PEÑAROL

Todo por Nahitan:el plan para retener al capitán

Mejorarle el salario, comprar otro porcentaje de la ficha y venderlo recién cuando termine el Uruguayo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Francisco Flores.

Peñarol lo declaró intransferible junto a Yeferson Quintana y Diego Rossi. Sin embargo, en la interna todos entienden que será difícil retener a Nahitan Nández con este presente futbolístico. Como capitán del equipo, en rol de goleador y también como parte activa del plantel de la selección uruguaya, el jugador de 21 años tiene un currículum envidiable para quienes ponen sus ojos desde el extranjero.

Plan.

¿Cómo piensan retenerlo? En primera instancia, el objetivo es premiarlo y realizarle un ajuste en la parte económica. El volante tiene uno de los salarios más bajos del plantel y la idea es llevarlo a la par de los sueldos top. La meta es que se quede hasta fin de año para la recta final del Campeonato Uruguayo y luego sí, sacarlo al mercado.Además, por estas horas, Peñarol busca conseguir el 15% de la ficha que pertenece a Ituzaingó, equipo donde Nández comenzó a dar sus primeros pasos en su Maldonado natal. El resto de la torta se reparte entre el aurinegro (59,5%) y el empresario Pablo Bentancur (25,5%).

Contactos.

Los primeros llamados para conseguir los servicios del volante llegaron desde Europa. Valencia hizo un sondeo y Sampdoria lo sigue de cerca. También apareció Racing de Avellaneda. Su presidente, Víctor Blanco, se comunicó con Juan Pedro Damiani y fue a fondo por Nahitan, pero lejos estuvo de conformar las aspiraciones del club. Ofertó U$S 3.000.000, la mitad de lo que pretende Peñarol.En este momento, la institución no se mueve de U$S 6.000.000. De concretarse, podría convertirse en la transferencia más alta en la historia del club superando así las ventas de Federico Valverde al Real Madrid (5.000.000 de euros), Santiago Bueno al Barcelona (1.500.000 por el 70% de la ficha más adicionales que podrían llegar hasta 5.000.000) o Gastón Ramírez al Bologna (3.360.000).

Hay que destacar que la venta o no de Nández toca de cerca el aspecto financiero de la institución. Con una eventual transferencia, cubrirá el desfasaje financiero de U$S 2.000.000 que tendrá para la segunda mitad del año (producto de la eliminación de los torneos internacionales y la compra de las cámaras de reconocimiento facial) y no tendrá que ponerlos el actual presidente antes de finalizar su mandato.

Ascenso.

Hace un año, Nández ya pasó por esta situación. Tras la obtención del Uruguayo 2015/2016 armó las valijas y se fue a Italia. Lo esperaba el Genoa, pero los trámites burocráticos le jugaron una mala pasada. Terminó de conseguir el pasaporte sobre el cierre del período de pases, no llegaron a un acuerdo y debió regresar al club.De inmediato también vinieron a buscarlo de Argentina. Apareció Colón de Santa Fe para llevarse al fernandino, pero desestimó la oferta y decidió permanecer en Peñarol.

Pasó poco tiempo, pero mucha agua bajo el puente. Este jugador con aquel que Peñarol tenía para vender hace un año cambió mucho y para mejor; por eso las expectativas hoy son otras.

El segundo semestre de 2016, tras su regreso por el pase frustrado, no fue bueno desde lo colectivo para el club, pero sirvió para darle el punto de partida a la transformación de este “nuevo Nández”. Lo cierto es que lo sacaron del doble cinco y lo corrieron al sector derecho. Se asentó en el puesto y se transformó en el pico más alto de Peñarol. De un momento a otro, el aurinegro encontró un volante por derecha con un ida y vuelta vertiginoso y que era capaz de ponerse el equipo al hombro y encausar los ataques más importantes. Llegó a Peñarol con edad de Cuarta División siendo un enganche, lo hicieron número cinco y finalmente terminó fusionando ambas características para ser un volante por derecha.

Ya en 2017 terminó de pulir algunos detalles y se consolidó como un verdadero mediocampista externo. Comenzó a resolver mejor las jugadas y le sumó algo muy importante: el gol. En cuatro meses marcó cinco tantos, cuatro más que los que había gritado en sus dos primeros años en la institución.

A la entrega, corazón y liderazgo que mostró desde sus inicios, le agregó recorrido y festejos en la red. Esos motivos justificaron su regreso a la selección uruguaya y que siga en carrera para participar en el Campeonato del Mundo de Rusia 2018. Peñarol lo quiere retener, pero sabe que será difícil si se llega una oferta que conforme a la institución y lo salve desde ese desfasaje económico. En lo deportivo no le quedan dudas a nadie: es insustituible.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)