TRICOLORES

¿Qué necesita Nacional para mejorar su rendimiento?

Gustavo Munúa tiene que evitar que el tricolor reciba tantos goles, mejorar la contención en el mediocampo y utilizar a jugadores más desequilibrantes arriba.

Gustavo Munúa en el duelo entre Nacional y Liverpool. Foto: Leonardo Mainé.
Gustavo Munúa dirigiendo a Nacional. Foto: Leonardo Mainé.

Los puntos se volaron. Fue de forma imprevista para la confianza que existía sobre un inicio del Torneo Apertura a todo tren. Nacional no ganó y si Rentistas se llevó las unidades es, en gran medida, porque jugó para ello y también porque sacó ventaja de los descuidos y de la alarmante ausencia de juego colectivo que tuvo el tricolor.

Apenas sonó el pitazo final del partido disputado en el Estadio Centenario, con un marcador de 2-0 a favor de los "bichos colorados" los dedos inquisidores apuntaron hacia Gustavo Munúa por el intento de querer llevar adelante un modelo audaz. Y el análisis en cuestión ataca con fuerza una filosofía o una forma de entender el juego, más que rendimientos o las situaciones que determinaron que el estreno del DT en el campeonato local haya sido el menos esperado en la previa.

El rechazo a una identidad, que en los 90' no apareció en la dimensión que se busca (en realidad ni siquiera un poquito), se expresó con claridad en la valoración que se hizo y hace sobre la gestación de la jugada del primer gol convertido por el 'Renta' a través de su zaguero Maximiliano Falcón. Parece poco probable que un entrenador, sea cual sea su forma de observar el fútbol, le pida a sus dirigidos que en un tiro de esquina se vayan todos arriba y no tomen ningún tipo de medida precautoria ante la eventualidad de que la acción -como sucedió- termine provocando un contragolpe.

Gol de partido de barrio, de campito. Con responsabilidad compartida entre varios futbolistas. Ahora bien, por encima de ello, lo que dejó la presentación de Nacional siembra muchas dudas porque se falló en todas las líneas, porque se perdió en la estrategia, porque no se encontró una solución y porque los jugadores fallaron de manera poco creíble.   

cambios

Lo que puede hacer para cambiar la pisada

Ahora, en Los Céspedes, Gustavo Munúa tendrá que cargar el laboratorio con diferentes pruebas para que la construcción del equipo vaya originándose de manera más positiva. Los pasos que puede dar son:

​1- Fortalecer la zona central de la cancha con un mediocampista que se dedique principalmente a la contención. Que esté atento a los movimientos defensivos, que proteja la línea de zagueros y que se mueva en lo ancho de la cancha.
2- Trabajar los movimientos de varios futbolistas para que la salida desde el fondo no sea tan fácil de anular con el simple control del argentino Claudio Yacob. Precisa que al menos uno de los zagueros sea capaz de ofrecerse como socio de Yacob o que no apele tan repetidamente al pelotazo largo como una vía de salida.
3- Dotar al equipo de un mayor poder de desequilibrio individual para el caso de que el juego de posesión no prospere como lo espera. Santiago Rodríguez y Rodrigo Amaral parecen tener mejor uno contra uno que Gonzalo Castro.
4- Transmitir tranquilidad y confianza. No se trata de dejar de armar una alineación con vocación ofensiva, sino de pulir los defectos detectados para que el equipo empiece a crecer. Mathías Suárez, por citar un simple ejemplo, no deja de ser un lateral de Selección uruguaya por haber jugado un partido regular.
5- Cuidar el cero para ganar tiempo. El equipo está en obras por lo que necesita tiempo para consolidarse y eso solamente será posible si no llegan nuevas frustraciones. Una protección superior a la hora de defender colaborará para ello. Nacional recibió cuatro goles de Liverpool en la final de la Supercopa y dos de Rentistas en la primera fecha del Apertura. Rubro a mejorar ya. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados