PERÚ

Nolberto Solano detenido por participar en una fiesta con vecinos

El asistente técnico de la selección y entrenador de la Sub 20 estaba en la casa de unos vecinos en plena cuarentena general decretada en Lima.

Escándalo en la selección de Perú y en todo el país incaico. Nolberto "Ñol" Solano, una de las máximas figuras del fútbol de ese país en los últimos 40 años, hoy asistente técnico del argentino Ricardo Gareca en el combinado nacional y quien dirigiera a la selección Panamericana y de la Sub 20, fue detenido por la policía el jueves por la noche por estar participando de una fiesta en plena cuarentena generalizada decretada en Lima a causa del coronavirus.

Nolberto Solano
Nolberto Solano

"Estamos en estado de emergencia. Tu debes dar el ejemplo”, le dijo a Solano el periodista del programa Magaly TV: la firme (que filmó todo lo ocurrido), a lo cual "Ñol" respondió: “Seguro... Pero, ¿cuál fiesta? ¿De qué hablan?”. “¡Acá había una fiesta!", aseguró el periodista. “No señor...", expresó con un niño con la camiseta de Juventus en brazos justo antes de subir al móvil policial en el que se marchó detenido.

Según muestras las imágenes, un contingente importante de policías arribó al complejo donde vive Solano con su familia ante la denuncia de los vecinos de que había una fiesta en el lugar, la cual habría comenzado muy temprano en la tarde. Desde afuera de los muros de la vivienda se escuchaba claramente la música y un policía se trepó al muro para ver qué ocurría.

Cuando la policía ingresó al lugar se encontró con que también participaba de la fiesta el técnico de Atlético Grau, Pablo Zegarra, otro que marchó a la comisaría.

Horas más tarde ambos fueron liberados y Solano se defendió: "Como me habrán visto, estaba en mi casa con mis hijos. Lo único que hice fue ir a lo de una vecina, estuve con ella en su casa reunidos. No había fiesta, por empezar. Fiesta yo creo que tendría que haber bulla o música psicodélica y más de cincuenta o cien personas. Éramos un grupo de amigos que nos había invitado para almorzar. Una persona se quejó de la bulla... Un parlante de medio metro era".

"Lo que he hecho no está bien, pero no me vengan a hacer ver como todo lo malo del país. Sólo porque una señora chismosea. Estoy en una casa que no es mi casa. Lo veo hacer a un montón de gente vecina al lado", añadió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados