Peñarol

Nández entendió lo que tenía que hacer

Solo en contención, jugó detrás de la línea de la pelota.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nández. El juvenil intenta que Mier no se le escape. Foto: Fernando Ponzetto

Pablo Bengoechea volvió a hacer un planteamiento arriesgado en la mitad del terreno. Como lo hizo en las primeras fechas, puso a un solo volante de contención y lo rodeó de buen pie con la idea de recuperar y salir rápido por las bandas, pero Peñarol lo pudo hacer en muy pocas ocasiones.

Nahitan Nández fue esta vez el sacrificado que tuvo que cubrir muchos metros de terreno para cortar juego, ya que si bien Luis Aguiar colaboró (lo mismo que Nicolás Albarracín por derecha y Carlos Luque por izquierda), fueron pocos los balones que recuperó el mediocampo aurinegro.

La virtud principal de Nándes fue haber comprendido el trabajo que tenía que hacer. Sabedor de que era el encargado de hacer los relevos cuando el equipo pasaba al ataque, cada vez que tomó la pelota levantó la cabeza y salió jugando ya sea hacia las bandas o con Luis Aguiar, quien fue al que tuvo más cerca según el esquema táctico presentado por Bengoechea. En partidos anteriores pasó más al ataque e incluso en el 0-4 ante River Plate un par de goles llegaron porque él quedó por delante de la línea de la pelota.

El 4-4-2 dio la sensación de haberlo arropado más que el 4-2-3-1 cuando hacía el doble cinco con el "Canario". Sin embargo, el mediocampo no tuvo la misma efectividad a la hora de cortar juego que cuando Nández hace tándem con Sebastián Píriz. Por momentos Rentistas dominó ese sector del campo, consiguiendo pasar a gran velocidad de defensa a ataque ante la falta de obstáculos.

Ante el "Bicho" la arriesgada táctica de Bengoechea le salió bien, pero no parece ser una fórmula aconsejable. Ante un rival más efectivo le puede costar el campeonato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)