COPA LIBERTADORES

Nicolás de la Cruz siempre resurge cuando parece estar en la cornisa

El futbolista uruguayo es la debilidad del técnico Marcelo Gallardo y se convirtió en el héroe de la clasificación de River Plate a las semifinales de la Copa Libertadores.

El festejo de Nicolás de la Cruz tras su gol a Cerro Porteño
El festejo de Nicolás de la Cruz tras su gol a Cerro Porteño

¿Sabés donde quiere la revancha De La Cruz? En la cancha. No sabés lo que hicieron. ¿Sabés lo que es un uruguayo provocado? Ahora bánquenselo...". La arenga de Rodolfo D'Onofrio fue una premonición. Después de un miércoles tan revolucionado como inesperado, Nicolás De La Cruz se transformó en el héroe de River en Asunción. Y, una vez más, volvió a resurgir cuando parecía estar en la cornisa. Los momentos límites le sientan bien.

El dramatismo y la tensión derivó en un jueves de festejo y desahogo. Todo el mundo River se vio convulsionado anteayer por la mañana con la orden de detención del fiscal paraguayo Juan Carlos Ruíz Díaz por un incidente que tuvo De La Cruz con un suboficial de la policía en 2016, cuando el jugador disputaba la final de la Copa Libertadores Sub 20 con Liverpool de Uruguay.

Nicolás De la Cruz mandando una pelota al área
Nicolás De la Cruz mandando una pelota al área

Aunque, después de horas de incertidumbre, todo se resolvió sin problemas: el jugador se puso a disposición de la Justicia, declaró en la Fiscalía de la Convivencia de las Personas, se establecieron garantías ante el juez y obtuvo su libertad. Ayer por la noche, en la Nueva Olla, se rebeló con un golazo para el 1-1 en un gran segundo tiempo.

"No estaba enojado. Siempre estuve tranquilo y le transmití eso a mi familia porque así me hicieron sentir en fiscalía, en el juzgado. Fue una mañana poco normal, me interrumpió las horas de mate y descanso en la pieza con los compañeros. Siempre tuve el respaldo del club y de mis compañeros", comentó el volante uruguayo en Fox Sports. "No tengo recuerdos de hacer un gol así, que entre tan justa pegando en el travesaño. Hicimos un gran trabajo, la labor del equipo fue muy buena, supimos contrarrestar lo que el rival propuso, lo entendimos bien. Somos justos vencedores".

Al igual que estos días que nunca olvidará, nada fue fácil para el joven que llegó a River en agosto de 2017 bajo estricto pedido del técnico Marcelo Gallardo: el club le pagó a Liverpool alrededor de cuatro millones de dólares por el 30% de su pase y tasó una cláusula de rescisión de 22 millones. Y la espera costó, porque su primer año y medio fue muy irregular, con rendimientos más bajos que altos. Pero siempre tuvo la banca del entrenador, que confía ciegamente en sus capacidades técnicas, tácticas y físicas. Es una de sus debilidades futbolísticas.

Así, De La Cruz pareció tener un clic fundamental en abril: convirtió un gran gol de tiro libre para lograr un valioso empate 2-2 con Inter de Brasil en fase de grupos de la Libertadores, cuando su nivel venía siendo muy cuestionado tras apariciones sin poder hacer pie y muchos hinchas hasta lo reprobaban con murmullos y silbidos. Ahora, en total, durante 2019 suma 31 partidos (17 como titular), con siete goles y seis asistencias. Y hoy es una pieza fundamental para un equipo que lo aprovecha como titular o desde el banco.

"Me parece que está bueno destacar la solidez de Nicolás De La Cruz, porque vivió una situación incómoda que no le gustaría pasar a nadie. Y sin embargo estuvo muy bien, nunca se desenfocó y transmitió tranquilidad. Hoy fue un premio poder hacer el gol de la clasificación. Merecía tener esa especie de revancha, ya que lo que pasó no tenía nada que ver con lo que veníamos a hacer a Paraguay: jugar un partido de fútbol", comentó Gallardo en conferencia.

Nicolás De la Cruz y la locura de su festejo tras el golazo
Nicolás De la Cruz y la locura de su festejo tras el golazo. Foto: AFP

Aquel golazo contra Inter en Brasil se complementó a la semana siguiente con una brillante actuación ante Alianza Lima en el Monumental con gol y asistencia, pero fue un cambio de mentalidad absoluto para el charrúa, que luego le marcó un hat-trick a Aldosivi en mayo y potenció al máximo su nivel. Todo parecía desinflarse después de fallar un penal ante Lanús -la picó y se la atajó Agustín Rossi en el piso- y mostrar una clara decaída en su juego, pero le convirtió a Racing y ahora fue el héroe ante Cerro Porteño. Una vez más, De La Cruz reconfirmó que cuando la cornisa lo acecha, siempre tiene un as bajo la manga para resurgir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)