Conmebol

Nadie abre la boca

Blatter nunca habló de media plaza de América en público.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente de FIFA, Joseph Blatter. Foto: Reuters

En Asunción, donde está la sede de la Conmebol. En Montevideo, la capital del país sudamericano que participó en mayor cantidad de ocasiones en repechajes clasificatorios a los campeonatos del mundo. En Argentina, lugar de origen del terremoto que empezó con el ataque a jugadores de River Plate y desembocó en el enojo de la FIFA por considerar que la sanción impuesta por el organismo rector del fútbol continental a los "xeneizes" fue muy blanda con relación a lo que se sugirió —¿o se pidió?— desde Zúrich. En toda América es igual: silencio respecto a esa supuesta amenaza, o decisión adoptada pero no publicitada por la FIFA de dejar a la región con sólo cuatro plazas para el Mundial de Rusia 2018.

En realidad, si el malestar de Joseph Blatter con la Conmebol fuese cierto y corriera en la citada dirección hacia el congreso de la FIFA del próximo 29 en Zurich, y también rumbo a una reunión del nuevo Ejecutivo que surja de dicha instancia, ya que en la misma se realizarán las elecciones, los dirigentes sudamericanos son conscientes que durante su campaña en busca de una nueva reelección el suizo en ningún momento hizo una promesa formal, pública, en el sentido de que mantendrá las cuatros plazas y media de América para las Eliminatorias del Mundial 2018.

En suma, lo aconsejable, al parecer, es dejar que por ahora los acontecimientos fluyan pues el presidente no depende de los 10 votos de América para ser reelecto, ya que pesan más los 51 de Europa, 54 de África, 44 de Asia, 33 de América Central y del Norte, y hasta los 11 de Oceanía; y, del mismo modo, como apuntó Daniel Rosa en la pasada edición de Ovación, si se trata de dirimir el tema a nivel del nuevo Ejecutivo de la FIFA, entre sus 25 integrantes sólo tres serán sudamericanos: el paraguayo Juan Ángel Napout, el brasileño Marco Polo del Nero y el colombiano Luis Bedoya.

En medio de esa geografía política, lo más prudente para la dirigencia del fútbol sudamericano —más allá de la movida diplomática del presidente de la Conmebol, que viajó a Zúrich para fundamentar el tenor de la sanción impuesta a Boca— parece ser esa actitud corporativa de guardar silencio; o de no tocarle la cola al león para que no ruja.

Al fin de cuentas, con el único que Joseph Blatter tenía un compromiso personal era con Julio Grondona quien, aparte de los de América, le había "juntado" otros votos en las demás confederaciones; y, por aquello que reza el dicho popular en el sentido de que "muerto el perro se acabó la rabia", no sería extraño que ahora se cumpliera la máxima que el fallecido dirigente argentino tenía engarzada en su anillo de oro: "Todo pasa".

Sí, y más aún las palabras que se lleva el viento; sobre todo si nunca han sido dichas en forma explícita y menos aún pública.

Fixture: Argentina y Brasil "a dedo".

En la reciente reunión del Ejecutivo de Conmebol en Asunción, los 10 países miembros de la misma llegaron a un consenso en torno a un aspecto del fixture de la próxima edición de las Eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018, cuyo sorteo se va a llevar a cabo cuando se celebre el congreso de la FIFA el 25 de julio en San Petersburgo.

El pasado 12 del corriente en la capital paraguaya se acordó que Argentina y Brasil se enfrentarán en las fechas 3 y 11, con lo que se evitará que en alguna de las jornadas dobles a cualquiera de las ocho restantes selecciones le toque jugar en forma consecutiva contra las dos que son consideradas las más poderosas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)