FRANCIA

Nasser Al-Khelaifi, presidente del PSG, fue imputado por "corrupción activa"

Lo involucran en la investigación que se realiza sobre la candidatura de Doha a los Mundiales de Atletismo de 2017 y 2019.

Al Khelaifi envuelto nuevamente en hechos de corrupción
Al Khelaifi envuelto nuevamente en hechos de corrupción

El presidente de la cadena de televisión BeIn Sports y del París SG, Nasser Al-Khelaifi, fue imputado por "corrupción activa" en la investigación relativa a las candidaturas de Doha al Mundial de atletismo de 2017 y 2019, señalaron este jueves fuentes judiciales, confirmando una información del diario Le Parisien.

Al-Khelaifi había sido declarado testigo asistido en marzo, en esta información judicial abierta en París, que también investiga las condiciones de atribución de los Juegos de Tokio 2020 y Rio 2016. Convocado de nuevo el 16 de mayo por el juez Renaud van Ruymbeke, el dirigente catarí no se presentó, alegando que estaba en la final de la Copa del Emir de Catar de fútbol, por lo que fue imputado por correo, según las fuentes conocedoras del dosier.

investigación

Las acusaciones

La investigación sobre las sospechas de corrupción tiene como origen dos pagos de un total de 3,5 millones de dólares, realizados en 2011 por la sociedad Oryx Qatar Sports Investment, propiedad de Nasser Al-Khelaifi y de su hermano Khalid, a una sociedad de marketing deportivo dirigida por Papa Massata Diack, apodado en los medios "PMD" e hijo de Lamine Diack, que ahora tiene 85 años y fue presidente de la IAAF de 1999 a 2015.

En esa época, Doha ambicionaba albergar los Mundiales de atletismo de 2017, organizados por la IAAF y los Juegos de 2020.

Los jueces de instrucción buscan determinar si en contrapartida de estos pagos, Lamine Diack trabajó por una parte para el aplazamiento de las fechas de organización de estas dos competiciones, debido a las condiciones meteorológicas del país, y por otra por la obtención de votos de miembros de la IAAF a favor de Catar para el Mundial de atletismo.

sospechoso

Dos pagos

El primero de los pagos sospechosos fue realizado el 13 de octubre de 2011 y el segundo el 7 de noviembre de 2011, cuatro días antes de la votación de la IAAF. Fue finalmente Londres, que entró en carrera tras la capital catarí, la que ganó el Mundial de 2017.

Pero, tres años más tarde, Doha obtenía la organización del Mundial de atletismo de 2019, que se disputará este año entre el 27 de septiembre y el 6 de octubre.

Estos pagos estaban previstos en un protocolo de acuerdo con la sociedad de "PMD", en la que Oryx Qatar Sports Investment se comprometía a comprar derechos de patrocinio y de televisión por 32,6 millones de dólares a condición de que Doha obtuviera el Mundial de 2017, según otra fuente próxima al caso.

Este contrato estipulaba que los pagos efectuados antes de la decisión de la IAAF del 11 de noviembre de 2011, los dos realizados, eran "no reembolsables", lo que intrigó a los jueces.

Delante de los jueces, Nasser Al-Khelaifi, que niega todo hecho de corrupción, afirmó que solo supo recientemente de la existencia de los pagos, según elementos de su interrogatorio, del que tuvo conocimiento la AFP.

En Suiza, el patrón de la cadena BeIN Sports está también en una investigación por "corrupción privada", sobre la atribución de los derechos de difusión de dos Mundiales de fútbol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)