ARGENTINA

Nández se metió en la piel del hincha

El mediocampista "xeneize" forma parte de la selecta lista de uruguayos que triunfaron en Boca Juniors.

Foto: @BocaJrsOficial
Foto: @BocaJrsOficial

U-ru-guayo, u-ru-guayo! El grito cayó de las cuatro tribunas de La Bombonera cuando a los 30 minutos del segundo tiempo Nahitan Nández se retiraba del campo de juego, luego de disputar un partidazo frente a Colón de Santa Fe, en lo que era la vuelta de la Superliga.

Además de su despliegue habitual, que lo caracterizaba ya en su época de Peñarol, se despachó con un golazo que sirvió para que el xeneize liquidara el partido ante el sabalero.

Pero lo anecdótico del partido fue lo que generó en el público el rendimiento de Nández. El mítico grito de “¡Huevo, huevo, huevo... Giunta, Giunta, Giunta”, que recibía Blas cada vez que se entregaba por el equipo en la década del 90’, cambió de personaje y puso de protagonista a un joven de 22 años, que ya juega en la selección y que a base de mérito se está ganando un puesto como titular en Boca.

El “Mellizo” Barros Schelotto lo pidió, pero como una pieza de recambio. Nahitan aprovechó lesiones de sus compañeros y las posibilidades que le dieron para complicarle el armado de la oncena titular al entrenador.

Lo cierto es que a diferencia de su rival de todas las horas, River Plate, Boca no suele ser un equipo que se identifique con los jugadores uruguayos. En el xeneize se han identificado mucho más los colombianos que varios de los uruguayos que arribaron al conjunto de la Ribera.

Estos pueden ser los casos de Ariel Krasouski, Óscar Washington Tabárez o del propio “Manteca” Martínez (ver aparte), mientras que Nahitan Nández ha comenzado a transitar un camino que sin duda puede llevarlo a una posición similar.

Distintos son los casos de la gran mayoría de los uruguayos que ha pasado por el equipo xeneize. Fernando Morena es uno de los jugadores que llegaron a uno de los grandes del otro lado del charco y no logró rendir ni cerca de lo que hizo jugando por Peñarol.

Marcelo Tejera o Gabriel Cedrés son otros de los jugadores que tuvieron su paso por el xeneize, pero que no quedaron marcados. En el caso de este último es más recordado por haber pasado de River Plate a Boca que por lo hecho dentro del campo de juego.

Más acá en el tiempo pasaron jugadores como Carlos Bueno, Álvaro González, Emiliano Albín, Adrián Gunino, Alexis Rolín o Ribair Rodríguez, que también tuvieron un corto pasaje con la azul y oro.

De todas maneras, hay otros que sí quedaron en el recuerdo de los hinchas, sobre todo por goles importantes. Hugo Romeo Guerra es uno de ellos y se convirtió en el hombre del “nucazo”, un tanto poco ortodoxo, pero efectivo, que le dio un triunfo en la hora a Boca en un superclásico en 1996.

Una historia similar es la de Nicolás Lodeiro. El primer “10” tras la partida de Riquelme también se ganó el cariño de los hinchas luego de un tanto que anotó en un superclásico, disputado en el Monumental en 2015, con el que Boca superó a su rival de todas las horas.

Santiago “Tanque” Silva, Sebastián Sosa o Rodrigo Bentancur fueron otros que tuvieron buenas actuaciones en Boca Juniors.

La historia de Nahitan Nández seguramente escribió un nuevo capítulo tras una noche de domingo que no olvidará. Diecisiete partidos con la camiseta de Boca Juniors le bastaron para ganarse una ovación en un equipo en el que no es fácil ganarse a la hinchada y en el partido en el que una figura como Carlos Tevez hacía el regreso a su casa.

El “Apache” se vio opacado por Nahitan y prueba de ello es que el diario Olé de Argentina realizó una encuesta para conocer el jugador del partido y Nández ganó la votación con un 79 por ciento, en tanto Tevez solo logró un 8%.

