plaza colonia

Nicolás Dibble de regreso en el pago

Tras pasar por Peñarol y Gimnasia y Esgrima, el delantero volvió a Plaza Colonia donde nació, para tratar de que el club vuelva a Primera

Dibble
Nicolás Dibble regresó a Plaza Colonia. Foto: archivo El País.

Nicolás Dibble volvió al club donde se formó y con el que aún tiene contrato hasta el 2020. El delantero jugó un año en Peñarol y otro en Gimnasia y Esgrima La Plata, a préstamo de los colonienses. En agosto, cuando terminó su contrato con el “Lobo”, volvió a entrenar en su Colonia natal y Carlos Manta lo convenció de que jugara unos meses por Plaza. Y a pesar de que tenía una posibilidad de emigrar a Chile y otra de regresar a Argentina, aceptó.

“Hasta diciembre me quedo acá para dar una mano para que Plaza pueda subir. Uno tiene que ser agradecido”, dijo Dibble, quien no niega que regresar a jugar en Segunda al principio le costó, sobre todo porque se había acostumbrado a las buenas canchas argentinas. “La B es más difícil que la A, el fútbol es muy friccionado. Plaza hoy está en la B, pero parece de la A. La cancha del Prandi está bien, los vestuarios también y están trabajando muy bien en formativas. Además, por suerte estamos terceros faltando cuatro fechas y acercándonos al objetivo por el cual me quedé”, explicó quien encontró un club muy mejorado y un grupo de jugadores muy joven donde quedan unos pocos de su etapa anterior. “Plaza es como mi casa, hice todas las formativas y me recibieron muy bien. En Colonia nos conocemos todos y nos llevamos muy bien. Estoy muy contento de estar acá y con muchas ganas de intentar ascender con Plaza. Lograrlo sería algo muy lindo para mí”.

En Gimnasia Dibble jugó 24 partidos entre Liga y Copa Argentina. “Pude tener continuidad, me dieron la chance de jugar. La idea era seguir, pero a veces se manejan otras cosas y me vine para acá. Es un club grande, donde hay mucho fanatismo. Fue una experiencia única”, contó sobre su pasaje por La Plata donde destacó como su mejor partido uno frente a Vélez, en el que marcó un gol y dio dos asistencias a Faravelli y a Colazo para la goleada de su equipo 4 a 0.


LOS GRANDES. En julio del año pasado Nacional y Peñarol pujaban por contratar a Dibble, que se había destacado en el Plaza Colonia de Eduardo Espinel que fue campeón del torneo Clausura, coronándose en el mismísimo CDS. Él declaró públicamente que era hincha aurinegro y que quería jugar en Peñarol, lo que malhumoró a Manta, quien quería aceptar la mejor oferta para los Pata Blanca.

“No me arrepiento de haber ido a Peñarol, fue una experiencia linda, aunque a veces las cosas no son como se ven de afuera. Yo fui porque soy hincha, pero me costó un poco la adaptación. En Peñarol no te dan la confianza ni te esperan. Tenés un examen en cada partido y si andás más o menos ya estás en duda para salir. Y un jugador necesita continuidad, saber que va a jugar y que le den confianza. Son cosas que se exigen en un cuadro grande”, relató.

“Yo era muy joven y también me costó adaptarme a vivir en Montevideo. Todo era nuevo, pero si miro el rendimiento en general, no hice tan mal las cosas”, dijo quien llegó de la mano de “Polilla” Jorge Da Silva en 2016 para jugar el Uruguayo Especial y con él fue con quien más oportunidades tuvo. “Después vino otro técnico y cada entrenador tiene sus jugadores. Le podés gustar o no”.

Hoy Dibble reconoce que haber dicho públicamente que era hincha de Peñarol no fue lo mejor. “Me sirvió de experiencia, de repente hoy no lo hacía porque me cerré otra puerta y esto se trata de trabajo. Por ejemplo, si hoy me dijesen de ir a Nacional, lo pensaría. No diría rotundamente que no. Nacional lo que tiene es que banca un poco más a los jugadores. Yo hablo con Facundo (Waller), que está ahí y parece que le van a renovar el contrato a pesar de la lesión. Ahora aprendí que antes de decir las cosas uno tiene que pensarlo unas cuantas veces. Pero no me arrepiento de haber ido a Peñarol”, insistió.

La idea de Dibble es rendir en Colonia para dar otro salto en su carrera. “Yo me identifico mucho con Plaza y voy a pelear para que vuelva a la A y a jugar una copa y que se lo respete. Que no somos esos canarios de Colonia, como dicen muchos”, finalizó.

Morena
Chocho. Así está Nicolás Dibble con su hijita Morena.
familia

Regresó con otra cabeza

Todos en Colonia encuentran muy cambiado a Dibble, con otra cabeza. Ahora piensa en el futuro y ya se está construyendo su tercera casita en Colonia. “Ha cambiando mi cabeza sí. Ahora tengo una familia y otras responsabilidades. A veces de pibe -aunque todavía soy un pibe porque recién cumplí 24 años- uno no se da cuanta de muchas cosas. En cambio tener una familia te hace madurar más rápido”, explicó refiriéndose a su mujer Florencia y a la hijita de ambos, Morena, de diez meses.
La pequeña nació en La Plata. Vino al mundo el 7 de diciembre y como Nicolás tenía que entrenar en Gimnasia pero estar en el nacimiento, resultó argentina y platense; de una ciudad donde sus padres disfrutaron mucho la experiencia. “Estaba muy cerca de acá, era cruzar el río y 25 minutos de auto nomás. Las calles allá son numeradas y eso facilita mucho que te puedas ubicar enseguida. La Plata es una ciudad muy hermosa y pasamos muy bien”.
Hoy el delantero reconoce que tiene otra madurez. “En este momento estoy más preparado para tener una experiencia como la que tuve en Peñarol. Ir a Peñarol fue una buena decisión, pero hoy me doy cuenta que no estaba muy preparado para afrontarlo. Si me dieran otra chance, otra oportunidad de ir, lo haría, porque sé que ahora soy mucho más maduro”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º