CRISIS SANITARIA

Podría ser necesaria una fórmula especial para clasificar a las copas

Si en mayo no hay fútbol pero en agosto se retoma la actividad internacional, en Uruguay tendrían que inventar un sistema de clasificación para la Libertadores y la Sudamericana.

Fase de grupos de la Copa Libertadores 2020
Fase de grupos de la Copa Libertadores 2020. Foto: @Libertadores

El futuro es más impredecible que nunca. Nadie tiene la certeza de lo que podrá suceder con la epidemia del COVID-19, pero hay escenarios que empiezan a imaginarse en el fútbol uruguayo. Es que eventualmente podría llegar a darse una situación en la que las clasificaciones para los torneos continentales de 2021 tengan que realizarse con una fórmula especial, quizás tomándose como referencia una pequeña parte de la competencia realizada.

Esta situación puede empezar a generarse una vez que transcurra el mes de marzo y no se haya renovado la actividad deportiva, algo que está muy emparentado con la realidad que se visualiza por estos tiempos. Entonces, con un fútbol regresando a la nueva normalidad a partir de junio no darían las fechas para que termine todo el desarrollo del Campeonato Uruguayo en 2020 y el 15 de diciembre tienen que estar los equipos clasificados para la Libertadores y Sudamericana 2021.

En ese caso, podría instrumentarse una acción similar a la que en algunas ligas europeas también se analizan para dar por finalizadas sus temporadas si el coronavirus no detiene su avance. Esto es que se resuelvan las posiciones por algún coeficiente o por las posiciones que se pudieron establecer ante la finalización de uno o dos torneos. Podría ser tomando como referencia únicamente al Torneo Apertura o sumándole el Torneo Intermedio.

Lo único que podría impedir que sea necesario aplicar este mecanismo es que la Copa Libertadores 2020 no avance como la Conmebol lo estimó en la última sesión. La fecha de inicio fijada para el 15 de agosto solamente podrá llegarse adelante si la nueva normalidad se refleja en todos los países del continente, porque sería la única manera de permitir la libre circulación de los equipos.

Caso contrario, el certamen tendría que sufrir un traslado y recién podría finalizar en 2021. No resulta sencillo para Conmebol comenzar a disputar un torneo con la ausencia de alguna nación y mucho menos cuando hoy la realidad de Brasil, principal protagonista en lo económico de los certámenes continentales, no es la mejor de todas.​

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados