un partido en el mundo se haya realizado aquí: el 1° de octubre de 1922, Claudio Sapelli relató el partido Uruguay-Brasil por el Sudamericano de Río. Claro que fue una cobertura muy particular: Sapelli no estaba en Río sino en la terraza del Teatro Solís y lo que contaba a los oyentes (muy escasos, pues en todo Montevideo había menos de un centenar de receptores de radio) eran las noticias que por vía cablegráfica le aportaba Eduardo Arechavaleta, enviado de los diarios El Plata y Del Plata a Río. No existen registros sobre cómo fue aquel relato, que no pudo seguir ningún modelo simplemente porque no existía el oficio.

Esa historia temprana de la radiodifusión se conoce, en general, a través de los recuerdos de sus pioneros más que por constancias escritas. Por eso tampoco se sabe exactamente cuál fue el primer partido transmitido en directo por radio. Se considera que ocurrió alrededor de 1924 desde el Parque Central, pues la radio que lo hizo, la Sudamericana General Electric, había instalado su equipo transmisor en el vecino Instituto Crandon.

Cuando la Selección uruguaya jugaba en el exterior, sobre todo por los Juegos Olímpicos de París 1924 y Amsterdam 1928, los aficionados se enteraban de las novedades en forma indirecta: las noticias de los goles y jugadas más importantes llegaban a los diarios por cables de las agencias, que se leían por alguna radio o se anunciaban con megáfonos y carteles a cientos de personas congregadas en la calle, frente a las redacciones.

Víctor Hugo Morales. Foto: Archivo El País
Víctor Hugo Morales. Foto: Archivo El País

Las transmisiones radiales de fútbol continuas comenzaron con el Mundial de 1930, a través del recién creado Sodre. Los primeros relatores fueron Emilio Elena e Ignacio Domínguez Riera. En 1933 apareció radio Sport, la primera emisora dedicada exclusivamente al deporte. Un año más tarde fue el turno de La Voz del Aire. Y así nació la competencia por el público, que se volvió intensa, ante el periódico ingreso de nuevas emisoras.

En algún momento, los dirigentes pensaron que la transmisión de los partidos ponía en peligro la asistencia de público a las canchas (un prejuicio que renacería con la televisión), por lo cual se prohibió el ingreso de la gente de radio a sus escenarios. Los relatores se treparon a árboles, casas vecinas o a las obras del Hospital de Clínicas para seguir trabajando desde allí, hasta que la medida se derogó.

El pase de Carlos Solé del Sodre a radio Sarandí en 1946 significó el mismo impacto de la transferencia de un crack de un club a otro. Solé, considerado el Gardel de los relatores, con su poderosa voz y su decir emocionado, llevó al público los grandes triunfos del fútbol uruguayo. Sus grabaciones se vuelven a irradiar en los aniversarios de aquellos logros. Estuvo en el centro de la escena hasta su repentino fallecimiento en 1975. La aparición de Víctor Hugo Morales, primero en el Clan 10 de radio Ariel y luego desde radio Oriental, significó un cambio revolucionario en el ámbito radial, con un enfoque más amplio e incluso polémico del periodismo. Desde 1981 continuó su carrera en Buenos Aires.

Carlos Solé junto a Jorge Da Silveira. Foto: Archivo El País
Carlos Solé junto a Jorge Da Silveira. Foto: Archivo El País

Claro que hubo otros relatores de peso, como Lalo y Chetto Pelliciari, Duilio De Feo, Heber Pinto, Lalo Fernández, Carlos Muñoz, Alberto Kesman, cada uno con su estilo. También los comentaristas -Heber Lorenzo, Adolfo Oldoine, César L. Gallardo, Luis Víctor Semino, Marcelino Pérez, Raúl Barizzoni, Jorge Da Silveira, Amadeo Ottati, Enrique Yannuzzi, entre otros- e incluso los periodistas de vestuarios, a partir de Américo Signorelli, hicieron su aporte.

Pese a los cambios en las tecnologías de las comunicaciones, la radio sigue siendo uno de los medios preferidos para informarse sobre la actividad deportiva, con los relatos de partidos o programas a toda hora que repasan los ocurrido el último fin de semana y anticipan lo que ocurrirá en el próximo.

Televisión: del tape al satélite y los drones

La televisión hoy es casi onmipresente en el fútbol y pone sus cámaras en cualquier lugar, incluso el cielo a través de los drones. Pero sus comienzos fueron humildes. El primer encuentro que se emitió en directo fue Racing-Sud América desde el Parque Viera, el 14 de junio de 1964, por un torneo amistoso. Por Canal 10 relató Roberto Fascioli y comentó el exfutbolista olímpico Pedro Cea. Se usó una sola cámara y la pelota marrón apenas se distinguía en el blanco y negro. Canal 4, con su equipo móvil en un ómnibus Mercedes Benz, fue el primero en emitir encuentros grabados en videotape, como se decía entonces.

Desde el exterior, algunos partidos por la Copa Libertadores en Argentina pudieron verse en Uruguay a través de la red de microondas de UTE (antes de la existencia de Antel) en la década de 1960, pero para conectarse con el resto del mundo vía satélite fue necesario que entrara en funciones la estación argentina de Balcarce, en 1969. Aquí llegaba lo que antes pasaba por Argentina, por lo cual en el Mundial de México 1970 no todos los partidos de Uruguay se vieron en directo.

El Mundial ‘78 llegó a través de la “Pantalla Gigante Color”, una iniciativa de los canales privados que convirtió al Cilindro Municipal en una especie de cine, aunque todavía en blanco y negro.

Al igual que sucedió con la radio, durante años se temió que la emisión de partidos locales por televisión afectara la concurrencia de público, por lo cual no se televisaban a menos que se vendiera un determinado número de entradas, ni se publicitaba previamente esa emisión.

Desde los ‘60 hubo programas periodísticos y de debate sobre deportes. Glorias deportivas y Muy comentado estuvieron entre los más famosos. En 1970 nació Estadio Uno, que llegó hasta 2017, siempre con su conductor Julio Sánchez Padilla para batir todos los récords de permanencia. Además, su productora llegó a emitir partidos en vivo, los domingos de mañana, con una larga serie de regalos para los jugadores más destacados.

La mesa de Estadio Uno por Canal 5. Foto: Archivo El País
La mesa de Estadio Uno por Canal 5. Foto: Archivo El País

Los domingos por la noche se multiplicaron los resúmenes con los goles de la jornada. Canal 12, por ejemplo, ofreció desde Deportísimo hasta el Polideportivo. En los primeros tiempos se registraban mediante cámaras con película (que era necesario revelar) y luego en video.

En la década de 1990, la televisión para abonados modificó todo lo establecido, no sin controversias. En 1994, la AUF vendió los derechos de los partidos a Torneos y Competencias del Uruguay. Y así nacieron las emisiones en directo por cable. Cuando en 1998 la empresa adjudicataria procuró la renovación del contrato, apareció la recién formada Tenfield, que en medio de nuevas discusiones se quedó con los derechos. El 23 de julio de 1999, con el partido Defensor Sporting-Cerro por el Torneo Clausura, comenzó la era Tenfield, que llega hasta el presente.

El cable trajo también numerosas señales deportivas internacionales, con una interminable oferta de partidos, a toda hora y de todo el mundo.

============05_Extra Leyendas Comienzo (12021760)============
Prensa. Dos ediciones de El País de los Lunes de 1973: corresponden a las eliminatorias para Alemania ‘74. Arriba, tapas de algunas de las revistas deportivas que se editaron en Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º