La garra charrúa se volvió a ganar el cariño argentino. El grito de ¡U-ru-guayo! hizo latir una vez más a La Bombonera y Nahitan Nández se ganó el cariño de todos los hinchas.

LAS VOCES

Así opinaron sobre Nahitan Nández:

Diego Latorre (ex-futbolista): “Inmenso Nández. Hoy exhibió todo su repertorio. Taco, despliegue, quite y definición sutil para asegurar el partido. A la medida de Boca”, aseguró “Gambeta”, que vistió la xeneize.

Marcelo Sottile (periodista):
“No puede salir de este Boca. Jugó un partido tremendo: fue la figura por escándalo. Visto de cerca, una intensidad demoledora. Dolorido y todo hasta hizo un golazo. Deliró el hincha”.

Nicolás Lodeiro (futbolista):
“Nahitan Nández es un jugador hecho a la medida de Boca. Sé todo lo que sufrió y ahora lo está disfrutando”, dijo.

Daniel Angelicci (presidente de Boca):
“Es un jugador a la medida de Boca. Tiene una gran personalidad. Vino y no le pesó la camiseta”, manifestó el titular de la institución xeneize.

Ariel Krasouski
Foto: Archivo

Llegó a Boca Juniors en 1981 tras haber obtenido el Mundialito con la selección uruguaya. Mediocampista de marca, pero que rápidamente también se ganó el cariño del público. Vio crecer al lado suyo a un Diego Armando Maradona que daba sus primeros pasos en la primera del conjunto xeneize y se coronó con el Torneo Metropolitano 1981. Su primer pasaje fue hasta 1986, cuando se marchó a San Lorenzo, para volver en 1987 hasta 1989. La de Krasouski es una historia similar a la que está forjando Nández: por su posición dentro del campo y por el cariño que se está ganando. De todas maneras, en el fútbol actual parece difícil que el volante pueda durar cinco años como lo hizo Krasouski en el xeneize, ya sea por su juego o por el vertiginoso mercado de pases que hace que cada vez sea más fluida la transferencia de los jugadores.

Óscar W. Tabárez
Foto: Archivo

El “Maestro” tuvo un pasaje corto, pero se hizo querer a base de títulos obtenidos con la institución. Arribó a la vecina orilla en 1991, luego de dirigir a Uruguay en el Mundial de Italia 90. Al mando del plantel xeneize, Tabárez obtuvo el Torneo Clausura 1991, la Copa Master Sudamericana en 1992 y en el mismo año alcanzó el Torneo Apertura. En 2002 regresó al elenco argentino, pero no tuvo el mismo éxito. “De Boca me llevo la satisfacción del aplauso de toda la gente tras ganarle a Central, en la última fecha del Clausura. Cuando voy por la calle y me topo con los hinchas, es todo reconocimiento”, admitió el actual entrenador de la selección uruguaya en una entrevista con La Nación de Argentina.

Sergio Martínez
Foto: Archivo

Estuvo en Boca bajo la tutela del “Maestro” Tabárez y fue uno de los delanteros de ese plantel que se consagró en 1992. Es que el “Manteca” llegó en ese año al conjunto xeneize y se quedó hasta 1997. En este caso no hay muchas sorpresas, fueron los goles los que le regalaron el cariño del público de Boca Juniors, que hasta hoy lo recuerda. Con la camiseta del elenco de la Ribera logró consagrarse goleador en dos ocasiones y pese a que no tuvo un gran palmarés, Martínez también integra esa selecta lista de uruguayos que son recordados y queridos en uno de los grandes de Argentina. Llegó proveniente de Peñarol y formó parte de un plantel que comandado por Óscar Washigton Tabárez cortaba una racha de once años sin haber salido campeón en el fútbol argentino y así meterse en el corazón de los hinchas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)